Spain

Villares reclama grupo propio al ganar la quinta acta por la renuncia de Lago

Lo previsible acabó por ocurrir. Mariló Candedo se presentó este lunes como la nueva diputada de En Marea, que se enmarca en el Grupo Mixto. El primer paso ya está dado: Manuel Lago, actual diputado del Grupo Común da Esquerda, anunció ante la Mesa del Parlamento gallego su renuncia al acta para incorporarse al Ministerio de Trabajo. A partir de ahí corre la lista y será Candedo la que cubra esa vacante, siendo la quinta diputada de En Marea. La formación de Luís Villares, que se separó dramáticamente de Podemos, Esquerda Unida y Anova tras meses de desencuentros, pedirá ahora que puedan conformar un nuevo grupo parlamentario, al obtener el número mínimo de diputados exigido: los cinco mencionados.

Con todo, y como ya explicó este diario hace unos días, es prácticamente imposible que los de Villares se conformen como el quinto grupo parlamentario de la Cámara. El magistrado en excedencia reclamó durante una rueda de prensa de presentación de la nueva diputada una interpretación abierta del reglamento. Incluso pidió a los medios que a partir de ahora se refieran como grupo de En Marea a estos cinco diputados. «Tanto por trayectoria política como por número de diputados merecemos la consideración plena de grupo parlamentario. [...] La principal traba es que el reglamento está pensando en el Grupo Mixto como diputados sueltos que no tienen respaldo de una organización política detrás. Y eso es una situación que no se corresponde con esta realidad política. Tenemos un grupo parlamentario de cinco personas que no se nos reconoce una realidad política evidente. Pedimos a la Cámara que haga una interpretación acorde a esta realidad», remarcando que es el «único obstáculo», ya que cumplen «todos los requisitos».

De esta manera, Villares elevará esta petición a la Mesa del Parlamento. El reglamento explica que solo se podrán crear grupos parlamentarios al comienzo de la legislatura, aunque pone una excepción. Es la que aparece en el artículo 26 y que, a priori, parece no cumplir la formación de izquierdas. El punto 3 reza lo siguiente: «Iniciado un nuevo periodo de sesiones, los diputados podrán incorporarse al grupo parlamentario que deseen de los constituidos, y solo para el supuesto de que por cualquier circunstancia se extinguiera o finalizara la actividad del partido o coalición electoral por la que concurrieron, podrán constituir, por una sola vez, grupo o grupos parlamentarios distintos si para eso cumplen las exigencias previstas en este Reglamento».

Desde el Grupo Común, que pierde el acta que gana Candido, no quisieron aventurar qué puede pasar con la petición del Mixto de conformar grupo parlamentario. Su coportavoz, Luca Chao, había llegado a calificar de «atraco democrático» que Candido recogiese el acta, cuando es la siguiente en la lista de En Marea, por la que concurrieron ambas partes -ahora peleadas- de manera conjunta.

Por otra parte, el portavoz de En Marea remarcó que su formación política estará presente en las elecciones autonómicas, con fecha todavía por confirmar. El partido se abre al «diálogo» para sellar alianzas tanto «preelectorales como postelectorales», aunque baraja como punto de partida una candidatura en solitario. Es importante el matiz de alianza pre o post elottoral, ya que Villares descartó en los últimos días ir de nuevo a las autonómicas con Podemos, después de abrirse recientemente a ese tipo de unión. Del lado de los comunes también se ha descartado repetir matrimonio.

El adiós de Lago

Este lunes fue de llegadas y de partidas. En concreto la del portavoz del Común da EsquerdaManuel Lago, que se marcha rumbo a Madrid, al Ministerio de Trabajo de la gallega Yolanda Díaz. Lago señaló tras el minuto de silencio por el asesinato machista de A Pastoriza que se marcha «triste, pero no deja de ser una especie de migración voluntaria». También avanzó que hará «una política a favor de la mayoría social actuando sobre la reforma laboral para tener un marco normativo favorable a la estabilidad en el empleo».