Un día más continúa la vacunación masiva en el Pabellón de la Feria de Albacete, que da la bienvenida a las personas citadas para recibir la vacuna frente a la COVID-19.

Este jueves, 15 de abril, ha sido el turno de las personas con edades comprendidas entre los 60 y 65 años. Muchos acuden con ilusión a recibir la tan esperada dosis que abre las puertas a la esperanza y hacia la futura normalidad. Aunque otros llegan con un algo de respeto e incertidumbre ante las posibles complicaciones derivadas de la vacuna AstraZeneca que recibirán.

Tras guardar el turno en la cola (que avanza con rapidez), llega el momento de realizar el registro y comprobar los datos. Si todo está en orden, la persona citada está preparada para recibir la vacuna.

Muchas de ellas aprovechan para resolver dudas relacionadas, en su mayoría, con los efectos secundarios, en especial, de la AstraZeneca, que ha suscitado polémica por los casos de trombos detectados entre algunas personas que la han recibido, nos cuenta una de las enfermeras encargada del registro de datos.

La cola avanza a paso rápido. El protocolo está perfectamente controlado para que, en cuestión de minutos, las personas citadas puedan recibir su vacuna y esperar los quince minutos de rigor por si la vacuna genera efectos adversos al poco tiempo de suministrarla.

Un soporte técnico con una ambulancia del 112 se encuentra preparado y pendiente ante cualquier incidente que pueda suceder. Junto a ellos, un buen número de enfermeras, médicos y personal de seguridad se encargan de controlar que todo salga bien.

Todo el protocolo de vacunación concluye cumpliéndose las medidas de seguridad y distancia, y con rapidez para garantizar que el mayor número de personas posible reciban su dosis. Por este Pabellón, cada tarde, pasan alrededor de 700 personas, explica el director de Enfermería del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, Juan David Fernández.

Alrededor de 50.000 albaceteños y albaceteñas ya han recibido, al menos, una dosis

De forma paralela, en Albacete, continúa la vacunación en otros puntos de la ciudad. En los Centros de Salud son los mayores de entre 79 y 70 años quienes ya están empezando a recibir sus dosis, mientras que en el Hospital se atiende a la misma franja de edad pero en situación de riesgo: pacientes oncológicos, inmunodeprimidos o con discapacidad. La población mayor de 80 años ya sido vacunada en su totalidad y, tal y como indica Juan David Fernández, se estima que alrededor de 50.000 albaceteños han recibido ya la primera dosis de la vacuna, mientras que un 30% de la población ha completado su vacunación.

La vacunación avanza y cada vez son más las personas que ya pueden mira con esperanza al futuro. El porcentaje de rechazo sigue siendo poco significativo, de cada 1.000 personas, 30 rechazan la dosis, en especial si se trata dela AstraZeneca. Hay conciencia entre la población porque la vacunación es una parte importante de la solución.

“Esta es la forma de poder acabar con la pandemia, la vacuna es segura aunque tenga algunos efectos secundarios, todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Hoy por hoy el riesgo de vacunarse está muy por encima del riesgo que pueda haber de no vacunarse, recomendamos la vacuna ante todo”, ha valorado el director de Enfermería del CHUA, Juan David Fernández.

Hasta el momento, en Castilla-La Mancha, más de 150.000 personas han recibido las dos dosis de la vacuna y se estima que al 20% de la población se le ha administrado, al menos, una de las dosis. Unas cifras esperanzadoras para la región que se marca como objetivo contar con el 70% de la población inmunizada en verano.