Spain

Vecinos de Sangonera la Verde bloquean dos autobuses por la reducción de frecuencias

Cerca de medio centenar de personas, en su mayoría mujeres, bloquearon a primera hora de la mañana de ayer el paso a dos autobuses de la línea 28 de Latbús a su paso por Sangonera la Verde.

«Iba conduciendo y de pronto, al llegar al centro del pueblo, me encontré con un montón de personas cortando la calle. Me pararon e intentaron subirse», señaló a LA VERDAD el conductor de uno de los autocares, Julio Buendía.

«Llamé a la empresa e informé de lo que estaba pasando. Otro autobús que venía detrás de mí también tuvo que detenerse», aseguró. El conductor tuvo que esperar 20 minutos hasta que la Policía restableció el tránsito, un tiempo en el que la tensión no tardó en aparecer: «Algunos pasajeros se enfrentaron con ellas. Pero luego se calmaron los ánimos. Una de ellas subió más tarde a disculparse».

«El otro día una chica se mareó porque vamos como sardinas», clama una de las afectadas

Esa vecina es Pepi Frutos, una trabajadora que va a Murcia en autobús dos veces por semana para limpiar una casa. «Somos trabajadoras y queríamos protestar porque nos han quitado dos autobuses de los tres que teníamos a primera hora. La Policía nos ha dicho que teníamos que pedir permiso y volveremos a manifestarnos cuando lo tengamos», señaló.

Esta vecina aseguró que de los tres autocares que salían a las 7.45, 7.50 y 8.00 horas, ahora solo está el primero, por lo que, «en un solo autobús vamos las personas que íbamos en tres, como sardinas. Tanto que el otro día una chica se mareó del poco espacio que había y otra vomitó».

El concejal del Grupo Municipal Socialista Juan Vicente Larrosa pidió al alcalde José Ballesta que «se deje los 'tranvibuses' y se remangue para solventar los gravísimos problemas de transporte de Murcia».

Larrosa señaló que el plante de las mujeres de Sangonera la Verde obedece a que «llevan semanas quejándose del hacinamiento que sufren en el autobús que las traslada a Murcia para trabajar, no para venir de excursión, sino para trabajar», recalcó, y lo hacen «a precio de oro, porque el billete -de 1,80 euros-, es caro».

La concejal de Movilidad Sostenible, Rebeca Pérez, recordó que «uno de los proyectos estratégicos del gobierno es la reestructuración completa del transporte urbano» y señaló que Latbús es «responsabilidad de la Comunidad». La edil hizo hincapié en que «estamos preparando un ambicioso Plan de Movilidad que va a conectar pedanías ente sí y a su vez con las Universidades y La Arrixaca, con una completa red de aparcamientos disuasorios».