logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

"Valverde hizo lo que habría hecho Simeone"

Final Supercopa / Real Madrid-Atlético La opinión de José Luis Hurtado

Valverde, en el momento de ser expulsado.
Valverde, en el momento de ser expulsado.

Las finales entre Real Madrid y Atlético las patrocinan Netflix, HBO y Amazon. Lo que parece un amistoso en el desierto degenera a los pocos minutos en el rodaje de '1917', porque de eso trata jugar contra el Atlético de Simeone, intentar ganar una pulgada en mitad de un bosque de minas.

Contra el Barcelona está Messi delante. Contra el Atlético hay una secta al otro lado de la parcela. El que contesta el fútbol del entrenador queda despojado del título de rojiblanco. El que no rellena la hoja de inscripción queda fuera de la lista. En un partido contra el Atlético sale barba. Eso también es mérito de Simeone, que reconstruye las tropas verano tras verano.

En las barricadas el mejor del mundo es Simeone, el único entrenador del planeta que sale de las decepciones con otro título y más años de contrato. El charco del Qarabag lo solucionó con un título de Europa League y otro de Supercopa europea. Hay pocos seguidores del Atlético que imaginen un mejor entrenador que el Cholo; hay pocos seguidores del Madrid que imaginen un mejor entrenador que Zidane. Son dos amuletos a los que tocar por la noche antes de arroparse.

El ganador del trofeo fue el Madrid y el triunfador espiritual es Luis Rubiales, que se ha inventado una 'Final Four' en enero, una fecha para abrir regalos. En el torneo participaron cuatro equipos y lo han acabado tres y el Barça, hecho jirones en las oficinas y en el césped. Rubiales es el otro MVP del torneo, junto a Valverde, el oficial.

Cada partido de Valverde es un bocado en el futuro blanco de Pogba. El uruguayo sería un soldado indiscutible para Simeone. La primera parte la jugó como si fuera Michel, pegado a la banda derecha, para disgusto de Lodi, que pedía el 'safety car' en los momentos de mayor apuro. Cuando exploró el área chica se autocabeceó en la pierna. En el momento en el que Morata iba hacia la gloria Valverde hizo lo que habría hecho Simeone, una falta grosera y necesaria. Una tarjeta roja dejó vivo al Madrid. El Cholo le felicitó con una carantoña cuando se iba hacia el banco.

Problemas son los que ofrece Mendy en la banda. Para el rival y para los compañeros. Es una fábrica de pegamento cuando se le intenta regatear. Por eso juega en lugar de Marcelo. Cuando debe centrar se sospecha que hay niebla en el césped. Por eso se añora a Marcelo. En ese debate se van a ir los meses. Mendy es ese jugador que eligen las aficiones para desfogarse.

Joao Félix no juega con el '7', lo hace con el 127, los millones que costó su fichaje. El portugués inició el verano siendo mejor que Cristiano Ronaldo tras el 7-3 de Nueva Jersey y desde ahí, como es lógico, ha ido a peor. A 70 metros de la portería es menos peligroso que en el hall del área. Se fue sustituido por Arias. El portugués tiene tiempo. La duda es si le sobra paciencia.

Sin Hazard, Benzema y Bale, su primera dentadura en la mesilla, el Madrid terminó la Supercopa con Mariano, Rodrygo y Vinicius, un tridente con el cartel de provisional. Los dos brasileños se graduaron en una gran final cuando el partido era un pequeño Vietnam en el que Thomas y Casemiro se intercambiaban yardas. A Zidane no le tembló la pizarra para arrojarles al campo.

El postre fue un catálogo de calamidades rojiblancas. Morata llevaba un chichón de NFL, Saúl envió un penalti al poste, Courtois, quién si no, repelió el lanzamiento de Thomas y a Sergio Ramos, el jefe de la panda, le cayó el bolígrafo de la firma. Dicen que Zidane tiene una flor.

Themes
ICO