Spain

Utah Jazz, de la crisis del covid a convertirse en el mejor equipo de la NBA

Los de Quinn Snyder, el primer equipo NBA con contagios hace un año, domina la NBA sin megaestrellas. Mitchell y Gobert, sus referentes, se dejaron de hablar. Su revolución llegó desde el triple

Mitchell anota en un partido reciente ante los Heat.
Mitchell anota en un partido reciente ante los Heat. Lynne Sladky AP

Los Utah Jazz van a contracorriente. Al mejor equipo, de largo, de lo que va de temporada NBA le observan con asombro desde abajo los proyectos más lujosos del momento. En su persecución, una pléyade de megaestrellas, la mayoría de los titulares en el próximo All Star, los dueños del 'trending topic'. No le aguantan el ritmo en el Oeste las dos franquicias de Los Ángeles -los Lakers de LeBron y Anthony Davis ni los Clippers de Kawhi y Paul George-, pero tampoco los gallos del Este -los Sixers de Embiid, Simmons y Tobias Harris, los Nets de Durant, Irving y Harden ni los Bucks de Antetokounmpo-. Ante los nombres propios, el poder del colectivo.

Quizá a un aficionado no muy al día le costaría asociar a los de Salt Lake City con el equipo que más partidos ha ganado este curso (27-7). Igual que identificar a alguno de sus referentes. Porque lo primero que viene a la mente son aquellos años finales de los 90, el dúo Stockton-Malone perdiendo anillos contra los Bulls de Jordan. Queda lejos -hasta el legendario Jerry Sloan falleció el pasado mes de mayo-, pero la seriedad del equipo actual, el que dirige Quinn Snyder, sí guarda paralelismos. Y tritura sus récords, como el mejor amanecer de su historia, el 21-5 con el que pronto dejaron claro que, más allá del glamour, no son casualidad.

Llaman la atención estos Jazz, a los que ni siquiera el feroz calendario de las últimas semanas ha frenado (recientemente han tumbado a Bucks, Lakers, Sixers y Clippers), que no acudieron al mercado el pasado otoño para mejorar (apenas el retorno de Derrick Favors). Su reinvención viene desde dentro, en una evolución de su baloncesto y en una potenciación de sus armas. Sus referentes están lejos de ser 'vedettes', no hay una megaestrella en su 'roster' y, sin embargo, con el liderazgo claro de Donovan Mitchell (24,5 puntos por partido y una sustancial mejora en asistencias), su secreto está en la variedad y en la cantidad de recursos.

17 triples por partido y defensa

El quid de su evolución llegó desde el perímetro. Han pasado de ser el 10º conjunto con más intentos triples a liderar la NBA, con un acierto de récord. Nunca un equipo había promediado 17 triples por noche -el récord lo poseen los Rockets de la temporada 2018/2019 con 16,1-. Cinco de sus jugadores lanzan por encima del 40% y seis promedian más de 10 puntos por noche (Mitchell, Bogdanovic, Conley, Gobert, Joe Ingles y Clarkson desde el banquillo, claro candidato a mejor sexto hombre). De ahí que el propio Steve Kerr no dude en compararlos con sus Warriors: «Creo que son capaces de luchar por el campeonato. Están donde nosotros estábamos hace tres o cuatro años».

La otra clave de los Jazz es la defensa. Porque son el tercer mejor ataque, pero también están en el podio de menos puntos encajados. Y ahí nadie como Rudy Gobert, camino de su tercer galardón de mejor defensor del curso. Sobre ese aspecto y ahondando en las comparaciones, Brad Stevens les empareja con «los Spurs de 2014».

Pero, sin duda, lo más inverosímil de los Jazz es que, hace poco menos de un año, nadie hubiera podido augurar nada exitoso en un equipo cuyos dos actuales All Star se dejaron de hablar. Porque los de Salt Lake City fueron los primeros de la NBA en tener contagiados por coronavirus. Concretamente el propio Gobert, al que la opinión pública se le echó encima por su comportamiento descuidado. También Mitchell, que se contagió después. La relación entre ambos se deterioró por ello, pero lograron solucionarlo para aunar voluntades. Ya en la burbuja a punto estuvieron de tumbar en primera ronda a los Nuggets (dominaban 3-1). Y, tras el descanso, las renovaciones y el cambio de estilo, un equipo imparable.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Mbappé baila sobre la mesa y Mira cómo el PSG celebra su pase a semifinales en el vestuario
Pochettino acerca de llegar a las semifinales: es todo el mérito de los jugadores del PSG. Me faltaba esa adrenalina
Manuel Neuer: el Bayern necesitaba jugar mejor en Múnich. Hemos perdido muchos momentos
Hans-Dieter Flick: al Bayern le faltaba el toque final en ataque. Felicidades al PSG
Presidente del PSG: hemos invertido mucho en el Club para ganar la liga de Campeones. Neymar y Mbappé no tienen motivos para irse
Tuchel sobre 0-1 con Oporto: Tal vez no sea el mejor juego para ver. Chelsea ganó merecidamente después de los minutos de 180
Neymar en la ida de la Champions: eliminamos al ganador del torneo. Ahora el PSG siempre debe aspirar a llegar a las semifinales