Spain

Urkullu se mantiene intratable y gobernará cómodo con el PSE

No hay quien le tosa al PNV. Ni la gestión vacilante de una crisis sanitaria sin precedentes como la del coronavirus, ni mucho menos las sombras de corrupción que arrastra el partido pero que se pierden en los discursos públicos, ni tampoco el desastre del vertedero de Zaldívar, donde cinco meses después siguen enterrados los cuerpos de dos trabajadores, Joaquín y Alberto, sin que nadie logre rescatarlos. Pese a todas las adversidades, Iñigo Urkullu, candidato a la reelección, crece en una campaña atípica, hipotensa, en la que apenas hay ambiente electoral y donde la gran incógnita se oculta tras la participación.

Según el barómetro de GAD3 para ABC, el PNV volverá a ganar las elecciones el próximo domingo ampliando su mayoría de los 28 escaños actuales hasta los 32-33 que le conceden los 1.525 ciudadanos consultados. Iñigo Urkullu conseguiría el 41,9% de los votos volviendo a las cotas de apoyo de Juan José Ibarretxe, aunque con un perfil más moderado y alejado, al menos sobre el papel, de los planes de ruptura unilateral. El PNV volverá a gobernar en coalición con el PSE, que aporta 10 escaños, rebasando juntos la mayoría absoluta en la Cámara vasca, que se fija en 38 parlamentarios.

La participación se sitúa en niveles habituales (58%), solo dos puntos menos que en 2016, motivada por la alta afluencia del voto por correo, que se ha triplicado por el coronavirus y la convocatoria en pleno mes de julio.

Los nacionalistas se habían planteado como objetivo aumentar un parlamentario por cada provincia, y lo conseguirían de largo. Ganarían dos representantes más en su plaza fuerte, Vizcaya (13), podrían crecer hasta dos en Guipúzcoa (10-11) y otro en Álava (9). Esta última es la provincia donde más disputada está la partida.

Presos de ETA

EH Bildu seguirá de hermano menor del nacionalismo vasco, repitiendo los resultados de 2016, como mucho uno más. El estudio del instituto que dirige Narciso Michavila le concede 18-19 escaños confirmando que la vieja Batasuna no es capaz de atraer el voto de los menos integristas, ni aún pactando con Pedro Sánchez en el Congreso. El supuesto perfil de partido moderado que se ocupa ahora de los problemas sociales, no solo de los presos de ETA, no cala ni entre el votante de Podemos, que se va a otros lares.

Es precisamente Pablo Iglesias el que sale peor parado ante las elecciones del 12-J. Su entrada en La Moncloa no tiene ningún efecto entre los votantes, al contrario. Los vascos castigarían a Podemos con una pérdida de hasta 4 parlamentarios en la Cámara de Vitoria. Su irrupción en 2016 fue con 11 escaños y ahora obtendría entre 7-8, empatando de farolillo rojo con la coalición de PP+Cs.

Tampoco los socialistas capitalizan estar en La Moncloa y se quedan con los 10 asientos pronosticados, uno más que los obtenidos en 2016. Su líder, Idoia Mendía, ha dejado claro que su fuerza será para aupar a Urkullu al Palacio de Ajuria Enea, reeditando su gobierno de coalición. El tándem PNV-PSE gobierna todas las instituciones importantes de la comunidad, incluidas las tres capitales de provincia y las tres diputaciones forales.

El PP a la baja

La candidatura que lidera Carlos Iturgaiz experimenta un bajón. Si en el último barómetro de GAD3 para ABC, de mayo, se visualizaba un repunte de intención de voto a la opción que representan PP y Ciudadanos (7-9), hoy la tendencia es a la baja (6-7). Iturgaiz se está encontrando con cierta dificultad para defender su proyecto en una campaña poco ideologizada, en la que el PNV esconde sus planes de consulta y un nuevo estatuto vasco y todo se centra en la salida de la crisis sanitaria y los nubarrones económicos que asoman.

Vox tampoco termina de arrancar. Aunque la encuesta realizada por Michavila apunta a un crecimiento en la intención de voto (un 2,4% frente al 1,6% registrado en mayo), el partido de Santiago Abascal no logra sacar el escaño posible en Álava y volvería a quedarse fuera del Parlamento vasco.

Football news:

Bueno, bueno, sobre el 0-1 con el Sevilla: Decepción. Wolverhampton se perdió demasiado a menudo en los últimos minutos
Immobile sobre Newcastle: llamaron a mi agente cuando los Jeques compraron el Club
Liverpool confía en fichar a Thiago. El jugador ya ha acordado un contrato y presiona al Bayern
Nuestro juicio = miedo e impotencia. En lugar de kaloshin y Kashshai – un sistema sin alma al que no le importa
Lothar Matthäus: Messi no será suficiente para pasar por un Bayern como este. No le tengo miedo al Barça
Thomas Tuchel: Mbappé jugará con Atalanta si no pasa nada
Lille adquirió a David, un delantero de 20 años, de Gante. Es el mejor francotirador de la Copa de la CONCACAF