Spain

Unidas Podemos modifica sus objetivos para afrontar la crisis

Los objetivos de Unidas Podemos (UP) en el Gobierno eran modestos en enero, proporcionales a su aportación en diputados y a las carteras ministeriales negociadas. Modestos, pero de alta visibilidad y significación política. Hoy, el desafío es otro y su trascendencia ha aumentado el peso político de los de Pablo Iglesias en el Ejecutivo, porque el Gobierno se enfrenta a un coloso nunca visto en democracia. Un desafío a la civilización occidental en el que concurren dos objetivos: mitigar el daño y preparar el mundo posterior al apocalipsis vírico.

Los planes de UP al asumir sus carteras se limitaban a objetivos muy específicos que habían quedado recogidos en el programa de gobierno –vivienda, reforma laboral, casas de apuestas, ley mordaza , políticas de igualdad...–, que transmitieran una rectificación del curso de la “década perdida” –alusión a las políticas desplegadas desde el 2008– y, al tiempo, actuar como contrapeso para evitar que el PSOE se dejara llevar por sus veleidades conservadoras en materia fiscal, laboral o territorial. Ser una sencilla ancla de capa que mantuviera el navío socialdemócrata orientado al progresismo cuando las olas quisieran girarlo.

El crédito de Iglesias, precoz partidario del estado de alarma y de evitar una sangría social como en el 2008, se ha afianzado

Sin embargo, a este Gobierno le aguardaba otro avatar, una misión que –se admita hoy o no– todos saben ya que exigirá toda la legislatura y que condicionará el país de las décadas futuras. En el Ejecutivo más decisivo de la historia de la democracia española, UP se sienta en el puente de mando.

Es verdad que en esta tripulación sólo manda el capitán, Pedro Sánchez. Se dice poco, pero este es un Gobierno presidencialista, en coherencia con la trayectoria que lo ha llevado a la Moncloa, y no hay un primer oficial, pues el presidente ha sido muy celoso evitando conceder tal honra a ninguno de los tres vicepresidentes efectivos, Carmen Calvo, Pablo Iglesias y Nadia Calviño, a los que habría que sumar a la ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, vicepresidenta in pectore, toda vez que administra los perentorios recursos para salvar al país del acabose respiratorio.

Hace 14 meses, cuando se escribían obituarios en letra gótica sobre la aventura de UP y se preparaba clandestinamente su recambio por una alternativa domesticable, era impensable que los morados, demediados por desgastes internos y externos, tuvieran un papel determinante en la configuración de la historia de España del próximo medio siglo.

Son pasiones conocidas del marxismo –no hay que olvidar que Unidas Podemos sigue siendo una creación de doctores de Ciencias Políticas y Economía– la filosofía de la historia y la macroeconomía, es decir, la lectura del tiempo político y el escrutinio de los modelos económicos y sociales. De ahí esa cierta obsesión intelectual del marxismo por las grandes discontinuidades históricas. Quizá por eso fueron los primeros en el Gabinete en advertir la altura de la ola, los primeros en pedir el estado de alarma, adelantándose varias veces a la gravedad de lo inminente, lo que ha afianzado su crédito en el Consejo de Ministros.

Unidas Podemos presiona para que Sánchez sea el fórceps que mantenga cohesionada una sociedad rota por la crisis anterior

Hoy están en la sala de operaciones del país en un brete en el que la ortodoxia neoliberal agoniza de neumonía bilateral, la democracia liberal tiene una tos muy fea y el Estado es una mujer de bata blanca con un fonendoscopio al cuello. El sueño de todo marxista de vieja escuela. No tanto, el de estos jóvenes partisanos. Pero un poco, también.

El desafío es conciliar la mitigación de la tragedia con el diseño de lo venidero. Salvar el desafío sanitario y desarmar el potencial del virus para ensanchar una brecha de desigualdad que tiene, desde el 2011, la anchura del Valles Marineris marciano. Unidas Podemos presiona para que Sánchez sea el fórceps que mantenga cohesionada una sociedad rota por la crisis anterior. De ahí el patente esfuerzo de los enemigos de una coalición creada a contrapelo de los poderes reales del país por subrayar la pugna de siglas. De ahí, también, la escrupulosidad con la que cada ministro morado atribuye a Sánchez todo avance en las políticas paliativas. Lealtad y responsabilidad de Estado son sus obsesiones.

Pero a medio plazo, la misión es otra: tener voz en la encrucijada histórica para empujar una salida democrática y socialmente justa, rematar el sepelio del dogma neoliberal y colaborar en el diseño de un mundo que evite, citando a José María Lassalle, “que el miedo y el malestar acumulados por días de confinamiento y sufrimiento colectivos se transformen en odio e ira organizada que espera ser cobrada políticamente cuando expire el estado de alarma”. Sí, Lassalle alude al neofascismo. Ese es el reto ahora.

Football news:

Thomas Tuchel: Si ambas piernas estuvieran intactas, podrías ver mi carrera de 40 metros
El PSG salvó al favorito de Tuchel: Shupo-moting lo consiguió todo gratis, logró no anotar desde un centímetro, y ahora arrastró a París a las semifinales de la liga de Campeones
Gian Piero Gasperini: lo más Ofensivo es que estábamos tan cerca. Solo puedo agradecer a los chicos
Neymar se convirtió en jugador del partido Atalanta – PSG. Dio el pase de gol
El PSG agonizó todos los cuartos de final y lo dio la vuelta en 149 segundos. Quitaron la maldición italiana y llegaron tan lejos en la liga de Campeones por primera vez en 25 años
😫 🔜 😅 El dolor del PSG se transformó en felicidad: en tres minutos, las estrellas que sufrían se convirtieron en reyes que celebraban
El Club de Italia no ganará la liga de Campeones por décimo año consecutivo. Esto es anti-registro