Spain

Una gala de los Premios Emmy surrealista

Con un año cómo el 2020 era imposible esperar que la ceremonia de entrega de los Premios Emmy no tuviera ese punto extraño e interminable de todo aquello que, últimamente, nos sujeta dos horas a la televisión. Empezó marcada por el Covid-19, con alusiones a la pandemia, a la política de Estados Unidos, del Reino Unido y terminó con un Emmy de papel albal en manos de la protagonista de Sucession Sarah Snook que debería haber sido real. Así de surreal fue todo.

La 72 ceremonia de los Emmy empezó con Jimmy Kimmel aplaudido por espectadores zombies de tiempos pasados, al menos, hasta que llegaron Jason Bateman y Jennifer Aniston, dos de sus mejores amigos en la industria, para rescatarle en una noche de premios que, por mucho que lo negaran, parecía a ratitos tuneada. Pero una noche histórica merecía momentos históricos, que los hubo y de todos los sabores. Schitt 's Creek, la afectuosa serie sobre una familia blanca y rica obligada a mudarse a un pueblo rural, barrió en todas las categorías de comedia. La serie, que se transmite en Netflix, dominó la primera hora de la transmisión. Ganó cómo mejor serie de comedia, dirección y guión, además de llevarse también los cuatro premios de actuación, convirtiéndose, además, en el primer programa en ganar las siete categorías en un solo año. El dúo de padre e hijo; Eugene y Daniel Levy ganaron los premios a mejor actor principal y de reparto. «Nuestra serie habla del poder transformador del amor y de la aceptación, y eso es algo que necesitamos ahora más que antes», dijo el co-creador Daniel Levy al aceptar el premio de la serie en una reunión que tenía a todo el elenco junto en Toronto. Daniel instó a los espectadores a votar, en una de las muchas llamadas a la acción política que se sucedieron durante la noche.

En esta noche surreal, Kimmel siguió con el apartado dedicado a las miniseries, donde arrasó «Watchmen«. Los homenajeados del año reflejaron en gran medida el tenso estado de ánimo que vive el país y Watchmen, un audaz drama de superhéroes sobre el legado de la raza y la violencia en los Estados Unidos (con calamares lloviendo y una espantosa recreación de la masacre de Tulsa de 1921) ganó en en la categoría a mejor serie limitada, mejor actriz para Regina King, que hizo historia ganando su cuarto Emmy en 5 años, y mejor actor secundario para Yahya bdul-Mateen II. El creador Damon Lindelof dedicó el Emmy de la serie a las víctimas y sobrevivientes de la masacre de Tulsa. «Los incendios que destruyeron Black Wall Street todavía arden hoy. La única forma de acabar con ellos es si todos luchamos juntos» recordó Lindelof en uno de los muchos alegatos contra la violencia racial que invocaron los ganadores de la noche. . Succession, el mordaz drama producido por HBO inspirado en la familia Murdoch, sobre un magnate de los medios conservadores, ganó el Emmy por mejor serie dramática y Jeremy Strong cómo mejor actor batiendo a su compañero de reparto Brian Cox. La serie concluyó su segunda temporada en HBO el otoño pasado y tardaremos un año en volver a verlos en la televisión.

En el apartado femenino en drama el sorpresón de la noche fue ver ganar a Zendaya por Euphoria, que hizo historia al convertirse en la actriz más joven en ganar un premio en esta categoría. Julia Garner fue nombrada mejor actriz de reparto en drama por Ozark y Uzo Aduba mejor actriz en una miniserie por Mrs America. «Apple +» se llevó premio por The Morning Show, ya que el mejor actor secundario en drama fue a parar a manos de Billy Crudup. Y como mejor actor principal en una miniserie ganó Mark Ruffalo por su doble papel en la serie de HBO I Know this Much is True, quien primero se asustó con los gritos de su mujer Sunny, y después regaló un brillante discurso, donde dijo «los privilegiados tenemos el deber de cuidar de los menos favorecidos».

El espectáculo se realizó a través de más de 100 transmisiones en vivo con cámaras por todo el mundo, incluidas ciudades cómo Berlín o Londres, y los productores animaron a los nominados a instalar sus cámaras donde se sintieran más cómodos. Algunos optaron por fondos genéricos, otros se acurrucaron cómodamente en casa con sus cónyuges o hijos. Christina Applegate se sentó junto al fuego; Issa Rae estaba en un estadio vacío; y a Jennifer Aniston se unieron sus co protagonistas de Friends Courteney Cox y Lisa Kudrow.

Los productores enviaron de regalo a los nominados un kit que incluía: cámaras de alta resolución, luces de anillo, computadoras portátiles y micrófonos. El objetivo era garantizar imágenes y sonido de alta calidad. «No vamos a hacer los Zoomies; estamos haciendo los Emmy» avisaron. La ceremonia se transmitió desde el Staples Center en el centro de Los Ángeles, en lugar de su hogar habitual, el Microsoft Theatre, porque la instalación tenía la capacidad técnica para manejar las numerosas transmisiones entrantes y salientes.

En estos premios virtuales, los ganadores, desde sus casas, en suites de hotel o en reuniones pequeñas y distantes en carpas alquiladas, recibieron los trofeos de manos de ujieres con trajes de material anti-Covid con estilo de esmoquin. Muchos se rieron de las extrañas circunstancias, y algunos, como Ramy Youssef, compartió el momento en que el ujier le decía adiós desde la ventana y se iba cabizbajo con su Emmy. Lo dicho, una noche surrealista, donde unos eligieron atuendo de gala, otros informal, unos con mascarillas, otros sin ella y muchos con camisetas en honor a Black Lives Matter.

Ver los comentarios

Football news:

Hans-Dieter Flick: el Bayern jugó muy bien en la defensa y le dio poco a Eintracht
Ajax venció por 13:0 a Venlo. Esta es la mayor victoria en la historia de Eredivisie
Messi no anota ante el Real Madrid tras la salida de Ronaldo en la Juve. En el último clásico antes de la transferencia anotaron ambos
Sergio Ramos: penalti Limpio, me agarraron. No es justo condenar al árbitro
Ronald Koeman: no entiendo al VAR, está trabajando contra nosotros. Barcelona no merece tales derrotas
Griezmann no hizo goles en cinco partidos ante Cumaná En el minuto 81, apareció en el campo el delantero azulgrana Antoine Griezmann, pero no pudo marcar ni dar una asistencia en el tiempo asignado
El ex árbitro Andújar Oliver valoró el momento con la penalización del Barcelona en el partido de la jornada 7 de la liga