logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Una Copa envenenada para el fútbol modesto

Los vecinos de Carballo, especialmente los socios y simpatizantes del Bergantiños Fútbol Club, se las prometían felices cuando el sorteo de la Copa del Rey cruzó el camino del equipo coruñés con el del Sevilla. El formato inaugurado esta temporada por la Federación Española, que otorga más protagonismo a los conjuntos de las categorías inferiores, ha posibilitado el regreso de la entidad gallega a esta competición tras décadas de ausencia y su directiva se frotaba las manos pensando en la fiesta que supondría para el municipio y toda la comarca recibir en As Eiroas a uno de los grandes de la Liga. Sueño derrumbado como un castillo de naipes cuando la RFEF comunicó que ese campo de Tercera división no era apto para acoger el partido. Como el Bergantiños, otros ocho clubes también se mudarán de estadio para afrontar sus encuentros de la primera eliminatoria de una Copa atípica y novedosa que está generando debate entre directivos, deportistas y aficionados desde antes de su inicio. (Todas las eliminatorias de la Copa)

«Estamos desilusionados. Nos habíamos ganado el derecho a jugar en nuestro campo, y que todo el pueblo y nuestros socios lo pudieran ver. Nos han quitado un caramelo de la boca», lamenta Rafa Bericat, entrenador de la Peña Azagresa, en declaraciones a ABC. Como en el caso del Bergantiños, el recinto del equipo navarro tampoco recibió el visto bueno de la Federación y el traslado para poder recibir al Celta provocará una circunstancia curiosa. El conjunto de Azagra ejercerá de anfitrión de los vigueses fuera de la Comunidad Foral porque la eliminatoria se disputará en la vecina localidad riojana de Calahorra, a diez kilómetros de distancia. Una solución a la que la Federación se opuso en un primer momento. «La RFEF debería rebajar sus exigencias en próximas ediciones, tiene que darse cuenta de que un campo como el nuestro no puede ser tan completo como uno de Primera», añade el técnico.

El problema, la luz artificial

Además de Bergantiños y Peña Azagresa, la mudanza copera afecta al Intercity, Atlético Antoniano, el Melilla CD, El Palmar CF, el Comillas CF, la SD Logroñés y el CD Becerril, todos ellos equipos de Tercera división. Césped, vestuarios, banquillos, controles de acceso, una clínica de urgencia, sala antidoping o una zona de trabajo para los medios de comunicación. Las exigencias de la RFEF para que el campo de un modesto pueda recibir a un equipo de la élite son estrictas, pero, según explica el presidente de un club a ABC, la principal traba ha radicado en que los estadios de estos conjuntos cuentan con una iluminación artificial inferior a 800 luxes, lo que impide que sus partidos, todos ante rivales de Primera división, se puedan televisar con garantías. Ese traslado encuentra consuelo en unas taquillas suculentas. La recaudación, sin embargo, no es siempre la prioridad.

Revisión federativa en el campo del Intercity
Revisión federativa en el campo del Intercity - @CFIntercity

«El formato nos gusta, pero la RFEF debe cambiar cosas para que casos no el del Bergantiños no se repitan en el futuro. Al final le están dan una ventaja inmensa al equipo grande al jugar en un estadio como Riazor y el espíritu de la nueva Copa se desvanece», explica Luciano Calvo a este periódico. Ante la negativa recibida en un primer momento por parte del Dépor a la cesión de Riazor, el presidente del Bergantiños llegó incluso a plantearse la posibilidad de llevar la eliminatoria al Sánchez Pizjuán. Una opción que chocó con la Federación. Finalmente el Deportivo varió la postura y el problema encontró solución, aunque los vecinos de Carballo se quedan con las ganas de ver al Sevilla en su modesto campo. Muchos no podrán viajar hasta La Coruña. «Cuando nos dijeron que no podíamos jugar en Carballo fue un jarro de agua fría. La mejor opción para nosotros siempre fue As Eiroas, nuestro campo, con nuestra gente, pero, al no poder, la única alternativa que queríamos era Riazor», afirma Calvo.

El Atlético Antoniano, club de Lebrija, también deseaba recibir al Betis en un derbi sevillano para la historia. Un sueño para sus jugadores, muchos de ellos hinchas béticos. La calificación de «no apto» recibida por el Estadio Municipal ha obligado a trasladar la eliminatoria al Benito Villamarín, a 65 kilómetros de su casa, donde ejercerá como local. Un cambio de escenario que garantiza una gran taquilla. Más cercano será el viaje del CD Becerril hasta Palencia (14 kilómetros, para enfrentarse en la Nueva Balastera a la Real Sociedad. Un partido que resume perfectamente la filosofía del nuevo formato de la Copa porque este club de Tierra de Campos es el representante de la población más pequeña (750 habitantes) presente en los 117 años de historia de esta competición. Su rival, un rival de Primera división que luce la Copa en sus vitrinas.

Coincidencia con el Barça-Madrid

El próximo martes se abrirán las eliminatorias de la Copa 2019-20, que esta temporada se jugarán a partido único hasta semifinales siempre en el campo del equipo de menor categoría, otra novedad introducida por la RFEF. Una ronda que se prolongará durante el miércoles, el día del clásico Barça-Madrid, y el jueves. Esta coincidencia no ha gustado nada a los clubes modestos, aunque tres se han atrevido a desafiar a los dos grandes colosos de la Liga.

El Sestao River ha fijado su duelo ante el Lugo a la misma hora que el clásico (20.00 horas). «La afición del River es muy fiel y estamos seguros de que va a acudir en masa al campo de Las Llanas», asegura Ángel María Castro, presidente del equipo verdinegro, que se queja a ABC de la coincidencia del Barça-Madrid con la Copa. «La fecha fijada para el clásico me parece una falta de respeto para todos los clubes modestos, a los que este año se nos había vendido la idea de una Copa mucho más atractiva.A las primeras de cambio lo que han hecho ha sido ningunearla porque el clásico se podía haber disputado el 4 de diciembre. Al final les ha dado igual y han eclipsado toda la jornada copera».

Pontevedra-Ibiza y Barakaldo-Villarrubia también coincidirán con el clásico en el comienzo de su ilusionante aventura en una Copa envenenada también para los conjuntos de Primera división, temerosos de poder caer eliminados ante un modesto.

Themes
ICO