Spain

Un samurái no abandona a un compañero

Lealtad. Esta es una de las siete virtudes recogidas en el 'Bushidō' o 'Camino del guerrero', un código ético estricto al que muchos samuráis entregaban sus vidas. Estos soldados, auténticos símbolos del Japón feudal, han protagonizado numerosas de las historias que muchos de los clientes de 7 Héroes, en Murcia, han podido encontrar en sus estanterías, bien en forma de cómics, películas o de juegos de mesa y de rol.

Y al igual que estos honorables combatientes hacían con sus compañeros, los amigos más fieles de la tienda han decidido apoyar en los tiempos duros del coronavirus a Antonio García Caballer, su propietario. «No estoy haciendo cuentas para no asustarme, pero hemos perdido fácilmente más del 70% de la facturación y en torno a unos 1.500 euros semanales», lamenta este jerezano que decidió hacer de Murcia su hogar y de su pasión su negocio. Un rincón de esos que no abundan en la capital de la Región; de aquellos que llaman para 'frikis' y que comparte con su novia y con el famoso dibujante de Marvel Salva Espín, entre otros socios.

Ese pequeño porcentaje de ingresos que ha estado manteniendo, tras cerrar su establecimiento a cal y canto, llega de la mano de aquellos adictos a la poderosa droga que distribuye: la fantasía. «Mucha de nuestra clientela no puede pasar sin las novedades de sus series favoritas de cómics, que habían venido a buscar hasta ahora con puntualidad, y en el caso de alguna publicación en particular, con ansia», explica, sin olvidar que entre estos jóvenes, y no tan jóvenes, también un sentimiento de lealtad y agradecimiento.

Antonio, el dueño, teme que esta crisis se cebe con los bolsillos de sus clientes e impida la vuelta a la «normalidad»

«Estos gustos y aficiones unen y, además, siempre los hemos tratado bien», comenta Antonio, que recuerda cómo desde su pequeña fortaleza se ha hecho por mejorar la sociabilidad de esta gente que ya es su gente. «Tenía clientes que venían solos y a deshoras. El coleccionista es muy suyo. Yo los metí en un grupo de WhatsApp, y luego lo abandoné y ahora quedan entre ellos», recuerda. A ello hay que sumar todas las actividades que organiza la tienda y que también ayudan a hacer comunidad, aunque sea 'la del Anillo'.

Por todo ello, en estos días de parón, muchos de estos compradores habituales sugirieron a Antonio a través de redes sociales que comenzara a distribuir a domicilio mediante compras 'online'. «Para muchos se hacen los envíos de manera efectiva, pero otros simplemente quieren que, tras pagar la mercancía, se la guardemos hasta que puedan recogerla. ¡Y hay personas que fácilmente acumulan 200 euros en pedidos!», relata con orgullo.

La distribución se lleva a cabo «extremando las precauciones, con paquetes limpios y descontaminados», porque, «¿quién te dice que el virus no puede vivir en el papel varios días?». «De hecho, a mí eso me daba mal rollo al principio», explica con cierta guasa. El reparto se hace mediante servicio de paquetería una vez a la semana, pero dentro de Murcia, y hasta las últimas restricciones de la actividad, los propios responsables de la tienda lo realizaban con su vehículo particular. Y todo ello como muestra de cortesía hacia aquellos que no los han dejado solos frente a la 'Nada', aquel vacío que amenazaba con arrasar Fantasía en 'La historia interminable' y que intenta ahora hacer lo mismo con la economía.

Resistir, cuestión de tiempo

Pero, como en la novela de Michael Ende, el resistir se ha convertido en una cuestión de ganar la carrera al tiempo. Primero, porque el negocio de Antonio vive en gran parte de vender novedades, y las principales editoriales cortaron hace días el flujo. Por eso, lo que ha vendido mayoritariamente estos días ha sido 'stock'. La demanda puede por tanto caer aún más con la falta de material nuevo y los problemas que empieza a haber en la distribución. «Antes de que nos confinaran tuvimos un par de compras importantes, porque la gente presentía que iba a estar encerrada un tiempo, pero desde ahí, la tendencia ha sido a la baja», incide. Tampoco será fácil continuar haciendo pedidos a los proveedores si se acaba la liquidez.

«Encima, nosotros hicimos una reforma importante del local hace dos años y pedimos un préstamo», explica, agradeciendo que el negocio al menos no cuenta con empleados a los que la situación fuerce a despedir. «Puede que la normalidad no se recupere nunca, porque muchos clientes lo van a notar en su bolsillo», lamenta. Salir adelante va a exigir poner en práctica todas las virtudes del samurái.

Football news:

Gareth Bale: No entiendo por qué me abuchean sus propios fans. Es una característica del Real Madrid
En la lista corta de Milan Jovic y Milik
Los equipos locales de la Bundesliga son muy difíciles sin espectadores: solo 3 victorias en 22 partidos
Juventus solo dejará ir a Pjanic al Barcelona a cambio de Arthur
El Real Madrid ya no anunciará la renovación de los contratos de sus futbolistas
Mbappé nombró a Zidane y Ronaldo como sus ídolos
Frenesí en Frankfurt: Eintracht golpeó la portería 34 veces, pero casi perdió (se salvó 9 minutos antes del silbato)