Spain

Un punto de desencanto (1-1)

El Xerez CD no pudo pasar del empate a uno ante el Sevilla C en La Granja y sumó un punto que le sabe a poco. Los azulinos suman 25, los mismos que el Pozoblanco, y se quedan fuera del descenso por la mejor diferencia de goles con los cordobeses.

El Deportivo, que necesitaba ganar a toda costa, hizo lo más complicado, adelantarse en el marcador en el inicio del segundo tiempo con un gol de Ricky, pero en un desajuste defensivo encajó la igualada sólo un minuto después ante un rival intenso, aguerrido y más pendiente de protestar y quejarse al árbitro que de jugar.

Los sevillistas, pese a su juventud, tiraron de veteranía y se marcharon de Jerez con unas tablas trabajadas, ya que jugaron 20 minutos con diez por la expulsión de Marcos Otero por doble amarilla.

Juan Carlos, que cumplía su segundo partido de sanción, recuperaba a Ezequiel y Álex Revuelta y los dos salieron de inicio en defensa. No fueron las únicas novedades del once. Quirós y Ricky jugaron en pegados a las bandas y Yeray acompañó a Borja en ataque, que vio la quinta amarilla y no podrá jugar el miércoles ante el Ciudad de Lucena.

Con intensidad, mucho físico y máximo respeto arrancó un partido con pocas ocasiones en los primeros minutos. Ni azulinos ni sevillistas querían descubrirse. El Deportivo lo intentaba empujado por la grada con un Fran Sabaté muy activo y con un Ezequiel que se sumaba mucho al ataque en su regreso al lateral izquierdo.

El Sevilla C, con las ideas claras, se dejaba dominar, mostraba a cuentagotas la calidad que atesoran algunos de sus jugadores y buscaba contras letales. Su primer acercamiento a la meta de Montoya llegó en el minuto 17, con un disparo de Casas, uno de sus mejores futbolistas, que se estrelló en el lateral de la red.

Los azulinos no le perdían la cara al encuentro y sólo tres minutos más tarde, Fran Sabaté botó un córner con mucho efecto y un defensa tocó lo justo para que evitar el 1-0. En otra acción a balón parado, Dani Jurado rozó el gol con un buen remate de cabeza.

En los últimos minutos del primer acto, los dos equipos apretaron el acelerador buscando marcharse al descanso con ventaja. El Xerez CD jugaba más y mejor pero filial no anotó de milagro. En el minuto 39, un zapatazo de Francis desde fuera del área se estrelló en el larguero.

La escuadra de Lolo Rosano metía el miedo en el cuerpo a un Xerez CD que quería y no podía. Sin embargo, Gonzalo, también con un fuerte disparo estuvo a punto de marcar (44'). 

La segunda mitad fue diferente a la primera y hubo de todo. Las cosas se le pusieron de cara al Deportivo muy pronto. Fran Sabaté colgó al área una falta lejana, la despejó el potero y Ricky, con la ayuda de Dani Jurado, mandó el balón al fondo de la portería. La alegría desbordó a una afición más entregada que nunca con su equipo. Minuto 51.

Sin embargo, la alegría fue efímera. En la jugada siguiente, los sevillistas pusieron la igualada en el marcador. Francis aprovechó un desajuste defensivo azuino para plantarse solo ante Montoya y definir con calidad y frialdad.

El gol fue un mazazo para el Deportivo y reactivó a un filial que, sin demasiado lucimiento, cada vez llevaba más el partido a su terreno y cada vez se encomendaba más a una contra para matarlo. 

Con Borja y Yeray realizando un desgaste importante, ni Ricky ni Yeray aprovecharon una mala salida de Adrián (66'). Y Borja, en el 69', no acertó con un disparo que se le marchó fuera por poco. 

El Sevilla C se quedó con diez jugadores (70') por la expulsión de Marcos Otero, que vio dos amarillas. Y a pesar de jugar en inferioridad, estuvo a punto de hacer el 1-2. Bernal se plantó solo ante Montoya en una contra y tuvo reflejos para ganarle la partida en el uno contra uno. 

El Xerez CD no bajaba los brazos y con paciencia y moviendo la pelota intentaba buscar un hueco por el que sorprender a un ordenado rival. Tras una buena jugada elaborada, Ezequiel no acertó a rematar dentro un buen pase de Ricky a la espalda de la defensa. Fue la última opción clara para el Deportivo, al que le faltó experiencia y algo de talento para superar a los sevillistas.