Spain

Travis Birds: "Emocionar con la voz es un gran poder"

Travis Birds se hizo a sí misma, literalmente. Cambió de vida, de profesión y de nombre y nació a la música. La conocimos con Coyotes, la canción de la serie El embarcadero (Movistar+) y cuando hizo junto a Benjamín Prado su versión del 19 días y 500 noches de Joaquín Sabina. Travis Birds acaba de publicar su segundo disco, La costa de los mosquitos (Calaverita Records), un trabajo dramático y teatral con el poder de emocionar.

¿Cómo fue su llamada al mundo de la música? Fue un despertar, tal cual. Estaba pasando una época un poco gris, en la que estaba un poco desubicada y enfadada con el mundo y no sentía que tuviese nada que aportar y eso a su vez hizo que perdiera los miedos y los prejuicios sobre mí misma y entré en un modo automático en el que no pensaba tanto lo que hacía, ni a dónde iba y de repente me dio por coger una guitarra que tenía ya casi camuflada en la pared del tiempo que llevaba ahí, porque nunca había llegado a aprender. Y me puse con ella y fue una conexión increíble, cómo vibraba… de repente me metí ahí y fue mi escondite durante varios meses y desembocó en descubrir que eso es lo que quería hacer. 

¿Se resolvió ese enfado con el mundo? Sí, totalmente, porque el enfado venía de la frustración por tener que elegir en un momento dado quién eres y no lo sabes. Y encontrar eso fue como encontrar un lugar en el que estar cómoda conmigo misma y con el que tenía algo que aportar. Y empezó una escalada dura, pero muy satisfactoria.

Hacer música es un don, entonces… Creo que tiene una parte de talento y una parte de trabajo. Creo que todo el mundo puede aprender a cantar o tocar y luego puedes hacer canciones mejores o peores, pero estar en ese camino. Luego habrá que ver cómo te renta según el azar y las cosas que vayan pasando.

¿Por qué La costa de los mosquitos? Porque es para mí como un lugar imaginario, dentro de la cabeza, simbólico, en el que el individuo se encuentra con su parte más animal, más instintiva, que está guiada por los impulsos y a la que llega a través de las obsesiones, que son un vehículo hacia la locura, que podrían ser el concepto del disco. Los mosquitos representan ese ruido, esas obsesiones.

¿Es lo que se refleja en los videoclips, que son entre victorianos y surrealistas? Sí, total. Es la visión de los directores del concepto que yo les cuento. Me gusta trabajar con gente con la que tengo afinidad artística y estética, pero dejarles realizar su visión con libertad, así que cada uno ha creado su mundo imaginario.

¿No flipan cuando les cuenta su concepto? Si lo ven demasiada locura pienso que a lo mejor no estamos en la onda y llamo a otro (risas).

¿Planea los discos o junta canciones según salen? Al principio empiezan siendo canciones que van viniendo y que no sabes muy bien a qué responden. Me lleno de referencias, de cosas que me han encantado y luego las represento. Y llega un día en el que aparece el concepto y entiendo todo lo que estoy haciendo y voy definiendo el resto de cosas que hago para envolverlas todas en ese concepto.

¿El tono del disco es su tono vital? Lo ha sido, está basado en experiencias y vivencias personales, aunque de una forma muy dramática. Ha sido mi visión de situaciones que me he ido encontrando o momentos en los que me he conocido de una manera muy diferente.

¿Para componer hay que haber vivido? ¿Se puede hacer si has vivido una vida de ensueño? Depende mucho de la capacidad de observación, de calarte de lo que hay alrededor. Pero sí creo que hay que vivir cosas y probarse en situaciones distintas, tener curiosidad, vivir otros ambientes… es de donde yo saco la inspiración. Pero quizá alguien con una imaginación increíble pueda estar toda la vida sin salir de casa y crear cosas increíbles.

¿De dónde nacen las canciones tristes? Para mí no son tristes, son dramáticas, que es distinto. Sí que hay gente que me dice mis canciones son tristes, pero para mí no lo son. Intento teatralizarlo todo, darle un punto de vista mártir, pero con un punto de humor negro e ironía en las letras.

¿Cómo es cantar estas canciones emocionales un día tras otro, llegan a ser rutina? Pues a veces sí… pero es una sensación que se borra en los conciertos si la gente está muy conectada. Es como cuando ves una peli que ya has visto, pero con una persona que no y la ves a través de ella y le aporta algo fresco. Cuando en un concierto la gente está muy conectada es muy bonito y no tengo sensación de repetición. Pero sí, estas canciones que son dramáticas no cualquier momento es buena para ellas. Tienes que meterte en un sitio especial para cantarlas, porque hay situaciones en las que no te apetece tanto.

¿Tiene manías antes de salir a un concierto? Calentar la voz y tener como poco quince minutos para meterme, para conectar, para estar tranquila.

Suele cantar sobre cosas trascendentes, ¿hay alguna parte no intensa de Travis Birds? La hay. Los temas del primer disco son más narrativos que trascendentes, más desahogados. El siguiente disco quizá sea más bailable, no lo sé.

¿Qué experiencias está viviendo ahora que puedan volcarse en ese próximo disco? Pues salgo de un periodo en el que me he curtido bastante y he forjado una parte de mi personalidad y ahora me siento más fuerte y no estoy en un periodo dramático, sino realizada y contenta con el momento profesional. Veremos a ver por dónde sale eso, porque me apetece cambiar de registro. No creo que sea un disco dramático, aunque sí intenso, porque soy una persona intensa.

¿Le preocupa que esos cambios decepcionen a los fans? Para componer no pienso tanto en qué espera la gente. Ni siquiera tener un hilo conductor, porque eso es muy bloqueante para componer. La hago y después decido si una canción es trascendente como para publicarla o si la voy a dejar en un cajón.

"Creo que soy Jesucristo / Y nadie mas se esta enterando / Pero a mí me da lo mismo", dice en Las Cinco Disonante… Eso es una oda al ego. Es un pensamiento ramdom que podemos llegar a tener todos sobre el papel que tenemos en el mundo, porque somos los mayores protagonistas de nuestra vida y de todo lo que vemos.

¿Cómo maneja el ego la Travis que ahora tiene fama? ¿Le regalan mucho los oídos? A mí me cuesta que me llegue a entrar la opinión de la gente la valoro y me afecta cuando es positiva y negativa, pero de momento creo que sigo con los pies en la tierra, no me ha cambiado en nada lo que recibo de fuera, aunque está siendo especialmente bueno. De momento el ego no me ha afectado, sigo siendo la que era cuando empecé y sigo siendo una aprendiz.

¿Para qué le sirven las redes sociales, qué le aportan? No creo que sea muy activa en redes, aunque intento darle vida al disco, que la gente sea partícipe de lo que estamos haciendo. Pero realmente para mi las redes sociales tienen una pega grande que es la cantidad de tiempo que puedes llegar a perder en ellas. A veces me resulta agobiante ver que tengo que responder a esa demanda de estar activa en redes. Intento ponerle un límite.

¿Quién es la primera persona que escucha una nueva canción de Travis Birds? Hasta el momento ha sido casi siempre mi hermana, quiera ella o no, porque vivimos juntas (risas) así que le toca escucharlo sí o sí. Pero aún así es como un ritual que sea ella la primera persona.

¿Tener una hermana gemela es un recurso para la ubicuidad, quizá para dar dos conciertos a la vez? (Risas) De momento no hemos podido hacerlo, además ella es muy buena en lo que hace y no le ha dado por ahí.

¿Nunca han aprovechado ese recurso? Estuvimos a punto de hacer alguna trampa en selectividad, pero al final hubo conflicto de intereses, no llegamos a un acuerdo (risas).

"Brujería que haces con la voz", dice en Bolero Para Un Trompeta, ¿emocionar a alguien con la voz es un superpoder? Creo que sí, es un gran poder. Me siento súper afortunada de tener a gente que quiere escuchar mi voz. Hay cierta magia en todo el que hace música en directo y transmite algo con un instrumento.

¿Es el superpoder que habría elegido? Es súper banal, pero me gustaría poder comer lo que quisiera y cuando quisiera y que todo fuera sano para mí. Pero más allá de eso y lo de teletransportarme, el poder de la voz está muy bien.

¿Es de las que se ha acostumbrado a vivir en pandemia? Sí, me pasa y me da rabia. Lo intento llevar con paciencia. Creo que no queda demasiado, a lo mejor peco de optimista, pero con las vacunas a lo mejor por lo menos pasamos a otra fase, que la cosa se empiece a levantar.

Hay un corte que son chicharras cantando, ¿las chicharras cobran derechos de autor? (Risas) Sí, estoy en negociaciones con ellas.

¿Cómo le dio por ahí? Surgió de repente, estando en Ibiza. Me encantaba ese momento, porque además soy muy friki y me suelo poner sonidos de la naturaleza para hacer cosas porque me relaja muchísimo.

En ese frikismo, ¿qué es lo más convencional que se permite? Acostarme a las once. Últimamente me acuesto muy pronto. Soy una persona muy normal dentro de mis cosas. Me encanta irme con la bici por ahí.

¿Es público y notorio por qué eligió Travis Birds como nombre? Fue al principio, nunca me gustó mi nombre y cuando empecé en esto, una vida nueva, un sitio nuevo, empecé a presentarme a todo el mundo como Travis y fue bien porque todo el mundo lo respetó y empecé a ser Travis hasta para mis padres. Fue muy guay, eso me dio muchas alas. Birds llegó con el proyecto, necesitaba un apellido por la cantidad de Travis que hay en la música. Y por aquel entonces me decían mucho que tenía muchos pájaros en la cabeza por quereme dedicar a la música y me pareció un momento bonito.

¿Tuvo ese momento de ‘mamá quiero ser artista’? Estaba estudiando diseño y me planteé como reto que lo quería acabar sí o sí, así que mis padres estaban tranquilos por eso. Después les pedí ayuda para estudiar composición y me ayudaron bastante y vieron que iba a ir a por eso sí o sí y les pareció bien.

¿Dónde se ve en 10 años? Vivo el presente. No lo planeo tanto, pero me gustaría viajar con mi música al máximo de sitios posibles, hacer directos e ir aprendiendo del camino. Pero no me lo planteo mucho a largo plazo porque no sé quién voy a ser dentro de diez años, a lo mejor soy una persona diferente, porque ya me ha pasado eso. Busco que me pasen cosas que me vayan cambiando y evolucionar. Me gustaría vivir en el campo, es lo que sé ahora mismo.

Vivimos en un mundo globalizado, ¿cual es el sitio más exótico del que ha recibido comentarios por su música? El otro día escribió una persona de Egipto, que me chocó. Con lo de Coyotes por ejemplo hubo mucho movimiento en Turquía también.

Football news:

Griezmann conversó con Hamilton y visitó las cajas de Mercedes en el gran premio de España
El Barcelona siente que Neymar la usó. Dijo que quería volver, pero extendió su contrato con el PSG (RAC1)
Los aficionados del Arsenal: Querían regalarles algo bueno. Lamento que no hayamos podido
El Atlético no perdió en el Camp Nou. La lesión de Busquets es el punto de inflexión del partido (¿y la carrera de Campeones?)
Verratti se lesionó los ligamentos de la rodilla en el entrenamiento del PSG. La participación en la Eurocopa aún está en duda
El contrato de Neymar en una sola imagen. Mbappé quiere lo mismo
El Manchester United quisiera fichar en verano a Bellingham, no a Sancho. Borussia no va a vender Jude