Spain

Torrescárcela: faro de tierra adentro

La torre de la iglesia de Torrescárcela emerge del horizonte. Asciende como un periscopio que rompe la superficie marina. Surge y su verticalidad va tomando altura en el horizonte según se aproxima este, según nos acercamos al municipio. Allí, encrucijada de páramos, mares calmos de campos y pinares, adquiere la dimensión de un faro marítimo que guía y conduce a buen puerto.

Arriba, Vía Crucis de piedra; debajo, sagrario labrado en madera, guardado en la sacristía de la iglesia de los santos Justo y Pastor y Cristo de la Paciencia del siglo XVII.

Como por buen camino lleva Teo Carretero, sacristán de la parroquia de los Santos Justo y Pastor, un magnífico guía para conocer detalles asombrosos de la parroquia.

«¡Somos Torrescárcela!»

Su primer golpe de timón sitúa frente a un relicario que contiene un escapulario de la Santísima Trinidad, adosado a un documento de 1774 en el que se explica como, arrojado a las llamas, extinguió un fuego desatado en el templo. El escapulario colgaba de la mano del santo, que se ubica en el mismo retablo, San Juan de Mata -una buena imagen del siglo XVIII-, y, sobre este fundador trinitario, una pintura de Santiago Matamoros.

Retablo mayor de la parroquia.
Retablo mayor de la parroquia.

Viramos 180 grados para situarnos frente a una curiosa talla, una pequeña imagen de la Virgen de las Angustias, la cual tiene un gran parecido a la gran obra vallisoletana de Juan de Juni. Detrás de ella el antiguo ático del retablo mayor, que enmarca una pintura que representa al Cristo de la Paciencia, del siglo XVII. Se retiró del retablo cuando se restauró, al ser un añadido.

Cambio de rumbo para anclar en la sacristía, donde se guarda un sagrario y, tras unas vitrinas, una buena colección de objetos litúrgicos. También una esquila, con la que hasta no hace muchos años una cofradía recorría el pueblo, de noche, nombrando al hermano que acababa de fallecer. El siguiente amarre es obligatorio, ante al retablo mayor. Una buena colección de pinturas sobre tabla del siglo XVI de la que destaca la del descendimiento, de tal calidad que se expuso en la edición de 2003 de las Edades del Hombre. En el mismo espacio, bajo el arco triunfal, una talla de un Crucificado del siglo XVII.

Los patronos de la iglesia ya no ocupan la hornacina principal del retablo mayor, sino el altar de un retablo barroco de la nave del Evangelio, presidido por una Virgen con el Niño del siglo XVI. A los pies de esta nave una bella pila bautismal del siglo XVIII.

Desde este edificio del XVII merece la pena darse un paseo hasta la ermita, junto a la cual se erige una espectacular cruz de piedra con un crucifijo tallado, y calavera y tibias en su base.

Los patronos ocupan el altar de un retablo barroco de la nave del Evangelio

El sacristán nos enseña otros dos curiosos cruceros, así como el calvario, recorrido por cruces donadas por vecinos cuyos nombres aparecen en los basamentos

Qué visitar

Patrimonio:
La iglesia de los Santos Justo y Pastor. Sobre todo sus pinturas sobre tabla del retablo mayor, del siglo XVI. Más patrimonio. Iglesia parroquial –antiguo Humilladero- del núcleo agregado de Aldealvar y el crucero de piedra ubicado a la puerta de la ermita. Contacto. 983698250. Disponible L por la tarde y M y X por la mañana. De interés:
A la reliquia de un escapulario de la Santísima Trinidad se le atribuye el portento de apagar un incendio en la iglesia en 1774, tras arrojarlo a las llamas.
Consulte nuestro especial Municipalismo. El patrimonio de Castilla y León

Football news:

Hans-Dieter Flick: Espero que Alaba firme con el Bayern. Nuestro Club es uno de los mejores del mundo
Diego Maradona: Messi le dio todo al Barça, lo llevó a la cima. No fue tratado como se merecía
Federico Chiesa: Espero dejar su huella en la Juve. Obtendremos excelentes resultados
Entrenador del Benfica: No quiero que nos veamos como el Barcelona actual, no tiene nada
Guardiola sobre el regreso al Barça: Estoy feliz en Man City. Espero quedarme aquí
Fabinho no jugará con el West Ham debido a una lesión
Ronaldo Koeman: Maradona fue el mejor de su tiempo. Ahora, el mejor Messi