Spain

Televisión en el dormitorio, ¿sí o no?

¿Eres de los que tienen televisión en el dormitorio y, además, te gusta llevarte a la cama el móvil, la «tablet» y cualquier dispositivo con pantalla para «entretenerte un poco»? Puede que a priori te parezca un «planazo», pero no se cuentan con los dedos de una mano los beneficios de tener en tu lugar de descanso todas esas tecnologías que no solo te desvelan, también dañan tus ojos. Así lo confirman los psicólogos expertos en el descanso: si tienes televisión en la habitación donde vas a dormir, dejarás de tener condiciones óptimas para una buena calidad del sueño.

En España es bastante común tener televisión en el dormitorio, pero teniendo en cuenta que el uso habitual de esta habitación va destinado, principalmente, al descanso y a dormir, no se aconseja tener este elemento de distracción tan absorbente. «Es muy frecuente escuchar a personas comentar que se lo ponen para poder dormir mejor, que lo tienen de fondo para conciliar el sueño y que no le están prestando atención. Sin embargo, nuestro cerebro sí lo hace aun sin ser nosotros conscientes de ello», explica Oceanía Martín Recio, psicóloga General Sanitaria del Centro Psicológico Cepsim. La experta considera un error, además, irse a dormir si previamente se ha estado viendo una película, un «reality» o cualquier otro programa que se proyecte en el televisor: «De esta forma el cerebro no se prepara para dormir porque el ciclo vigilia-sueño se ve alterado. Los seres humanos estamos hechos para dormir en la oscuridad. Al ver la televisión antes de dormir de forma habitual, se retrasa el inicio del descanso ya que permanecemos en alerta y activos. Eso sin tener en cuenta el tipo de contenido que vemos, que aumenta nuestra activación», sentencia la experta Oceanía Martín.

Eso sin contar las numerosas ocasiones en las que los programas de televisión o los anuncios han desregulado emocionalmente o causado necesidades en los individuos. «Pueden activarnos tanto fisiológica como cognitivamente. Por ejemplo, ver anuncios de comida nos puede generar hambre; también pueden conectarnos emocionalmente y acceder a recuerdos o incluso provocarnos miedo, tristeza... Todo ello dejará bastante lejos el clima necesario para la conciliación del sueño», cuenta Elisa García, psicóloga de El Prado Psicólogos. Pero a pesar de esto, existe un vía de escape en la que la televisión no sería tan dañina: «programa su apagado». Malta Calderero, experta en estudios de psicología, recomienda que, en caso de que un individuo no se pueda desprender de la televisión en el momento de descanso, programe el apagado a los 45 minutos de encenderla. De esta forma no estará perturbando el sueño toda la noche y su efecto dañino durará menos.

Prácticas para un buen descanso

Este hábito tan normal en muchas personas y desaconsejado por psicólogos y expertos en sueño es todo lo contrario a lo que sí que recomiendan. ¿Qué costumbres habría que adoptar para dormir mejor? En primer lugar, actividades tranquilas y que nos aporten calma: «El tiempo antes de dormir debe ser sosegado para ser capaces de regular nuestras emociones», aconseja la psicóloga Elisa García. Marta Calderero añade también que hay que dormir una hora después de apagar la televisión, y emplear ese ratito en poner «música en un tono bajo o leer un libro».

Sí, hay algo peor que tener televisión en el dormitorio

Los ordenadores portátiles y los smartphones no son los mejores aliados para conciliar el sueño
Los ordenadores portátiles y los smartphones no son los mejores aliados para conciliar el sueño - Fotolia

Pero no creas que el televisor en tu habitación es lo peor que puedes tener ahí. Tal y como apunta la psicóloga Elisa García, de El Prado Psicólogos, «no tiene grandes beneficios, pero sí resulta ser un apoyo en determinados momentos vitales. Puede convertirse en una vía de escape para no pensar en algo que nos hace daño y nos perturba la mente». Así, hay otro dispositivo que daña más la vista, la salud e impide conciliar el sueño: tu teléfono móvil. «La televisión en el dormitorio no es buena, pero si está a una distancia considerable y con volumen bajito, no resulta del todo dañina. Sin embargo, los smartphones perjudican mucho más», desvela Marta Calderero, profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC. «Con el surgir de las «tablets», se ha estudiado que la televisión no es tan perjudicial como tener tu teléfono móvil junto a ti los minutos previos a irse a dormir», cuenta. Al parecer, la cercanía en la que colocamos estos aparatos y el tiempo que les dedicamos antes de dormir es mucho peor que la televisión.

De hecho, también se desaconseja desbloquear la pantalla de tu teléfono móvil si te despiertas por la noche. Es más saludable mirar la hora en un despertador, ir al baño o beber agua antes que mirar el smartphone. De lo contrario, podríamos ver algunos mensajes que nos mandan las «apps»que tenemos descargadas y conseguir desvelarnos del todo.