Spain

Tecnología 3D al servicio de la medicina: hologramas que facilitan cirugías complejas en los quirófanos

Ver el interior del paciente en tres dimensiones gracias a una reconstrucción holográfica dentro del quirófano mientras se lleva a cabo la intervención. Esa es la novedosa técnica presentada este lunes en el Hospital Sant Pau de Barcelona, utilizada por primera vez en España, que ayudará a los cirujanos en operaciones de gran complejidad.

La imagen, una reconstrucción tridimensional de la anatomía del paciente, no se proyecta sobre ninguna superficie, sino que se crea un holograma ubicado en el interior de una pirámide, con una arista básica de casi dos metros. "Es como si hubieras cogido los órganos y los hubieras puesto dentro de esta estructura que permite la visión 3D, que se puede cambiar y modificar según interese", explica el director del Servicio de Cirugía General y Digestiva, el doctor Antonio Moral.

El sistema utilizado permite, además, asignar distintos colores a las diferentes estructuras anatómicas del paciente e incluso eliminar de la reproducción algunos órganos para observar mejor determinadas zonas. Asimismo, el cirujano puede mover la reconstrucción con un simple movimiento de su mano y de forma inalámbrica, para acercar la imagen, alejarla o contemplarla desde múltiples perspectivas. 

Imagen del quirófeno en el que se ha proyectado una holografía 3D.
Imagen del quirófeno en el que se ha proyectado una holografía 3D.
HOSPITAL SANT PAU

El proceso para obtener la holografía parte del escáner habitual, que es posteriormente tratado por el servicio de radiodiagnóstico con un programa informático que permite hacer una reconstrucción tridimensional en la pantalla. "Hasta ahí todo es bastante convencional. A continuación, se emplea un software especial, que permite atribuir colores a las estructuras y hace posible poner y quitar órganos", apunta Moral, que incide en que ese procedimiento y el envío a la pirámide son las partes novedosas.

Unos cien beneficiarios al año

Para la presentación de esta técnica, el cirujano ha operado un tumor de unos 8 centímetros de diámetro localizado en la cabeza del páncreas y que se encontraba muy cerca de varios vasos sanguíneos importantes, lo que complicaba la intervención. Con la holografía tridimensional, el médico ha podido consultar la situación concreta de los mismos y afinar su actuación, sin necesidad de salir del quirófano. 

Es precisamente en ese tipo de intervenciones, las más delicadas y complejas, en las que el tumor está situado en zonas de difícil acceso o que comprometen vasos sanguíneos vitales con un gran flujo, en las que esta técnica es aplicable y más necesaria. Es posible emplearla, además, en cualquier "área quirúrgica", detalla Moral.

Este método podrá ser utilizado en unos cien pacientes cada año, según estimaciones hechas por el hospital y compartidas por Moral, lo que representa la mitad de las intervenciones de enfermedades graves realizadas en ese periodo por el Sant Pau. "Esta técnica no es necesaria en todos los casos. Hay algunos en los que la anatomía es muy clara o el tumor es pequeño y no se necesita una información adicional", abunda.

Mejora las ténicas anteriores

Esta técnica holográfica, relata el director del Servicio de Cirugía General y Digestiva, mejora las empleadas anteriormente, que consistían en gafas de realidad virtual en 3D y reconstrucciones tridimensionales proyectadas sobre una pantalla. 

Presentación de la técnica en rueda de prensa.
Presentación de la técnica en rueda de prensa.
HOSPITAL SANT PAU

"Las gafas para ver realidad virtual 3D permiten al cirujano observar momentáneamente la imagen, pero el resto del equipo no lo ve. Además, no puede estar operando con ellas, se las tiene que quitar para continuar la intervención", detalla Moral. Respecto a los hologramas proyectados en una pantalla, asegura que también la ganancia con el nuevo método es significativa, porque no deja de ser "una representación en una superficie plana".

Esta técnica, añade Moral, también facilita "el diseño de la operación, elegir bien a los pacientes y detectar cuándo un tumor ya no es operable", lo que permite "asignar los recursos con mayor eficiencia". Asimismo, el nuevo método no mejora solo la cirugía, sino que tiene una amplia aplicación docente, para enseñar al paciente, al equipo o a estudiantes, incluso a distancia.