Spain

«SKAM España» acaba: la serie adolescente de Movistar+ alcanza la madurez

Al pan, pan y al calimocho, calimocho: la cuarta y última temporada de «SKAM España», la serie protagonizada por adolescentes que terminó el pasado fin de semana, ha sido menos potente de lo esperado. Ha tenido un primer tramo muy sólido –quizás, el que más en toda su trayectoria–, pero su sorprendente menor duración –solo ocho episodios– ha hecho que sus últimas entregas hayan dado cierta sensación de presura. La tercera parte, protagonizada por Nora (Nicole Wallace), es la más inventiva y redonda, aunque la segunda y más popular, la de Cris (Irene Ferreiro), sea la niña bonita de los –las– fans.

¡Spoilers!

Estaba claro que la protagonista adolescente de este cuarto y último volumen, Amira (Hajar Brown, de lo mejorcito del casting), ni se iba a dar unos besos robados con su vecino de toda la vida y ahora novio, Dani ( Lucas Nabor), ni se iba a quitar el hiyab... Ese «salto del tiburón» nunca ha sido propio de esta adaptación de la ficción noruega, suficientemente comprometida con sus personajes, intérpretes y espectadores para que una joven musulmana se quite el velo por amor. Su actriz, de hecho, nunca aparece en pantalla sin hiyab, pues también lo lleva fuera de cámara. Es un poco «woke», sí, pero tampoco es que estén todo el rato con el manual de las buenas prácticas...

Hajar Brown, en la cuarta temporada de «SKAM España»
Hajar Brown, en la cuarta temporada de «SKAM España» - Movistar Plus

En «SKAM», a diferencia de «Élite» (Netflix), no son muy amigos del giro loco, pero eso no quita para que a sus guionistas les guste un buen salseo y quieran sorprender a un espectador que ya se conoce el folletín juvenil. Ha ocurrido esta cuarta temporada con el fugaz triángulo amoroso entre Amira, Dani y el buen musulmán de Kassim (Soufian Elben), desmontado rápidamente una vez entró en la ecuación el personaje de Lucas (Alejandro Reina), que sí se había dado unos cuantos besos con Kassim, que asume el pleno: «moro y maricón».

Cada temporada suele explotar en su ecuador –aquí, la cobra de Amira a un Dani que le pueden las ganas y ella sacando del armario a Kassim, que la había utilizado como tapadera– para ahondar en el «después» y cerrar con calma sus historias; asi que la amigable conversación de Amira y Dani, tras haber roto de malas maneras, es puro «SKAM». Ahí la serie sí cierra un círculo que abrió en la segunda temporada de Cris, cuando su mejor amiga Amira –todavía en los márgenes del relato– empezó a hacerle ojitos a Dani, el hermano bombón de la protagonista. La dinámica y distancia entre ellas dos –una, la responsable; la otra, la cabra loca– ha sido, claro, uno de los aciertos.

Donde no se ha puesto un «punto y final» ha sido en el leitmotiv de esta cuarta temporada: el racismo que sufre Amira en el colegio –por parte de sus compañeros, pero también los padres– y por el entorno de su nuevo novio, que la trata, ay, con condescendencia. El otro leitmotiv es el compromiso de su protagonista, como el de «Ramy», por ser una buena persona y mejor musulmana.

Bouchra Bouafia, en «SKAM España»
Bouchra Bouafia, en «SKAM España» - Movistar Plus

Otro de los aciertos de la temporada ha sido el dar espacio a los padres de Amira, especialmente a su madre (Bouchra Bouafia). Si hubo algo que caracterizó a la «SKAM» noruega es la ausencia, casi total, de los mayores: los profesores salían de torso para abajo y, en muy pocas ocasiones, se les ponía rostro; ídem con los padres. Pero la versión española, más cálida, sí ha mostrado a las familias y los barrios madrileños de sus protagonistas. La madre de Amira sirve, además, como contrapunto al «privilegio» de su hija, que no deja pasar ni una. Su actriz Hajar Brown contó en ABC su malestar con el estereotipo de padre musulmán «castrador» y aquí esta madre no se lleva las manos a la cabeza cuando su hija le cuenta que le gusta el vecino. Hace lo que casi cualquier madre haría: que aprenda solita.

Quizás el momento más punzante, aunque fácilmente pasado por alto, es la conversación que tiene Amira con la jefa de estudios (Elena González) que, con una sonrisa y buenas palabaras, le advierte: confórmate con que te dejemos llevar el pañuelo en el instituto. Ahí, en los detalles, es cuando «SKAM España» se crece y demuestra que es una serie adulta e inteligente y a la altura de otros dramas de Movistar+ como «Hierro» y «El día de mañana».

Puede que la adaptación española sea más constante que la noruega, pero no logra alcanzar la excelencia de las dos últimas temporadas de la original.

Las cuatro temporadas de «SKAM España» están disponibles en Movistar Plus.

Ver los comentarios

Football news:

Steve mcmanaman: el Real Madrid es un equipo envejecido. Necesitan nuevos jugadores si quieren alcanzar las alturas anteriores
Isco podría trasladarse a Sevilla en enero. Lopetegui está personalmente Interesado en que el Centrocampista del Real Madrid Isco pueda pasar al Sevilla en la ventana de transferencia de invierno
Bilyaletdinov sobre la liga de Campeones: Loco puede salir del grupo. Un Bayern desmotivado puede vencer en la ronda 6
Zlatan Ibrahimovic: estaba Pensando en terminar su carrera, pero quería cambiar la mentalidad del Milan
Director deportivo Vasco da gama: Balotelli será para nosotros como Maradona
El Real Madrid no comprará Mbappé en el verano de 2021 debido a la crisis (Le Parisien)
Ibra anota en 39, Buffon arrastra en 42, Ronaldo no tiene planes de terminar. ¿El fútbol está envejeciendo?