logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Será juzgado por violar a una joven en Puerto Rico

La Fiscalía Provincial pide una pena de 11 años de prisión a un varón llamado Bilal A. natural de Melilla, que presuntamente violó el 16 de enero de 2018 a una joven de 18 años en las inmediaciones del parque Angry Birds, en Puerto Rico.

Además de la pena privativa de libertad, el Ministerio Público interesa que se le apliquen las medidas accesorias de inhabilitación para empleo o cargo público por seis años, la prohibición de aproximarse a la denunciante a una distancia no inferior a 500 metros y de comunicarse por tiempo de diez años. También piden que el procesado se someta a libertad vigilada durante seis años, con la obligación de participar en programas formativos, laborales y de educación sexual, además del abono de las costas procesales.

Según la Fiscalía, entre las 00.30 horas y la 01.30 horas del 16 de enero de 2018, el procesado Bilal A. se dirigió a las inmediaciones del parque de juegos Angry Birds, próximo al Centro Comercial Puerto Rico, lugar donde encontró a la denunciante. Se trata de una joven, nacida en Suecia de 18 años de edad al tiempo de los hechos.

El acusado presuntamente la persiguió varios metros hasta llegar a las escaleras próximas al mencionado parque, donde intentó entablar una conversación con ella, pidiéndole ésta al procesado que se marchase en reiteradas ocasiones, pero el mismo hizo caso omiso.

En dicho momento, el procesado, «con claro propósito libidinoso y lascivo», se acercó a la joven y «comenzó a besarla en la boca, en el cuello y la oreja derecha, volviendo ésta a pedir a aquel que se marchase». Pero el procesado, sin cesar en su propósito, «comenzó a tocarla por diversas partes del cuerpo al mismo tiempo que sacaba sus genitales del pantalón y se masturbaba», todo ello sin aceptación por parte de la joven.

Ella «seguía implorando al procesado que se marchase del lugar», según la Fiscalía. Acto seguido, el procesado colocó a la mujer «frente a un muro de piedra, retiró su bolso a un lado, le bajó la ropa interior y la penetró vaginalmente durante varios minutos en esa misma postura», no ofreciendo ningún tipo de resistencia debido a la situación de shock en la que se encontraba. Una vez culminado el acto sexual, el procesado abandonó el lugar».

Themes
ICO