Spain

Selfies y balones al primer toque en el primer día de Ben Arfa en el Real Valladolid

El día 1 de Ben Arfa en Valladolid amaneció lluvioso en los Anexos, donde un puñado de aficionados desafiaron al mal tiempo para presenciar in situ las evoluciones de la nueva adquisición del club blanquivioleta. El jugador más mediático de la era Ronaldo despierta de momento más expectación por lo que se cuenta que por lo que se conoce, y eso ha llevado a los más escépticos a acercarse al estadio para comprobar si todo lo que se cuenta de Hatem Ben Arfa responde a la realidad.

Una sola sesión no es suficiente para confirmar toda la calidad que atesora, más si tenemos en cuenta que ha estado entrenando por su cuenta los últimos seis meses y que lleva ocho sin disputar un partido oficial, pero sí sirvió para dejar constancia de su exquisito trato con el balón y una técnica depurada que le hacen diferente del resto de jugadores. Sin ritmo ni fondo suficiente todavía para aguantar noventa minutos, a Ben Arfa se le nota falto de esa electricidad y cambio de ritmo que le encumbraron como uno de los talentos más brillantes del fútbol francés, en el top 3 de la pródiga generación del 87.

Calidad derrocha a raudales, tal y como ha demostrado en una sesión de rondos y partidillos 7 contra 7 en los que el franco-tunecino ha dejado claro que no tiene el instinto que define a los goleadores natos y sí una inquietud constante por asociarse con jugadores que aprecian el buen toque. En su primera sesión de entrenamiento a las órdenes de Sergio González se le ha visto rematar poco y buscar siempre el primer toque, pendiente siempre del jugador sin marca para no perder el balón y mantener la posesión.

En este sentido se ha asociado bien con Míchel y también con Óscar Plano, los tres integrantes de un equipo formado además por Raúl García Carnero, Antoñito, Stiven Plaza y Masip en portería.

Bajo la atenta mirada de un buen grupo de seguidores pendiente en todo momento de cada control, cada regate, pase o pausa que le daba a sus intervenciones, Ben Arfa ha departido durante la sesión con varios jugadores que le han explicado el desarrollo de los entrenamientos. Porro, Sandro o Sergi Guardiola cuando abandonaban los jugadores el campo de entrenamiento han intercambiado impresiones con el último fichaje del club, llamado a cambiar la dinámica y a aportar el plus que necesita el equipo de Sergio en ataque. El franco-tunecino fue el más solicitado por los aficionados en la habitual sesión de selfies al término del entrenamiento.

Ben Arfa ha completado sin problemas una intensa sesión en la que el técnico ha solicitado la incorporación de los jugadores del filial Kike Pérez y Diego Alende, el primero ante la ausencia de Joaquín, baja para los próximas semanas.

El almeriense sufrió ante el Real Madrid un esguince grado II en su tobillo derecho con un edema óseo, y entra a formar parte de la enfermería sin una fecha de vuelta concreta.