Spain

¿Se puede obligar a un enfermo mental a tomar la medicación?

El homicida del crimen de Velle había dejado de tratarse en octubre y nadie supervisaba su estado

"El juzgado no puede obligar a nadie a tomar la medicación, no hay nadie encargado de vigilar que se tome o no, en consecuencia es algo totalmente incontrolable, quizá es una laguna que existe socialmente", explica el fiscal de Violencia Doméstica, Julián Pardinas.

Diego Rodríguez Torres, el homicida del crimen de Velle, que el pasado 19 de febrero apuñaló a Ana Balboa hasta la muerte y dejó gravemente herido a su novio, Álvaro Blanco, llevaba desde octubre sin medicarse. Que el asesinato lo ejecutase únicamente como producto de un brote psicótico o que hubiese un móvil ajeno a su enfermedad, será  algo que los jueces tendrá que determinar para dictar sentencia. Son muchas miradas las que influirán en el proceso judicial: peritos, psiquiatras, psicólogos, forenses y el historial clínico del homicida, entre otras.

En palabras del juez instructor Luis Doval, el acusado padecía "algún trastorno de la personalidad", para el que necesitaba medicarse, sin embargo, llevaba desde octubre sin hacerlo. Torres declaró que había dejado de tomar sus pastillas "porque le hacían engordar" y dado que vivía solo, nadie controlaba su pérdida de calidad de vida, ni otros síntomas que pudiesen resultar alarmantes. Pese a que a menudo visitaba a su madre, esta también padece una patología mental, que impediría un control efectivo de  los comportamientos de su hijo. 

El jefe del Servicio de Psiquiatría del CHUO, Luis Docasar, afirma que "posiblemente en este caso fallaron los soportes sociales, el entorno de esta persona". Sin embargo, no deja de insistir en que "hay un alto porcentaje de pacientes que padecen una psicosis y no se la tratan y solo vemos algún caso concreto y puntual en el que se llegue a dar una situación como la de Velle".

El jefe de psiquiatría afirma que "hay un derecho fundamental que es el de las personas en general a hacer un tratamiento o no, algo que, por ejemplo, se ve claramente con la vacunación". Según esto, y tal como indica Alfonso Díaz, presidente de Asociación de Familiares e Persoas con Enfermedades Mentales (Morea) , los problemas aparecen "cuando esta decisión afecta a terceros y puede causar daños a otras personas (que no  tendría por qué)".

"La falta de tratamiento no está relacionada con los asesinatos"

A una persona que deja de acudir a tratamiento "se le puede llamar o llamar a un familiar con quien tuviese relación", indica el jefe del Servicio de Psiquiatría en el CHUO, Luis Docasar. Sin embargo, "si nadie coge el teléfono y el afectado argumenta (como fue el caso) que no va a tomar la medicación, desde el punto de vista sanitario hay pocas opciones más", explica. El principal fallo para el psiquiatra es "que somos una sociedad poco enlazada, cada vez hay más personas que viven solas y no hay un resorte que alerte sobre su estado", señala. Para llegar a obligar a una persona a medicarse,"tiene que haber demanda del paciente, de la familia, del entorno de primera línea sanitaria, que llegue a la  unidad de salud mental y una vez ahí, se arbitren medidas", cita Docasar.

Concluye afirmando que "la gran cuestión es que la falta de tratamiento de los pacientes no está relacionado con el porcentaje de asesinatos o violencia en la población."

"Sólo el 3% de los enfermos tienen como síntoma las reacciones violentas"

La asociación Morea trata con personas con trastornos mentales severos y con sus familias. Su presidente, Alfonso Díaz, incide en que "el porcentaje de personas con un trastorno mental severo y que tienen problemas de agresividad es bajísimo" y especifica que "tan sólo el 3% tienen reacciones violentas como síntoma". 

Díaz cree que "existe mucha desconfianza, mucho miedo, a una reacción imprevisible", lo que conforma una parte importante del estigma existente con los pacientes de salud mental, "es algo que ralentiza nuestra lucha por que la persona enferma comprenda y acepte lo que le está pasa y haga cosas para ponerle remedio".

En relación al tratamiento con las familias, lo más importante, indica que es "trabajar con la propia persona para que pueda identificar su problema, existe una red sociosanitaria que funciona, pero los recursos para la salud mental, son insuficientes" 

"Desde el ámbito judicial no hay una respuesta adecuada para estas situaciones"

Sobre la imposibilidad de obligar a un enfermo mental a medicarse, Julián Pardinas, fiscal de Violencia Doméstica, relata  una situación que se da en la  fiscalía: "Aquí, en ocasiones, padres, esposos o esposas, venían a denunciar la situación que vivían en casa, que querían mucho a sus familias pero que para ellos a veces era incontrolable y cada noche tenían que hacer de su habitación un fortín por el temor que le inspiraba", explica.

La que define el fiscal, es una situación a la que desde el ámbito judicial, no se le da una respuesta "adecuada" porque "no la tenemos". El crimen de Velle, responde a estas características, "es un enfermo mental que deja de tomar la medicación, es el problema que se plantea", explica Pardinas. Aunque todavía "habrá que determinar si se cometió un acto delictivo y es inimputable o no, hay muchas posibles situaciones", señala.

El juzgado se interesó por el estado de Álvaro para ir a tomarle declaración

Según Ángeles Ferreira, la abogada de Diego Rodríguez Torres, el magistrado del caso, Luis Doval, se ha interesado por el estado de Álvaro Blanco. Si en los próximos días lo trasladan a planta, signo de que está mejor,  el juzgado hará un viaje al hospital para tomar declaración a la víctima.

Álvaro Blanco sobrevivió a los ataques que el 19 de febrero sufrieron él y su novia en su propia casa cuando, Diego Torres, primo del joven, llamaba a la puerta de madrugada. La pareja abrió (no sospecharon que algo así pudiese pasar) y recibieron numerosas puñaladas. Ana no pudo salvarse y a Álvaro las puñaladas le dañaron sus órganos vitales. Sin embargo, antes de desplomarse Álvaro pudo decirle a los agentes que el agresor se trataba de "Diego, mi vecino" y, a partir de esa pista, los agentes entraban en casa del acusado media hora más tarde. Allí, en lo que más bien era un galpón, pudieron hallar su ropa ensangrentada y en la finca, a pocos metros de la vivienda, un cuchillo de grandes dimensiones: el arma del crimen. Su madre también estaba en la vivienda e indicó a los agentes que su hijo momentos antes, había declarado que "iba a matar unos conejos". También afirmó haber escuchado gritos. En el momento de la detención, Torres se mostró en un estado "catatónico", no entendía de que lo acusaban, pero sus brazos impregnados en sangre lanzaban un mensaje en otra dirección.

 Ahora, el acusado de acuchillar a Ana Balboa y a su novio, continúa en la unidad de Agudos del CHUO, donde ingresó porque en prisión se negaba a tomar la medicación. "En el caso de que una persona que ingresa en prisión tenga una enfermedad mental, pueden enviarlo a Agudos para que lo traten, igual que si tuviese una lesión de otro tipo también lo mandarían a un médico", explicó Luis Docasar.

Football news:

El presidente de la UEFA, Alexander ceferin, comentó sobre la decisión de seis clubes de la Premier League de salir de la Superliga de Europa
Tuchel sobre la lucha por el Top 4: todo en manos del Chelsea
Chelsea anunció su retirada de la Superliga el último de los clubes de la Premier League
Seis clubes ingleses - Manchester United, Manchester City, Liverpool, Chelsea, Arsenal y Tottenham - tienen la intención de regresar a la asociación de clubes europeos (esa) después de decidir retirarse de la Superliga de Europa
La Superliga no se rinde: prometen revisar el formato para regresar y salvar más el fútbol
El fútbol pertenece a los aficionados. Hoy más que nunca. Tweet del día de Gerard Piqué
Milan e Inter se retiran de la Superliga