Spain

Se inicia el macrojucio contra Volkswagen en España por el dieselgate

Hoy se inicia la vista oral del juicio contra Volkswagen en el que la OCU aglutina una demanda de más de 7.500 clientes.

Se inicia el macrojucio contra Volkswagen en España por el dieselgate EL MUNDO | FOTO: EFE

Se inicia el primer macrojuicio en España contra el grupo Volkswagen por el trucaje de los motores diésel hecho público en septiembre de 2015. En el juicio, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) demanda, vía juzgado de lo mercantil 22 millones de euros en indemnización a la Volkswagen por daños y perjuicios. La OCU representa en este juicio a más de 7.500 afectados para los que pide una indemnización de unos 3.000 euros para cada uno.

El juicio se inicia tras dos intentos de arbitraje fallidos entre ambas partes. Además en octubre pasado la Agencia Catalana del Consumo archivó la denuncia administrativa de la OCU contra Volkswagen porque consideró que no Había "infracción en materia de protección de las personas consumidoras".

Según la Agencia Catalana del Consumo, "las emisiones de NOx no pueden tener consideración de elemento determinante en el acto del consumo, dado que en el momento de la venta no era obligatorio facilitar la información mencionada y, por tanto, no se ha cometido infracción alguna por la compañía automoivlística".

Además se indicaba en las causas para archivar la denuncia en que el grupo Volkswagen había puesto los medios "con el objetivo de subsanar el vicio reconocido".

El caso Volkswagen o dieselgate se hace público en EEUU en septiembre de 2015 en el que la compañia alemana reconoce que ha trucado las emisiones de sus vehículos diésel. El consorcio reconoció más de medio millón de vehículos afectados en EEUU y hasta 11 millones en el resto del mundo.

Este fraude ha acelerado la transición al vehículo eléctrico y el cambio en la normativa de homologación de emsiones en Europa, pasando del obsoleto ciclo NEDC al actual, más real, WLTP.

Clave

La homologación es una de las claves en la falta de indemnización de Volkswagen a los afectados europeos, incluyendo a los 636.000 vehículos afectados de las marcas de la compañía en España. Es clave porque en EEUU y Canadá, Volkswagen ha reconocido el fraude y ha sido condenado a a pagar multas que superan los 28.000 millones de euros. Además de retirar coches de la circulación ha tenido que indemnizar a sus clientes, en algunos casos, con 5.500 dólares por vehículo trucado.

¿Por qué en Europa Volkswagen ha ganado los juicios por fraude? Porque la normativa de homologación en EEUU es diferente a la Europea. Básicamente en EEUU es la compañía quien certifica sus productos. Ergo, Volkswagen, Audi y Porsche cometieron fraude contra la Ley de Calidad del Aire al homologar sus vehículos a sabiendas de que emitían más NOx del límite exigido por la normativa.

En Europa no son las compañías las que certifican sus productos. Existen unos entes públicos dependientes de los Estados miembros de la Unión Europea que son los que, en última instancia dan fe de que el vehículo cumple con la normativa, en el caso que nos ocupa, el ciclo NEDC.

En este caso, los abogados de Volkswagen se han escudado en que sus vehículos fueron certificados por los entes públicos encargados de homologar, por lo que son dichos entes colaboradores necesarios en el fraude. Es decir, los Estados son culpables de haber homologado dichos vehículos. Y entre ellos, España, dado que Seat S.A. y el ministerio de Industria, comandado por aquel entonces por José Manuel Soria, serían los últimos responsables de dicha homologación. De ahí, que la Unión Europea abriera un expediente sancionador contra los países (Alemania, Luxemburgo, República Checa, Reino Unido o España) donde se certifican los vehículos de las diferentes marcas del grupo Volkswagen.

De ahí que la OCU aluda que a los afectados europeos se les ha discriminado porque "Volkswagen ha pagado indemnizaciones en EEUU". A lo que la compañía aduce que la legislación en el país de Trump es diferente a la de Europa.

Volkswagen además insiste en que los vehículos de los afectados continúan circulando y que no han perdido valor. La OCU ante esto afirma que los afectados han comprado un vehículo con unas características diferentes a las ofertadas.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más