logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Sánchez da a entender que la Fiscalía sigue sus instrucciones en la euroorden para traer a Puigdemont a España

El choque de Pedro Sánchez y los independentistas aumenta en la recta final de la campaña. El presidente en funciones ha endurecido la batalla legal y dialéctica contra ERC y JxCat. El último episodio comenzó en el debate electoral, cuando se comprometió a traer ante la justicia española a Carles Puigdemont, y ha continuado este miércoles al dar a entender que la Fiscalía ha seguido sus instrucciones al emitir la euroorden para la extradición del expresidente catalán. 

Sánchez aprovechó el debate para cuestionar la labor del PP al frente del Gobierno y, en concreto, de permitir que Puigdemont escapara. "Me comprometo aquí y ahora a traerlo y que sea juzgado por la justicia española", dijo con toda solemnidad. La afirmación fue polémica y el independentismo se revolvió. "¿Me va a secuestrar?", ironizó el expresidente de la Generalitat desde Bélgica. 

En una entrevista en RNE este miércoles, Sánchez ha sido interpelado por esa cuestión y ha defendido la labor de su Gobierno en esa dirección. "Lo estamos haciendo", ha dicho sobre el compromiso de traer a Puigdemont y, a partir de ahí, ha explicado que el juez instructor Pablo Llarena ha solicitado la euroorden contra él y otros exconsellers a instancias de la Fiscalía. "Eso es el Estado", le ha contestado el entrevistador. "¿La Fiscalía de quién depende?", ha rematado Sánchez. El Ministerio Público depende jerárquicamente del Ejecutivo, que designa al Fiscal General del Estado. 

"Estamos esperando a ver cuál es la decisión de la justicia belga", ha señalado Sánchez antes de afirmar: "Estamos haciendo que más pronto que tarde responda ante la justicia". Se ha mostrado convencido del compromiso que adquirió en el debate de que Puigdemont rinda cuentas ante los tribunales españoles. 

En las últimas semanas, el Gobierno ha ido endureciendo la posición respecto al independentismo intentando cercarlo en los tribunales. También aprobó un decreto ley para bloquear lo que Sánchez denominó la "república digital". Dos de sus principales anuncios durante el debate electoral también ponían en la diana a la Generalitat: incorporar en el Código Penal la convocatoria de referendos –que justifica en que el independentismo sostiene ahora que volverá a intentarlo– y "acabar con el sectarismo en TV3" mediante la elección de su consejo de administración por mayoría de dos tercios –algo que ya está vigente–. 

"Los independentistas no pueden darte estabilidad"

Esa posición ha incrementado el choque con el independentismo, que carga con dureza contra Sánchez. Gabriel Rufián, candidato de ERC que estuvo dispuesto a investirle tras el 28A, ha reconocido que están "molestos y enfadados" con el PSOE. "Insultó a la escuela pública catalana y a la radio televisión pública", ha apuntado en TVE. "Con este Sánchez no se puede dialogar, hay que debilitarlo. Si queremos un Sánchez mirando a la izquierda hay que derrotarlo, siempre que puede elegir mira a la derecha", ha remarcado.

También el líder de la formación, Oriol Junqueras, ha apuntado en el mismo sentido en una entrevista con Ser Catalunya: "No solo no tenemos nada que hablar, sino que nos tendrá delante"."Estamos más que hartos de sus amenazas y de su inmadurez política", le ha reprochado Junqueras a Sánchez.

En la entrevista en RNE, Sánchez ha sido más claro en su rechazo a ser investido gracias a los independentistas. "La estabilidad no te la pueden dar fuerzas independentistas", ha afirmado el candidato socialista, que ha cuestionado que Pablo Iglesias meta en la "ecuación" para un Gobierno de coalición a ERC o JxCat. 

"Somos un partido de izquierdas que aspira a gobernar desde la izquierda para toda España. ¿Las encuestas dicen que voy a tener mayoría absoluta con Iglesias? En la ecuación, ¿Iglesias a que partidos está metiendo? ¿Tiene garantía de que las fuerzas independentistas van a abstenerse y garantizar la gobernabilidad? Tenemos que ser honestos y también en las sumas", ha explicado. 

Abstención de la derecha y "acuerdo parlamentario" con Iglesias

La fórmula que ve Sánchez es que PP y Ciudadanos se abstengan. "Les pedimos que se abstengan para facilitar el único gobierno posible, bueno, ¿qué problema hay?", se ha preguntado. En esa línea va su propuesta de que el resto de formaciones dejen gobernar a la lista más votada, que da por hecho que será el PSOE. 

Sin embargo, esa 'abstención técnica' no garantizaría la gobernabilidad puesto que no acarrearía una mayoría para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. Para eso, Sánchez pretende mirar a Unidas Podemos, aunque descarta que forme parte de su gabinete basándose en las "discrepancias" que tienen en asuntos como el conflicto territorial. "Voy a buscar siempre el acuerdo parlamentario. El mejor acuerdo parlamentario es un acuerdo progresista", ha zanjado. 

Sánchez ha desechado la propuesta de Pablo Casado de dimitir si obtiene un escaño menos que en abril. "Me resulta curioso que tenga que asumir responsabilidades la principal fuerza que gana las elecciones", ha dicho Sánchez seguro de que los socialistas volverán a ganar los comicios, a pesar de que la cúpula asume ya que los resultados serán similares al 28A. 

Themes
ICO