logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Salvini no logra ganar en Emilia Romaña, feudo de la izquierda

El líder de la Liga, Matteo Salvini, pierde por primera vez desde 2016 en unas elecciones importantes, aunque el viento sigue soplando muy fuerte a favor del centro-derecha. En los comicios regionales de Emilia Romaña, considerados trascendentales para el futuro inmediato de la política italiana, Salvini había hecho este pronóstico a sus allegados: «No solo ganamos, será una victoria arrolladora».

Pero su arrogancia y gestos extremistas parecen haber tenido un efecto boomerang: Con el 8% de los votos escrutados, en Emilia Romaña gana el candidato saliente a la presidencia de la región, Stefano Bonaccini, del centro- izquierda, con el 51,8% de los votos. La candidata del centro-derecha, Lucía Borgonzoni, obtiene el 41,5%. También se celebraron elecciones en Calabria, donde, como estaba previsto, ganó con una diferencia superior a 20 puntos.

Pasada la medianoche, Matteo Salvini hizo una primera valoración de los resultados. Se mostró satisfecho porque a pesar de su derrota en Emilia Romaña, es la primera vez que durante la campaña la izquierda temió perder su feudo durante medio siglo: «Después de setenta años, en esta región, en la que siempre ganó la izquierda, ha habido partido y nosotros hemos estado en el juego».

En relación con el triunfo en Calabria, destacó que «por primera vez en una región del sur la Liga ha sido determinante para la victoria del centro-derecha, cuya candidata Jole Santelli obtuvo el 53,2% de los votos, mientras Filippo Callipo del centro izquierda quedó muy distanciado (30,7%).

Espectacular ha sido la caída del Movimiento 5 Estrellas, un partido en profunda crisis, que obligó a dimitir el pasado miércoles a su jefe político, Luigi Di Maio. El candidato del M5E en Emilia Romaña, Simone Benini, ha obtenido algo menos del 5% de los votos. Igualmente, en Calabria ha sido desastroso el resultado: Su candidato Francesco Aiello logró un 7,8%.

Consecuencias

Son varias las consecuencias de estos resultados para la política nacional, sobre todo los de Emilia Romaña. Matteo Salvini soñaba con ganarlas con el objetivo de pedir este mismo lunes la dimisión del gobierno y la convocatoria de elecciones generales. Ahora se retrasarán notablemente, seguramente al menos hasta que se elija nuevo presidente de la República, prevista para el 2022. La victoria del centro-izquierda refuerza al Gobierno de coalición formado por el Partido Democrático, el Movimiento 5 Estrellas e Italia Viva de Matteo Renzi. Pero cambia la correlación de fuerzas. El M5E, que es la fuerza mayoritaria por el número de parlamentarios, ve debilitada su posición en el gobierno frente al Partido Democrático. En las dos elecciones de ayer, los votantes del M5E, hoy en busca de nueva casa política, se inclinaron por la Liga o bien por el centro izquierda.

Fueron llamados a las urnas casi cinco millones de italianos (3.515.000 electores en Emilia Romaña y 1.960.000 en Calabria). El porcentaje de afluencia a las once de la noche, cierre de las urnas, fue 67,671% en Emilia Romaña, casi 30 puntos con respecto a las regionales de hace cinco años. Es un dato que refleja el interés que han despertado estas elecciones, sobre todo en Emilia Romaña, porque tanto la derecha como la izquierda se han movilizado desde hace meses. Se libró una singular batalla con disputa hasta el último voto. Aquí ha hecho campaña desde hace meses el líder de la Liga, con el objetivo de derribar esa fortaleza de la izquierda.

Necesita apoyos

La Liga ha obtenido en Emilia Romaña el 31% de los votos, prácticamente el mismo porcentaje que le dan las encuestas a nivel nacional. Pero es un resultado que demuestra que las limitaciones de Salvini: un hombre solo al comando, como él pretende ser en la derecha, no gana las elecciones. Necesita del apoyo de Fratelli d’Italia (11% a nivel nacional) y Forza Italia de Berlusconi (7%) para lograr una victoria en las generales.

Los analistas creen que Salvini ha exagerado en su extremismo durante la campaña, después de haber intentado dar una imagen más moderada inmediatamente después de salir del gobierno en septiembre pasado.

Themes
ICO