logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Salvini le arrebata Calabria a la izquierda, pero no logra asaltar el bastión de Emilia-Romaña

Noticias relacionadas

La izquierda italiana conserva su histórico bastión en Emilia-Romaña (norte), con poco margen frente a la lista del ultraderechista Matteo Salvini, pero pierde Calabria, según los sondeos a pie de urna al término de las elecciones regionales de este domingo.

En Emilia-Romaña, feudo de la izquierda durante 70 años, el candidato del Partido Demócrata (PD, centroizquierda), Stefano Bonaccini, obtendría un 49,7% de los votos, según los sondeos publicados por la televisión pública RAI. Su principal rival, Lucia Borgonzoni, apuesta de Salvini y de sus socios de la coalición de derechas, obtendría el 44,7 %.

En Calabria, gobernada por la izquierda desde 2014, la candidata de la derecha, Jole Santelli, apoyada principalmente por la Forza Italia de Berlusconi y Salvini, se impondría con un 51,7%, frente al candidato de izquierda, Filippo Callipo, (31,1%). Sentelli ya ha celebrado su triunfo junto al exponente de Forza Italia y expresidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

Emilia-Romaña: feudo de la izquierda

El líder de la oposición italiana, el ultraderechista Matteo Salvini, ha convertido las elecciones de este domingo en las regiones de Emilia-Romaña y Calabria en un plebiscito contra el reciente Gobierno de coalición del Partido Democrático y el Movimiento Cinco Estrellas (M5S).

Ambas regiones están gobernadas por el centro-izquierda y en particular Emilia-Romaña, con capital en Bolonia, está considerada un bastión frente a las derechas desde la Segunda Guerra Mundial, por lo que una victoria del sector ultraderechista habría sido un importante espaldarazo para Salvini. 

En Calabria, una región muy distinta de la industrializada Emilia-Romaña, acuciada por la mafia, la corrupción y el paro, la candidata de la derecha es Jole Santelli, de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi. La izquierda cuenta con Filippo Callipo, mientras que el M5S presentaba a Francesco Aiello.

En esta región se encuentra, además, el pueblo de Riace, conocido por el activismo de su alcalde, Domenico Lucano, contra la política anti inmigración del anterior gobierno de Salvini. El pueblo se encontraba en riesgo de despoblación cuando comenzó a acoger a personas solicitantes de asilo y es hoy un ejemplo de acogida.

A raíz de la imposición de nuevas políticas contra la inmigración, Lucano fue acusado de favorecer la inmigración ilegal y le fue impuesto un arresto domiciliario. Aunque finalmente fue puesto en libertad, se le prohibió residir en el pueblo.

En estas últimas semanas, además, se ha puesto en marcha un movimiento conocido como "Las sardinas", una iniciativa de corte antifascista que ha removido a la población al grito del emblemático himno Bella ciao.

El movimiento nació en noviembre en Bolonia, cuando en su primera manifestación logró reunir a unas 12.000 personas para protestar contra Salvini y desde entonces no ha dejado de crecer con concentraciones y manifestaciones en todo el país para reivindicar el carácter antifascista del Estado italiano.

Salvini: contra el Gobierno central

Salvini, líder de la Liga lleva semanas de intensa campaña electoral y esperaba con su victoria desestabilizar el gobierno de coalición formado en Roma tras la aparatosa ruptura de su acuerdo de gobierno con el M5S que le llevó a ser ministro del Interior. "Ganemos y enviemos el aviso de desalojo al Gobierno", había declarado Salvini. "El gobierno vive de la capacidad de cambiar las cosas.

De lo contrario, gana la política de la cháchara. Pero el odio no se puede comer", declaraba por su parte el líder del Partido Democrático, Nicola Zingaretti.

Por su parte, el M5S ha dejado bastante claro que no busca la confrontación política, ya que considera que tiene poco que ganar, en particular en un momento de reorganización interna de la formación.

La líder del partido derechista Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, aliada de Salvini, había anunciado que "si ganamos, desde el lunes pediremos elecciones anticipadas" alegando una disonancia entre la mayoría social y la mayoría parlamentaria que habilitaría al presidente Sergio Mattarella a convocar elecciones, aunque solo si lo considera útil para el país.

Themes
ICO