logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Rosario y Piedad

Muchos portuenses desconocerán que hemos estado huérfanos de estas dos advocaciones Marianas en nuestra ciudad durante algunos meses.Rosario regresó en octubre y Piedad es repuesta al culto hoy mismo.

Rosario de Afligidos, ‘La del Hospital’, Piedad de Misericordia ‘Los Cerillitos’, han sido sometidas a trabajos de restauración y por lo cual, han estado fuera de nuestra ciudad, concretamente en la ciudad hermana de Jerez de la Frontera.

No existía calle en Jerez con mejor nombre para guardar a estas dos ‘Rosas Pasionales’ de nuestra Semana Santa, que la calle Clavel, flor cofrade por excelencia, calle donde se encuentra el taller de S&S Restauraciones.

No es una tarea fácil restaurar una imagen y no precisamente por las técnicas que se utilicen, el estado de la imagen, condiciones ambientales, no, no me refiero a eso, me refiero a los sentimientos que dicha imagen ha despertado y despierta a sus fieles, a sus hermanos y a sus devotos. Esa devoción no se restaura, esa devoción hay que conservarla.

Bajo mi punto de vista, de nada nos serviría realizar una restauración para devolver a una imagen el aspecto que tenía por ejemplo en el Siglo XVII, cuando la devoción “sentimental” que tiene ahora es bien distinta a la que tuvo por aquellos tiempos.

Siguiendo la línea de otro restaurador como es Pedro Manzano, explica que siempre antepone “el concepto devocional procurando que los cambios no sean bruscos, sino paulatinos”.

El aspecto de muchas de las imágenes tal y como las conocemos hoy en día, es el resultado de varias policromías aplicadas en la misma imagen, por lo cual sería muy difícil decidir cuál conservar, cuando el resultado es la mezcla de todas. Por eso a mí me gustan las “restauraciones conservadoras”.

Yo solo quiero quedarme con el misticismo de lo ocurrido. Dos Dolorosas, que nunca antes habían estado tan cerca, poniéndose guapas para sus devotos, preparándose para el devenir de los años, para que los encajes de sus rostrillos acaricien sus rostros y que si por algún factor medioambiental haya que restaurarlas de nuevo, sea siempre por el calor de la devoción de nuestro Puerto.

Themes
ICO