Spain

Roberto Leal: «"¿Cuándo se van a llevar el bote?" es mi pan de cada día»

Roberto Leal (Alcalá de Guadaíra, Sevilla, 1979) podría presumir, aunque no lo hace, de protagonizar el «minuto de oro» cada día. 4,8 millones de espectadores estuvieron pendientes del desenlace de «Pasapalabra» este jueves; cifras que ningún programa de prime time consigue. El horario de máxima audiencia se ha adelantado. El periodista estrenó el viernes noche «El desafío», concurso de Antena 3 en el que ocho famosos hacen un reto por semana (jugar al baloncesto con una excavadora, conducir un coche sobre 300 botellines de cerveza...) y les valora un atípico jurado formado por Santiago Segura, Tamara Falcó y Juan del Val.

Enhorabuena por el éxitazo de «Pasapalabra».

Todo el mundo pensaba que el formato tenía que regresar y esperábamos que fuera bien. Esta yendo muy, muy bien. Nunca pienso en audiencias más allá de hacer una porra con cuatro amigos. Son datos muy grandes para un programa de las ocho de la tarde. Y es, sobre todo, una oportunidad para el equipo para seguir haciendo lo que hacían tan bien.

A récord diario.

Cada vez que veo que es un récord histórico, "¿ahora de qué? ¿De espectadores? ¿De cuota de pantalla?". Es una cosa que nunca había vivido. He estado en programas que han ido muy bien, pero estos datos diarios... Más allá del dato, que es la garantía de continuidad, donde lo notas es cuando sales a la calle. Me paran y comentan sobre Pablo [Díaz] y Luis [de Lama], el bote...

¿Quién se le acerca por la calle?

Cuando era reportero de «España directo» se me acercaban muchas señoras. Mi público ha ido cambiando. Después con «Operación triunfo» bajó a muchos niños y ahora son todos. «Pasapalabra» tiene una horquilla tan amplia que te ve un niño de 3 años y una señora de 80 que le hace ilusión que la felicites por su cumpleaños porque te ve cada tarde. "¿Cuándo se van a llevar el bote?" es mi pan de cada día.

¿Da vértigo la audiencia?

Lo primero que hago al levantarme es tomarme mi café y mirar las audiencias. He aprendido a que no me afecte ni para bien ni para mal. Ni con un 20% de cuota de pantalla salgo a la calle, "¡Tiradme fotos!", ni con un 6%, "¡Tiradme piedras!". El dato te puede alegrar un ratito, pero al final eres un profesional que, si todo va bien, tiene que aguantar viviendo de esto. Si te afectan las audiencias para volverte loco, mejor dedícate a otra cosa.

Hablemos de «El desafío». No es su primer programa de entretenimiento en prime time.

Me ha venido muy bien presentar otros programas de talento con jurado y concursantes. Tengo mucho más temple y te da una experiencia a la hora de moverte en un plató con tantas cámaras. He estado haciendo mi papel de bisagra entre los concursantes y el jurado, apagando fuegos que ya había vivido en otras etapas, pero aquí ha sucedido más de lo que esperaba. El programa se ha grabado como si fuera en directo; en alguno paramos tres minutos porque había que meter un bicharraco hidráulico de cinco metros. Hemos tenido ese nervio y pellizco del directo.

¿Los famosos se han rebelado en plató?

Rebelarse no, pero sí momentos de tensión real entre concursantes y jurado. Se palpa un pique en la competición. Mi papel era ayudar a gestionar las emociones porque algunos son deportistas de élite acostumbrados a triunfar y aquí no siempre ganan. No llevan bien la frustración y menos delante de una cámara. He sido un «coach» como me ocurría en otros programas.

Se recupera el espíritu de otros formatos como «El gran juego de la oca»

Venimos de muchos programas de música, cocina... Aquí jugamos con la incertidumbre de que ellos no saben a qué se van a enfrentar hasta el final del programa donde les contamos el siguiente desafío. Ellos son profesionales en lo suyo, pero metemos a Ágatha Ruiz de la Prada o David Bustamente haciendo apnea o los ponemos colgados a doce metros de altura.

Últimamente se hacen muchos programas con famosos. Bailan, cantan, hacen retos...

Tener a alguien reconocido es garantía de que la gente, cuando se asome, tenga una conexión con él. Es una especie de caramelo tener un famoso en un programa. Ya los hemos visto hacer casi de todo, pero esto es diferente. Tú te puedes imaginar a un famoso cantando, bailando, cocinando..., pero cuando le ves quemándose a lo bonzo, te preguntas qué necesidad tenía. Estoy seguro de que nunca habían estado tan al límite como en este programa. Han disfrutado mucho, pero también han sufrido.

Última: la mayoría de los programas de entretenimiento los están presentando hombres. Hay pocas mujeres últimamente presentando grandes programas de prime time.

Hago la misma lectura. No sé la razón, pero hace falta que den la oportunidad a compañeras. Es una realidad. Al final, más que la persona o el género, buscan perfiles, pero está clarísimo que hay mujeres tan profesionales.

Ver los comentarios

Football news:

14 millones de clínicas de trasplante de cabello, 6 millones de marcas de ropa, 0,5 millones de gimnasios: guía del Imperio empresarial de Ronaldo
Espero que Messi gane algo con la selección. Es uno de los mejores en la historia del fútbol. Márquez sobre el delantero del Barça
Capello sobre Froylán rojo: ¡ ni siquiera Zidane se lo creyó! ¿Lo viste reír? Atalante no tuvo suerte
Dejan Kulusewski: Nadie me quitará el placer de los entrenamientos diarios con Ronaldo. Esta experiencia es de por vida
El Real Madrid quiere apelar a la amarilla de Casemiro. El Real Madrid tiene la intención de presentar un recurso ante la UEFA solicitando la cancelación de la tarjeta amarilla que recibió el centrocampista Casemiro
No dejaré que Valentino controle la liga. Cartel del candidato presidencial del Barça Freixa sobre Pérez
Alaba quiere jugar en el mediocampo en un nuevo Club. Esa condición la adelantó el Real Madrid y el PSG