Spain

¿Quién dice que Jesús no desfila hoy en Murcia?

La primavera en Murcia, contra todo pronóstico científico, arranca cada año en la mañana del Viernes Santo. Cualquier murciano lo sabe. Todo cuanto sucede antes, desde las tardes que se alargan y los primeros azahares a la creciente algarabía en las terrazas, es solo un apresurado prólogo; meros preparativos, como la danza de los gorriones brincando aleros, que confluyen puntuales cuando el sol acaricia los tejados de San Agustín. En Murcia amanece la primavera en Jesús.

Esta mañana también lo hará. Porque para muchos, el alboroto de nazarenos en la iglesia privativa, ese útero de la nazarenía murciana, son los sanitarios que cruzan, firmes y valientes como estantes bajo la recia tarima, el barrio de San Andrés camino de sus hospitales.

El estrépito de los tambores sordos y su eco son las sirenas policiales que iluminan las calles desiertas. El Pendón Mayor es este diario que, con su puntualidad histórica, sirven los audaces quiosqueros a modo de pregoneros antes de arrancar el cortejo. Las burlas son aplausos desde los balcones, donde se enseñorean banderas moradas de escudos dorados y suenan las marchas.

La tela del paño de La Verónica se convierte en las miles y miles de mascarillas que la Cofradía ha repartido

Al ritmo de 'Mater Mea', que nadie sabe su nombre aunque todos la tararean, algunos se atreven a colocarse su capirote. Pero pocos los enseñan. Porque solo a la puerta de Jesús, aunque diluvie, hay que ir vestido de nazareno.

La primavera en Murcia amanece en Jesús. Aunque el azahar, huérfano de túnicas donde prender sus aromas, se pregunte si acaso no anunció antes la primavera. Y entre el flagelo de la pandemia, que son lo sayones de Los Azotes que a muchos contagió y a otros hizo sacar contraseña para el Paraíso, refulge el rostro apacible del Señor. O resplandece en la violencia de La Caída, que a incontables sanitarios atenaza, para transformarse en la mirada que el Nazareno, preso su pelo por tan vil mano, dirige a quienes defienden como héroes sus mostradores en farmacias y tiendas.

Burlas que son aplausos

No habrá en esta mañana tercios de burla y tambores sordos. Las burlas se tornan palmas y los tambores son el repique de vida que pregonan los respiradores en los hospitales. No habrá paño de La Verónica meciéndose en la brisa nazarena. Pero esa tela se ha convertido en miles de mascarillas. Tantas como la Cofradía de Nuestro Padre Jesús ha ordenado confeccionar con la tela morada de sus túnicas.

La mesa de La Cena, antaño cuajada de manjares frescos, se multiplica en los hogares 'moraos' donde anoche se recordaron otras procesiones, otras madrugadas de insomnio mirando al cielo. Hasta la lluvia, por seguir la tradición, acarició ayer la ciudad sin saber que el virus ya la tenía cercada. Llegó tarde e inoportuna como siempre. Ni auroros había entonando sus correlativas mientras se componía la palmera mítica que, a estas horas, también procesiona en otras palmeras de horizontes huertanos despejados de polución por el confinamiento.

Los mensajes en las redes se multiplican esta mañana como las filas de penitentes que cada año trazan una cicatriz nazarena sobre el asfalto. San Juan no anuncia hacia donde camina el Señor, sino señala al interior de los hogares, convertidos en improvisadas procesiones de recuerdos y suspiros. Porque los nazarenos de Jesús, en este día de Viernes Santo triste, se someten a lo único que jamás obedecerían: quedarse en casa en la mañana 'morá' más bella.

De 'tweet' en 'tweet'

Pasa la procesión de 'tweet' en 'tweet', de corazón en mensaje de voz. Y pasa en ellos La Dolorosa, esa cuya efigie coronó antaño como regalo de bodas tantas alcobas, alzando sus ojos al cielo, rostro que el dolor quiebra de belleza. Y culminará este desfile en un barrio desierto, cerradas las barras de los colmados que siempre celebraron el alboroque al Nazareno, que es vecino de San Andrés con segunda residencia en Las Agustinas.

Todo esto comenzó a suceder esta mañana. Bastaba asomarse en silencio a una ventana para sentirlo. Empezó cuando aún las rotativas, esos hornos de la prensa nuestra de cada día, aún crepitaban de tinta y tú amigo lector sentías que casi siempre hay que perder lo amado para añorarlo.

Opinión

Football news:

Arjen Robben: para mí, Guardiola es el mejor entrenador del mundo. Estábamos en la misma ola
Bayern ofreció a Alaba extender su contrato. El Club no quiere pagar más de 20 millones de euros al año
El asistente Simeone Burgas se retirará del Atlético. Trabajó con Diego durante 9 años
Los aficionados alemanes están en contra del reinicio del fútbol, pero no se han vuelto locos. La fuerza de la Bundesliga está en su conservadurismo
Presidente Sassuolo: Muchos clubes quieren a Dios, pero tenemos la intención de mantenerlo
Gareth Bale: No entiendo por qué a muchos les molesta que juegue al golf. Esta percepción fue creada por los medios
Kuyt cambiará de Abogado en Feyenoord en el verano de 2021