«El Parlamento Europeo deberá decidir si acepta la presión española y permite la encarcelación de tres disidentes políticos que ganaron las elecciones en Cataluña. Si se acaba nuestra inmunidad, la democracia europea habrá marcado un precedente muy negativo», avisó Puigdemont en una comparecencia en Bruselas en la que rechazó que la eventual retirada de su inmunidad sea el fracaso de su estrategia política, sino resultado de la presión ejercida por los partidos españoles. «Nunca hemos dado una batalla por perdida. Jamás», subrayó.

La semilibertad de los presos

Por otro lado, el juez de vigilancia penitenciaria decidió también ayer mantener el tercer grado penitenciario a los presos del procés y así lo comunicó a la prisión de Lledoners donde Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Jordi Turull, Raül Romeva y Josep Rull cumplen condena. De esta manera, estos continuarán solo acudiendo a la cárcel para dormir de lunes a jueves. La semilibertad -que ya fue concedida las exdirigentes Dolors Bassa y a Carme Forcadell este mismo martes- tiene carácter temporal, hasta que se resuelva el recurso presentado por la fiscalía contra la concesión de esta medida por parte de la Generalitat. El caso concreto de Joaquim Forn se resolverá hoy, aunque previsiblemente será en el mismo sentido.