Bicicletas, motos y otros vehículos están disparando la ocupación irregular de las aceras de Madrid. Así lo ha recalcado el responsable de Medio Ambiente y Movilidad del Grupo Municipal Socialista, Ignacio Benito, en la Comisión del área, destacando particularmente la dificultad añadida que tienen por esta causa las personas con movilidad reducida.

“Queremos dar voz a quienes más sufren este problema”, incide el edil, quien señala que hace unas semanas el PSOE se reunió por este motivo con representantes del CERMI de la Comunidad de Madrid.

En esta realidad cotidiana hay tres actores principales: quienes aparcan en las aceras sin tener que hacerlo, los que lo padecen en mayor o menor medida y el Ayuntamiento “que debería garantizar que se cumpla la legislación y salvaguardar los derechos de la vecindad”.

Añade Benito que “muchos ciclistas y conductores de patinetes están usando las aceras como carreteras”. Esto se da de manera muy grave, tanto que hace un mes le costó la vida a una anciana, en lugares como Madrid Río y otros parques de la ciudad.

“Pero ocurre más allá de estos puntos “calientes” y se extiende a lo largo y ancho de las aceras de Madrid, a cualquier hora y todos los días de la semana”, asevera el edil socialista, quien reclama medidas concretas al Gobierno municipal.

Se pregunta qué tienen previsto hacer al respecto en la nueva Ordenanza de Movilidad; si se está sancionando a los que aparcan mal; si prevén poner los aparcabicis que hacen falta o si van a seguir apoyando empresas privadas de bicicleta sin base fija.

Benito pide “sensibilidad y responsabilidad” a las autoridades municipales “que han de velar por la seguridad de las personas con dificultades para moverse por Madrid”, modo que “tendrán que actuar, imponer sanciones y hacer alguna campaña de concienciación para que quien aparca mal en una acera se dé cuenta de que está levantando un muro para muchas personas”.

Por último, el concejal del PSOE advierte al alcalde de que, por muy aficionado que sea a las motos, “no es responsable incentivar a lo loco el uso de este vehículo pasando por encima de los madrileños y las madrileñas”.