Este protocolo, elaborado en 2017 para prevenir y orientar en la identificación de la población de riesgo a las y los profesionales que intervienen en este tipo de violencia de género, se ha traducido a estos idiomas al ser los más utilizados por la población más afectada por esta práctica, también para trabajar más eficazmente con las comunidades de origen y para responder a una demanda de las entidades, según ha informado la Junta en nota de prensa.

El protocolo consta de una primera parte en la que se analiza el significado de la mutilación genital femenina desde diferentes perspectivas para comprender su magnitud, los diferentes tipos de prácticas que existen, las consecuencias para la salud y el marco jurídico. Esta primera parte finaliza con el análisis de la realidad en Castilla-La Mancha.

La segunda parte empieza con las instrucciones necesarias para realizar un abordaje integral a la hora de prevenir los casos que se detectan y a continuación ofrece medidas concretas de intervención (sensibilización, prevención y tratamiento) y coordinación en los ámbitos sanitario, educativo, bienestar social, universitario, entidades y asociaciones y el mismo Instituto de la Mujer.

Para favorecer y mejorar la efectiva aplicación de estas medidas, el protocolo también prevé la celebración de comisiones de seguimiento en las que se evalúa su funcionamiento.

Las personas interesadas pueden encontrar los documentos en los diferentes idiomas en el enlace https://institutomujer.castillalamancha.es/protocolo-de-mutilacion-genital-femenina

Además de este protocolo, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha puesto en marcha otras herramientas como la Ley 4/2018 para una Sociedad Libre de Violencia de Género en Castilla-La Mancha con la que reconoce la mutilación genital femenina como una forma de violencia contra las mujeres y promueve su erradicación.

La Consejería de Igualdad, a través del Instituto de la Mujer, también tiene una línea de ayudas para la prevención de la mutilación genital femenina dotada con 52.000 euros para que las entidades que trabajan en este ámbito impartan formación y realicen tareas de sensibilización y prevención.

La directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Pilar Callado, ha manifestado que, con estas políticas, “el Gobierno de Castilla-La Mancha quiere contribuir a la erradicación de esta terrible violación de los derechos fundamentales de mujeres y niñas para lo cual estamos facilitando el acceso a la información y a los recursos de que dispone la Junta de Comunidades a las organizaciones que trabajan a pie de calle con acciones de sensibilización y prevención”.