“Este maltrato es obsesivo por parte de la Moncloa. Llega a ser cuestionado, incluso con cierta sorna, que el presidente del Gobierno desde Senegal no tenga otra cosa mejor que hacer que arremeter contra Madrid insuflando nervios y miedo a la población”.

“Es algo insensato, no pueden darle miedo a los ciudadanos, no pueden cambiar los criterios de la vacunación cuando vacunarse es seguro, cuando hacerlo con AstraZeneca es seguro, también para los menores de 60”.

“Pedro Sánchez ha abdicado de ser gestor en Madrid, el presidente del Gobierno ha abdicado de ser presidente de los madrileños, ha decidido que esto no le conviene, no es su territorio, como si esto fuera por regiones”.

“Y lejos de ayudarnos, lo único que ha hecho es darnos por perdidos porque no lo controla: no controla la economía, no controla el aeropuerto, no controla la epidemia y tampoco la Comunidad Madrid en su conjunto”.

TRIUNFO DE UN MODELO DE LIBERTAD

“Sánchez e Iglesias tienen que asumir que el discurso social se está cayendo y tienen que entender, aceptar y asumir que el discurso obrero del Siglo XIX se está cayendo porque hoy los ciudadanos son libres que quieren seguir adelante con sus proyectos vitales”.

“Tienen que entender que esa forma de gobernar con opulencia y con ese egoísmo se cae, que las medidas sanitarias del Gobierno de España se caen, que las medidas económicas que no toman se caen y que su discurso, por tanto, se cae”.

“Sin embargo, el proyecto liberal es el que está triunfando en Madrid con pasión y como hace muchísimo tiempo que no veíamos. Y quizás porque defendemos la libertad de los hosteleros y no el de los etarras, la libertad de los comerciantes y no el de los okupas o de los golpistas, la libertad de las personas que todos los días se levantan en esta comunidad a pelear, a sufrir a pagar impuestos pero que, sin embargo, les hace vivir a su manera. Y si se para Madrid, insisto, se para España”.

NO RELAJARSE CON LAS ENCUESTAS

“Es cierto que ahora las encuestas son positivas, que nos están dando buenos resultados, pero yo creo que después de lo vivido podemos hacer de todo menos relajarnos. No estamos para eso, ni mucho menos para el conformismo ni tampoco para pensar que las cosas están hechas”.

“Los proyectos importantes como la libertad se pelean cada día y eso es lo que tenemos que hacer de aquí para adelante. No relajarnos ni confiarnos porque eso sería un tanto soberbio”.

“No sabemos lo que los ciudadanos van a decidir el 4 de mayo y, por eso, hasta el último momento tenemos la obligación de trabajar como si nos faltara un escaño, un voto”