Spain

Por qué la única estrategia posible de Cs y Vox es ser socios júnior de Ayuso

Todas las encuestas vaticinan que la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, será la ganadora de las elecciones autonómicas del 4 de mayo. Pero la incógnita de esta cita electoral es si el Partido Popular tendrá escaños suficientes para gobernar con el apoyo de Vox y Ciudadanos, y no está claro que haya espacio para tres partidos en el ala derecha.

La batalla electoral en este bloque se juega en el segundo puesto del podio. En los últimos días, Ciudadanos y Vox han ido redirigiendo su discurso de campaña en torno a la figura de Isabel Díaz Ayuso, a medida que las encuestas dejan claro que su única opción es aupar un Gobierno popular.

Monasterio ha pasado de asegurar que iba a las elecciones “a ganar” y ver luego “a quién invita” a su Gobierno, a afirmar que “se entiende con Ayuso” y pedir que la formación azul anuncie ya qué socios de gobierno prefiere. Arrimadas también ha hecho lo propio y pide a la presidenta madrileña que diga ya si va a cambiarles por Vox, asumiendo que las opciones de Ciudadanos son mínimas.

Salvo Ayuso, ningún otro partido del espectro de la derecha se ve como ganador el próximo 4 de mayo. E Isabel lo sabe. “Ha sabido colocarse bien en la posición central, llevando toda la narrativa de campaña en torno a su figura, y que sean los otros dos los que tengan que diferenciarse”, explica el politólogo y profesor de la Universidad Carlos III Pablo Simón.

Según la encuesta preelectoral del CIS, la actual presidenta robaría el 53% de los votos al partido naranja y un 44% al de Monasterio. En 2019, Ciudadanos logró cerca de 630.000 apoyos, pero siguiendo al CIS solo uno de cada cinco votantes se mantendría fiel al partido, ahora liderado por Edmundo Bal. Si solo el 20% volviera a votarles, el partido se quedaría por debajo de la barrera del 5% necesario para lograr un sitio en la Cámara regional y unos 120.000 votos quedarían huérfanos de escaño.

Aunque los sondeos los sitúan en mejor posición, el trasvase de votos de Vox al PP pone en riesgo su entrada en la Asamblea. Ante este escenario, a Ciudadanos y Vox solo les queda jugar la carta de 'socio júnior' del Gobierno regional: “Ahora mismo, Ciudadanos es muy vulnerable al voto estratégico. Las encuestas tienen cierta capacidad para moldear o acompañar las decisiones a la hora de votar. Y si te encuentras con varias que te dan representatividad dudosa, como está ocurriendo, hará que a los votantes les salten las alarmas y ejerzan el voto útil, generando una profecía autocumplida”, considera Simón.

Que ambos partidos no lleguen al 5% y se cumpla el mantra de que el PP pueda morir de éxito es, según los expertos consultados, una quimera poco probable, aunque no imposible. "Si roba pocos votos, los dos partidos entran y no se da. Y si roba tantos votos que los partidos se quedan muy lejos de la barrera, también pierde pocos votos", considera Berta Barbet, politóloga de la Universidad Pompeu Fabra.

"El principal riesgo es que se queden los dos cerca del 5%. Es decir, agrupando un porcentaje de votos importante y no entrando. Si se quedan muy lejos, Ayuso puede no morir de éxito", considera Barbet. "No es igual a que se queden en 4,9 cada uno o que Vox aguante y Cs se vacíe completamente. Si se vaciasen completamente, se planta en el 46%, cerca de la mayoría absoluta", coincide Simón.

Una mayor participación sería negativa para Ciudadanos, ya que indicaría que ha habido una fuerte polarización en el voto. “La vía que tienen es la que ya están tomando: insistir en que formarían Gobierno con el PP y que serán el socio júnior fundamental para moderarlo, llevarles hacia el centro. Tiene sentido, porque las fugas se están yendo al PP, pero a la vez les desdibuja un poco” añade el politólogo.

El mapa de quién ganó dentro del bloque de la derecha en las anteriores autonómicas detalla dónde puede ir el Partido Popular a buscar el botín del voto a Ciudadanos. Hasta en 37 municipios la lista de Ignacio Aguado logró mejor resultado que la de Isabel Díaz Ayuso. Entre ellos, estaban algunas de las grandes ciudades de la región como Fuenlabrada, Alcalá de Henares, San Sebastián de los Reyes o Leganés.

Foto: Iglesias visita despensas solidarias en Vallecas durante la Semana Santa. (EFE)

Aunque no es preciso comparar entre elecciones autonómicas y generales, Vox pasó de un 8,88% de los votos en mayo de 2019 a un 18,35% en la región de Madrid medio año después. Las encuestas lo sitúan de nuevo en torno al 8% para la Asamblea. Simón descarta que podamos estar viendo una infraestimación de la formación de ultraderecha: "El votante de Vox no se oculta, es bastante expresivo".

La contienda a nivel nacional sitúa en mejor posición a Vox, que intenta llevar ese marco a su discurso de campaña. "Es difícil, porque no hablar de la Comunidad de Madrid es remar a contracorriente", opina Simón. Según el último CIS, el votante que más va a votar en el conjunto de España, no tanto por Madrid, es el votante de Vox, “por eso le interesa que se contaminen las elecciones autonómicas del clima nacional”, explica Simón.

Como sucede entre los partidos de la izquierda, el miedo a que una cantidad importante de votos dentro del bloque suponga la pérdida de la mayoría hace que los discursos se dirijan a demostrar quién es más oposición frente al bloque ideológico contrario. Ayuso lo hace con Pedro Sánchez, para concentrar el voto de todos los descontentos con el Gobierno central. Y Vox lo hace bajando a Vallecas, a pesar de que su electorado ni está ahí, ni se le espera.

“Vox está intentando dar a entender que representa a un votante que no representa, pero que le conviene decir que representa. Necesita dejar atrás la imagen de partido elitista y bajar un poco más a ser un partido popular. Para ello, intentan ir a ciertos barrios para que parezca que tienen un perfil de ahí, aunque no tengan los votos. Ir a Vallecas también les era útil a la hora de demostrar que la principal ‘oposición’ a la izquierda son ellos, no otros partidos que no tienen enfrentamientos así de abiertos”, explica Barbet.

El nivel de renta no juega un papel especial entre el votante de la derecha. El análisis de los datos en cuanto a sección censal en las elecciones previas muestra que en los tres partidos se cumple el mismo patrón: a más renta, más votos. Dentro del electorado del Partido Popular, el grupo más grande de votantes se situaba en el 20% más rico de las secciones censales. En el caso de Ciudadanos, destaca más el perfil de renta medio-alta. Y el electorado de Vox tiene algo más de peso en el 20% más pobre, aunque la diferencia es escasa.

Y si se mira cuál de los tres partidos obtuvo mejor resultado según la renta, el PP ganó en todos los grupos excepto en las rentas medio-altas, donde Ciudadanos lo aventajaría por décimas. "Ciudadanos tradicionalmente come al PP en las rentas medias-altas y Vox en medias bajas, dentro de la derecha siempre", apunta Simón.

Para Barbet, hay que tomar estos efectos con cautela, "porque a veces se deben únicamente a que en las zonas pobres hay menos participación, y esto hace que con porcentajes similares de voto sobre el censo, se tengan mayores porcentajes de voto sobre los votos válidos", advierte.

Football news:

Griezmann conversó con Hamilton y visitó las cajas de Mercedes en el gran premio de España
El Barcelona siente que Neymar la usó. Dijo que quería volver, pero extendió su contrato con el PSG (RAC1)
Los aficionados del Arsenal: Querían regalarles algo bueno. Lamento que no hayamos podido
El Atlético no perdió en el Camp Nou. La lesión de Busquets es el punto de inflexión del partido (¿y la carrera de Campeones?)
Verratti se lesionó los ligamentos de la rodilla en el entrenamiento del PSG. La participación en la Eurocopa aún está en duda
El contrato de Neymar en una sola imagen. Mbappé quiere lo mismo
El Manchester United quisiera fichar en verano a Bellingham, no a Sancho. Borussia no va a vender Jude