Spain

Polémica en Gondomar por la baja del secretario municipal

val miñor

El PP  asegura que Paco Ferreira era conocedor de que la ausencia iba a ser superior a un mes

nnn Lejos de solucionarse, la problemática derivada de la falta de secretario municipal en Gondomar continúa creciendo aunque ahora acompañada de polémica. La portavoz del PP local, Paula Bouzós, acusa al alcalde Paco Ferreira de "disfrazar la realidad" al asegurar que el regidor era conocedor de que la baja laboral del funcionario iba a ser de varios meses. Bouzós explicó a este diario que en la comisión informativa del último pleno el regidor les relató la situación, y entiende que solicitó la baja accidental como medida de presión hacia la Xunta al entender que no le iban a conceder la prórroga del sustituto, "en vez de pedir un interino tal y como hizo el pasado martes mientras el jefe de negociado de secretaría, Manuel Soliño, ocupaba el puesto de manera temporal". 
Así pues la portavoz de los populares argumenta su postura basándose en el Real Decreto 128/2018 que regula el régimen jurídico de los funcionarios de la Administración local con habilitación de carácter nacional, que advierte que la fórmula elegida por Ferreira se puede aplicar durante un plazo máximo de un mes, "sin embargo esperó para ponerse en contacto con la Xunta el 27 de febrero, seis días antes de que venciese el plazo". El regidor, por su parte, desmintió tajantemente las acusaciones vertidas por Bouzós alegando en primer lugar que no era conocedor de la duración de la baja laboral del secretario, y asegura que la contestación formal de la Administración con fecha del 9 de marzo "deberían de haberla realizado uno o dos días después". Ferreira aseguró que además de la demora en el procedimiento se sumó la negativa a la prórroga propuesta y que la solución de última hora que permitió la celebración, in extremis, del pleno de ayer tarde "se debió al temor de que Gondomar no fuese a las elecciones". En esta línea el alcalde recalcó que dicha decisión se tomó con el fin de no alterar el proceso electoral, "sin importarles la paralización del Concello".
Por otra parte Ferreira aclaró que la medida adoptada incurrió en una ilegalidad, ya que según explicó "la habilitación excepcional de Soliño solamente le dio la condición de secretario con vistas al pleno de constitución de mesas, el resto del día seguimos sin esta figura a efectos prácticos", que además es indispensable para el funcionamiento de la Administración local. "Si toman esta decisión para la celebración de la sesión plenaria, también lo pueden hacer para otro tipo de casuísticas", finalizó . 
Este no es el único Concello de la comarca que se encuentra en una situación similar, la secretaria municipal de Baiona cesó su actividad el pasado martes y el alcalde Carlos Gómez explicó que ya enviaron la solicitud a la Xunta para que se incorpore un funcionario en régimen de interinidad para evitar problemas as corto plazo  n