Spain

Podemos se autocensura: propone leyes "fáciles" para negociar con el PSOE y edulcora sus exigencias

Las fuentes de un lado y del otro lo confirman: "Todo va bien, muy bien incluso, mejor de lo esperado... es sorprendente la coordinación, la buena voluntad, hasta el buen rollo". Tanto PSOE como Unidas Podemos están encantados de haberse conocido y de que se abrazaran sus líderes un 12-N, sólo 48 horas después de las elecciones. Es más, desde la formación morada insisten en que no tienen ningún miedo a mimetizarse con los socialistas, "porque sólo queremos hacer políticas y las estamos haciendo".

Eso sí, la formación de Pablo Iglesias sabe que toda esta luna de miel no sólo se romperá cuando se acerquen las elecciones -"es evidente que entonces todos haremos más hincapié en las diferencias"-, sino que depende de que se conviertean, de verdad, en una formación institucional de gobierno y nadie se salga de su papel.

Por eso los ministros admiten que las leyes que presenten "no serán iguales que cuando éramos oposición" y por eso el grupo parlamentario selecciona con autocensura qué Proposiciones de Ley llevará a trámite. 

Nueve leyes "negociables"

Por ahora, Unidas Podemos ha seleccionado nueve de los textos que ya registró en las anteriores legislaturas "con la idea de que son leyes que creemos de inicio que el PSOE podrá negociar". Y además les está pasando el peine para que lleguen con un texto aceptable por los socialistas. "Y lo que falte, se discute antes de llevar el texto al Congreso", confirman fuentes del Grupo Parlamentario.

Las Proposiciones de Ley, de hecho, las ha llevado Unidas Podemos a la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes, para que todas sean incluso revisadas por los ministerios concernidos y éstos emitan opinión. De hecho, esto significa someterse al poder de Carmen Calvo, de cuya vicepresidencia depende este departamento que hoy ocupa José Montilla. "Ahí no nos vetan nada", explican las citadas fuentes, "pero si hay muchas salvedades, ya entendemos qué quiere decir".

Los nueve proyectos elegidos son: la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, para derogar los plazos máximos que impuso el Gobierno del PP para instruir sumarios; la reforma del Código Penal para eliminar las penas de cárcel de hasta tres años a los integrantes de piquetes en huelgas, más allá de sus acciones, porque los morados consideran que es un instrumento represor. Estas dos normas ya fueron registradas en anteriores periodos de sesiones.

Además, se está revisando la ley sobre el sistema agrario, que preveía fijar precios mínimos y propone la venta directa del campo a los colegios rurales; la de información sobre gastos reservados; la reforma del Código Penal Militar, para evitar que se aplique esta norma a los agentes de la Guardia Civil; la de medidas contra la deslocalización de actividades industriales, que busca forzar que cualquier empresa subvencionada esté obligada a permanecer 10 años en España; la reforma de la llamada ley mordaza para "garantizar la libertad de expresión"; una ley integral para los servicios de extinción, salvamento y protección civil; y la de eliminación de segregación por sexos.

'Ataques de cuernos'

Y es que las primeras discusiones de este viaje de novios ya se han producido y en Podemos nadie quiere que esto se estropee. Por mucho ataque de cuernos que tenga alguien del lado socialista en el Ejecutivo. Han sido tres las fricciones por ahora:

Cuando el 4 de febrero Pablo Echenique votó en Junta de Portavoces en contra de publicar el historial del ex policía Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, saltaron todas las alarmas. Podemos abandonaba una de sus reivindicaciones más beligerantes, que reúne dos auténticos banderines de enganche para sus votantes: las cloacas policiales y la memoria histórica.

No pasaron más de 15 minutos hasta que el portavoz de los morados convocó de urgencia a la prensa para unas declaraciones en los pasillos del Congreso. No habían claudicado a las posiciones del PSOE, siempre contrario a desvelar estos secretos, ni había pelea soterrada con los socialistas. Fue simplemente un error, motivado por "dudas jurídicas".

Cuando la semana pasada se filtraron los planes del Ministerio del Interior sobre inmigración, la formación morada hizo llegar soterradamente su enfado a la prensa. La sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos avalando las devoluciones ne caliente desempolvó un texto del departamento de Fernando Grande-Marlaska. La idea era endurecer las condiciones de entrada a España y los requisitos para solicitar el asilo en nuestro país.

Esa misma tarde, fuentes de Interior alegaron que era "un simple borrador",con fecha del pasado octubre y que se trataba de un escrito a nivel técnico que nunca llegó a plantearse a nivel político. Pero a la vez se supo que las concertinas ebn las verjas de Ceuta y Melilla serán finalmente sustituidas por un recrecimiento de las vallas.

Y cuando este mismo jueves se reunieron las comisiones de coordinación entre grupos parlamentarios y partidos del Gobierno de coalición, el ministro de Justicia tuvo que agachar la cabeza ante Irene Montero: su ley de libertades sexuales, la de "sólo sí es sí", irá al Consejo de Ministros antes del 8-M. Aunque haga falta arbitrar un procedimiento de urgencia, según confirmaron fuentes parlamentarias a este periódico.

El PSOE quería que toda la modificación que pretende llevar al Código Penal fuese unida, para esconder debajo de este "avance feminista" la rebaja de las penas a los delitos de sedición que facilitarán su negociación con Esquerra pero levantarán  una polémica justificada.

Anticiparse

La realidad es que estas nueve son muchas leyes, y que Unidas Podemos tiene un cupo de sólo dos Proposiciones por periodo de sesiones, es decir, un máximo de cuatro al año. Por eso, las fuentes consultadas en el Grupo Parlamentario no confirman que las vayan a registrar todas. Es más, la primera criba depende del filtro de Calvo a través de Relaciones con las Cortes.

En todo caso, se encomiendan a las reuniones de coordinación, como la celebrada el jueves, para ir limando discrepancias y reticencias mutuas: "Se demostró que los mecanismos de coordinación funcionan; cuando hay discrepancias, nos reunimos y lo solucionamos", señalan.

En cuanto a las posibles discordias, la estrategia está siendo la de la anticipación, como ocurrió con la sentencia del TEDH sobre las devoluciones en caliente "para que las diferencias de opiniones no nos influyan" y se coordine el mensaje común.