Por ello, ante este preocupante futuro, el avance de la vacunación cobra una relevancia aún mayor. De momento, según los últimos datos sanitarios, 3.411.914 de personas ya cuentan con la pauta vacunal completa contra la covid, es decir el 7,2 % de la población. En este sentido, los últimos registros del departamento que dirige Carolina Darias indicaron que de viernes a domingo se inocularon 522.844 dosis, y de estas 83.213 fueron segundos sueros para la inmunización. En este escenario, además, actualmente hay más de 9,4 millones de ciudadanos a los que se les ha administrado alguna dosis, es decir el 19,9 % población española.

Para seguir con este ritmo e incrementarlo España sumó ayer la llegada de 1,2 millones de dosis de Pfizer y, en los próximos días, los nuevos lotes de AstraZeneca y Moderna, que se cifran por encima de las 400.000 vacunas. Además, Darias remarcó que España recibirá 1,7 millones de dosis de Pfizer semanalmente, desde el 26 de abril, un balance que podría tener también un nuevo impulso si la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) da el visto bueno a volver a vacunar con las aproximadamente 150.000 dosis de Janssen que permanecen almacenadas.

A la espera, mientras, siguen estando por otro lado las personas menores de 60 años que recibieron una dosis de AstraZeneca, que deberán seguir esperando unas semanas más para saber si se les administrará una segunda dosis de este preparado, como aconsejan los especialistas, a la vista de que las segundas dosis no parecen provocar los raros trombos detectados con las primeras, o bien se les inyecta un vial de otra vacuna. También podría darse el caso de que no reciban ninguna inmunización más. Y es que el Gobierno ha decidido impulsar, a través de Instituto de Salud Carlos III, dependiente de los ministerios de Ciencia y Sanidad, un ensayo clínico para analizar la seguridad y eficacia de que reciban la segunda dosis de Pfizer. Y no es el único punto sobre la mesa.

La Comisión de Salud Pública estudiará hoy una propuesta del Gobierno que propone espaciar las segundas dosis de Pfizer y Moderna. El objetivo de esta es aumentar el intervalo de administración de las inmunizaciones para los menores de 79 años, con el fin de inocular el suero cuanto antes al mayor número de personas vulnerables.

Acuerdo con las mutuas

Por otro lado, y cuando la incidencia ha crecido en España hasta los 230 tras el fin de semana, la Seguridad Social está ultimando un convenio de colaboración con la Fundación CEOE y con las mutuas de accidentes de trabajo para poner las capacidades logísticas y el personal sanitario de estas últimas a disposición de las comunidades autónomas para vacunar durante los próximos meses.

Así lo explicó el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, que aseguró que las mutuas de accidentes de trabajo «tienen personal sanitario y locales que podrían ponerse a disposición de las autoridades sanitarias de las CCAA si así lo consideran conveniente».

Además, añadió que esta posibilidad de colaborar en el proceso de vacunación «podría ser incluso vinculado al ámbito empresarial».