Spain

«Para que el niño acepte un sabor nuevo debe probarlo de 8 a 40 veces»

La teoría dice que la hora a la mesa debe ser momento de reunión familiar, un momento libre de móviles, tablets y distracciones. Pero a veces se convierte en un momento de estrés: el niño o la niña no quieren comer. Y entonces, sacamos la tablet. Error. Ni logramos que coja gusto por la comida ni mantenemos a salvo de pantallas algo tan sagrado como la mesa de la cocina. Laura Hoyos, Gaby Cárdenas y Andrea Fontecilla abordan esta cuestión en 'Comida real para bebés', un recetario con consejos (no solo de cocina) para que la comida y la cena no acaben indigestándose. Además, el libro ofrece un ramillete de sabrosas y saludables recetas para peques y para mayores, claro. Laura Hoyos responde a la entrevista.

- No pocas veces con tal de que nuestro hijo coma, se hace de todo. Desde jugar en la mesa, hasta ponerle la tablet, cantar canciones sin parar para 'despistarle'. ¿Se le puede enseñar a comer sin esos 'trucos'?

- Claro que sí. Lo primero, es entender que al iniciar la alimentación complementaria, que como su nombre lo indica «complementa a la lactancia materna o de fórmula» hasta el año de edad, algunos bebés no van a comer la cantidad que esperamos que coman, e inclusive algunos, quizás, coman uno o ningún bocado. Entonces, nosotros como padres debemos bajar la expectativas, ya que la alimentación es un proceso que al igual que aprender a caminar, ellos tienen que aprender a comer y debemos respetar sus tiempos.

Lo segundo, es sacarnos de la cabeza que el bebé/niño gordito y que se come todo es el que está sano. Si se lo permitimos, tienen la capacidad de autorregularse de acuerdo a sus requerimientos calóricos en el momento. Pero insisto, debemos darle la oportunidad a que ellos exploren su comida por sí solos o en el caso de ser alimentados con cucharas que ellos decidan si abren la boca o no. Recordemos que pasaron de tomar sólo leche, a comer alimentos que cada uno tiene un sabor, color, olor y textura diferente y lo más probable es que a la primera no acepten algunos, pero a mayor exposición, mayor es su aceptación.

En lugar de estresarnos e inventar mil y un trucos para engañarlos, debemos acompañarlos en el proceso de la forma más respetuosa posible, siempre ofreciendo alimentos saludables y nutritivos para que cuando ellos decidan comer, sean alimentos de calidad. Además, a lo largo de este proceso el bebé va experimentando múltiples cambios a nivel cognitivo, emocional, físico, metabólico, se enfermarán, se sentirán cansados y más; que hace que sea imposible que su apetito sea constante y regular. Ellos, al igual que nosotros los adultos, tienen sus días en los que comerán más o comerán menos. Si queremos que ellos aprendan y disfruten de comer, la mejor forma es respetando y acompañándolos en el proceso. Si va subiendo de peso, está sano y con energía, no hay de qué preocuparse. Por esto, es sumamente importante evitar estresarse porque ellos perciben esas energías y se contagian. Mucha paciencia y amor.

- Rara vez atendemos cuando nuestro hijo dice que no quiere más porque muchas veces entendemos que tiene que comer más. Pero, ¿no sería mejor escucharles y si un día no quieren comer más dejarles? Los adultos también tenemos días en los que sentimos menos hambre. En el libro recomendáis no obligarle a comer.

- Sí, exactamente. El concepto de Baby-led weaning es eso, dejar al bebé comer de forma autónoma. Que sea él quien elija la cantidad y el alimento que se llevará a la boca sin que el adulto intervenga más que ofreciéndole alimentos saludables. Si queremos que construyan una buena relación con los alimentos y evitar que a la larga cuando vayan creciendo se conviertan en «picky eaters», niños que no comen o que comen muy poco o que tienen sólo 2 o 3 alimentos en su lista; debemos respetar sus señales de hambre y de saciedad. Lo peor que podemos hacer es eso, obligarles, crear un ambiente estresante cuando comemos, porque ya el bebé estará predispuesto desde el minuto cero cuando los sentamos en la trona, lo que se va a convertir en un bucle infinito que lleva a muchos padres a darles la comida viendo la tablet, con distracciones, etc. Debemos ir despacio y si un día come poco, pues al día siguiente seguro comerá más.

Laura Hoyos.
Laura Hoyos.

- ¿Cuántas veces hay que insistir con un alimento que no les gusta?

- Está comprobado que a mayor veces que ofrezcamos el alimento, mayor va a ser su aceptación. Probablemente, la primera vez que probamos el sushi o el yogur, no nos gustó, pero poco a poco a medida que lo fuimos intentando, ya se han convertido hasta en favoritos. Pues, igual pasa con los bebés, hay alimentos que no les harán mucha gracia, como por ejemplo los vegetales, y los rechazarán no una ni dos, sino varias veces. Lo importante es seguir ofreciéndole el alimento sin etiquetarlo como que no le gusta y no se lo doy más. Para que acepte un sabor nuevo es necesario que lo pruebe unas 8-40 veces, tratando de no dejar un periodo de tiempo muy largo entre exposiciones. Un ejemplo perfecto de esto, es el caso de Emiliana, la hija de Gaby, que contamos en el libro: Emiliana rechazó el brócoli muchísimas veces, Gaby no dejó de ofrecerlo, jamás la obligó pero se lo siguió presentando y después de 37 veces Emiliana se animó a probarlo y desde ese día se convirtió en una amante del brócoli.

- ¿Conviene prepararlo de diferentes formas a ver si con alguna entra? Si puedes ponerme un ejemplo, por ejemplo brócoli, coliflor…

- Sí, de hecho es una de las estrategias para que el bebé/niño acepte un alimento. Muchas veces nos enfrascamos en cocinar de una sola forma pero nos olvidamos que existen muchas otras formas de preparaciones y también de presentaciones. Por ejemplo el brócoli que es un vegetal que toda mamá asocia con el baby-led weaning, la realidad es que hay bebés que lo aman pero hay otros que no tanto. Entonces, si aplicamos lo que dijimos de exponer varias veces, podemos variar la forma de cocinarlo: al vapor (normalmente es la mejor opción, ya que conserva mejor sus nutrientes), hervido, al horno, cocinado en el microondas, a la plancha o al grill. Aunque no lo creamos, no saben igual si lo cocinamos de una forma u otra. Sea cual sea la forma de cocción, también puedes jugar con la presentación: en forma de arbolito (es la forma clásica en la que se come y cocinado al vapor), triturado con un tenedor (también es una opción para aquellas mamás que no se atreven a darles trozos al principio), en forma de hamburguesita (mezclado con harina integral de trigo para que no se deshaga y cocinado a la plancha), picado en rodajas (esta presentación puede ayudar a los bebés que quizás son más sensibles al tacto, que tocan el arbolito y les da escalofríos).

- En su libro incluyen una amplia variedad de alimentos. Algunos no muy populares entre los más pequeños: avena, gambas, quinoa, remolacha... ¿nos cuesta salir del puré y el pollo?

- Hay una lista enorme de alimentos que muchas familias ni conocen porque estamos acostumbrados a comer siempre lo mismo. La alimentación juega un papel importante en el desarrollo integral del bebé y se necesitan de muchos nutrientes con sus vitaminas y minerales, para que esto suceda de una forma correcta. Se ha demostrado que es posible modificar parte de la genética de los bebés al mejorar su nutrición e incluso mejorando la nutrición desde el embarazo. Sabiendo esto, debemos ofrecer una amplia variedad de alimentos, ya que cada uno ofrece nutrientes diferentes. Nosotras en el libro 'Comida real para bebés', sugerimos ofrecer en cada plato un alimento de cada grupo, siguiendo las recomendaciones del plato infantil de Harvard. Y es por esto que también incluimos una lista bastante amplia de alimentos de cada uno de los grupos. Y lo fundamental no es que se coma todo, sino que al menos prueba una cucharada de cada uno de los grupos al día.

- Sugieren aprovechar bien los primeros 15 minutos a la mesa. ¿Y si después se quieren levantar?

- Siempre y cuando no sentemos al bebé a la trona con hambre o con sueño, los primeros 15 minutos son claves porque tenemos su atención plena. En ese tiempo, es capaz de enfocarse solamente en los alimentos que ofrecemos, bien sea en su bandeja o con la cuchara. Lo que no quiere decir que al pasar los 15 minutos ya no va a comer o que antes de esos 15 minutos no debemos levantarlo si el bebé así lo quiere. Hayan pasado los 15 minutos o no, si el bebé se quiere levantar de la silla, lo levantamos y no lo obligamos a estar en donde no quiere estar. Si sientes que, quizás, puede comer un poco más, lo sentamos en nuestras piernas (qué mejor silla para ellos) y seguimos ofreciendo los alimentos. ¿Qué no quiere comer más?, pues hora de pasar a la siguiente actividad.

TRES RECETAS

Muffins de merluza

Ingredientes:

2 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra, media taza de pescado, tipo merluza, desmenuzado, 5 cucharadas de harina de avena, 1 cucharita de levadura (sin aluminio), 1 huevo, 1 cucharadita de ralladura de limón, media taza de agua, 2 tomates cherrys picados en cuadraditos.

Elaboración:

Precalienta el horno a 180 grados. engrasa el molde para muffins con un poco de aceite de oliva. Mezcla todos los ingredientes (menos los tomates cherrys) con tenedor o con la batidora. Luego, agrega los trocitos de tomate. Llena el molde con la mezcla y hornea durante 12 minutos. Deja enfriar antes de desmoldar.

Pizza de coliflor

Ingredientes:

1 taza de coliflor molida o rallada, 4 arbolitos de brócoli, 1 huevo, 2 tomates grandes, un cuarto de cebolla morada en rodajas, aceite de aguacate, 3 cucharadas de queso mozzarella rallado bajo en sal, media taza de champiñones, un tercio de calabacín.

Elaboración:

Precalienta el horno a 180 grados.

Para la base: Mezcla la coliflor rallada y dos arbolitos de brócoli crudo con el huevo. Engrasa la bandeja del horno con aceite de aguacate, coloca 3 cucharadas de mezcla y aplasta hasta que tenga el tamaño que desees. Hornea 10 minutos o hasta que esté cocido y dorado.

Para la salsa de tomate: Hierve 2 tomates grandes durante 15 minutos y tritúralos. Sofríe 1 cucharada de cebolla con aceite de aguacate y agrega a la salsa.

Para la pizza: Saca del horno la base de coliflor y añade 1 cucharada de salsa, 3 cucharadas de queso, 3 rodajas de champiñones, 3 rodajas de calabacín y algunos pedacitos de brócoli. Hornea de nuevo hasta que el queso se derrita.

Tequeños de plátano y tofu

Ingredientes:

5 plátanos de freir maduros, 100 gramos de tofu.

Elaboración:

Precalienta el horno a 160 grados. En una olla con agua, hierve los plátanos hasta que estén blandos. Una vez listos, machácalos en un bol hasta obtener una mezcla homogénea. Aparte, corta el tofu en barritas de 1 centímetro de ancho y el largo que quieras. Luego, toma con las manos un poco de la masa y aplástala sobre una superficie plana. Coloca en el centro el tofu y cúbrelo con la masa hasta lograr la forma del tequeño. Ponlos en una bandeja con papel encerado o con un poco de aceite en la base para que no se peguen y hornea durante 20 minutos.

Football news:

Ronaldo metió dos veces en la pared desde el área en el juego con Verona. Tiene 66 golpes y 1 gol en la Juve
Andrea Pirlo: los jugadores Jóvenes de la Juve no entendieron la importancia de los detalles. Le pidió a Ronaldo y Alex que hablaran con ellos, pero no fue suficiente
Entrenador del Verona: le Dieron a la Juve solo una oportunidad de anotar, y no es fácil cuando tienen a Chiesa y Ronaldo
Ronaldo tiene 47 goles en los últimos 47 partidos de la Serie A, en el minuto 49, abrió El marcador el delantero Cristiano Ronaldo, que aprovechó un pase del delantero Federico Chiesa
Thomas Tuhelj: chelsea en buena forma y quiere el primero en vencer al manchester united en su campo en ale
Conte sobre el Inter: Cuando 10 años no ganas, te acostumbras, buscas excusas. También aumenté la presión y me convertí en un grano en el culo
Ronaldo tiene 4 goles en los últimos 4 partidos de la Serie A. Está por delante de Lukaku por 2 goles en la lista de goleadores