Spain

Paliar y reconstruir

Los profetas del individualismo han quedado desnudos. No dejemos que se vuelvan a vestir. Porque no lo duden, van a seguir insistiendo. Y son muy fuertes.

Como resultado de la pandemia del coronavirus Covid-19 atravesamos una situación durísima, tanto desde el punto de vista sanitario como desde sus consecuencias económicas. Los Graduados Sociales vemos estos días en nuestros despachos la preocupación y la angustia de muchos empresarios y trabajadores, ante una situación que nadie sabe todavía qué daño va a hacer, pero indudablemente muy grande.

Ante la situación de cese de actividad de numerosos sectores, el Gobierno de España y el resto de administraciones han aprobado una serie de medidas que todos conocen.

Dichas medidas, aun cuando necesitan ser complementadas con otras nuevas, van en la buena dirección, pero su eficacia va a depender de la claridad de los criterios para su tramitación y de la agilidad en su puesta en marcha. Es fundamental, de lo contrario el impacto va ser mucho mayor.

Es manifiesta la necesidad de redistribuir la riqueza, la importancia del interés común

Por eso es indispensable, flexibilidad en la interpretación de las normas de acuerdo a su espíritu y suplir así las carencias normativas señaladas, pudiendo de esa manera lograr el objetivo previsto.

En cualquier caso y en honor a la verdad hay que decir que ningún gobierno en España, ni en Europa ha afrontado antes una situación como ésta. Por lo tanto, los errores, contradicciones y lagunas están garantizados. Pedir lo contrario, o es ignorancia o mala fe. Lo que hay que hacer es intentar solventarlos, no echar más gasolina al fuego.

A futuro, el reto es mantener la máxima actividad económica posible, salvaguardando el mayor número de empresas y el empleo.

Serán imprescindible medidas que permitan reconstruirnos, hacernos fuertes como sociedad y como ciudadanos en el pleno sentido del término. Que impulsen a nuestras empresas, a nuestros trabajadores. Es manifiesta la necesidad de la redistribución de la riqueza. Es evidente la importancia del interés común. Por ejemplo, la necesidad de ser autosuficientes en determinados bienes, de reforzar la sanidad, la ciencia, la educación.

De que todos y todas sepamos diferenciar lo importante de lo banal. Como se ha dicho estos días nuestros héroes son los sanitarios, las cuidadoras de ancianos, las dependientas de los supermercados, las limpiadoras,... no los futbolistas. Ese es el ejemplo en el que nos tenemos que mirar.

Durante mucho tiempo ha habido una ofensiva para el desmantelamiento de lo público. Hoy queda en evidencia el error de esa propuesta. Hoy queda en evidencia el argumento de que cuantos menos impuestos mejor, de que el dinero donde mejor está es en el bolsillo del contribuyente. Con esas teorías es fácil imaginar cómo estaríamos ahora.

Más que nunca se ha puesto de manifiesto la necesidad del Estado, de lo público, de la igualdad para que nadie se quede tirado. Ha quedado claro que la estrategia en la que cada uno se ocupa de lo suyo nos aboca al desastre. Es manifiesta la necesidad de la redistribución de la riqueza. Es evidente la importancia del interés común.

Los profetas del individualismo han quedado desnudos. No dejemos que se vuelvan a vestir. Porque no lo duden, van a seguir insistiendo. Y son fuertes, muy fuertes.

Football news:

Robbie Fowler: Man City es un gran favorito para llegar a la final de la liga de Campeones 2019/20. No le temen a nadie
Young habló sobre la muerte de George Floyd, escribiendo 16 veces la Vida de los negros importa
Andrew Robertson: van Dijk es el mejor defensor del mundo. Llevó al Liverpool a un nuevo nivel
El celta está dispuesto a comprar Rafinha al Barça por 16 millones de euros. El jugador quiere ir a la Premier League about la serie A
Giroud sobre la decisión de renovar el contrato con el Chelsea: recuperé la confianza de Lampard
Hermano de Guardiola: Pep sueña algún día con trabajar con la selección, pero no en el corto plazo
Southampton extendió su contrato con el entrenador Hazenhüttl hasta 2024