El Ayuntamiento de Madrid, a través del Área de Medio Ambiente y Movilidad, dirigida por Borja Carabante, está rehabilitando y modernizando ocho zonas verdes del Ensanche de Barajas con el objetivo de recuperar el patrimonio natural del barrio. También está elaborando un programa de usos que mejore y complemente los actuales para adaptarlos a las necesidades vecinales.

Con un importe superior a los 560.000 euros, impuestos incluidos, y un plazo de ejecución de seis meses, la remodelación consiste en la plantación de árboles y arbustos, instalación de nuevos sistemas de riego, ejecución de caminos y ampliación del mobiliario urbano con más bancos, papeleras y fuentes de beber. Está previsto que los trabajos estén finalizados en noviembre de este año.

En concreto se actúa en los siguientes espacios: en la glorieta de la Playa de San Lorenzo y parterres laterales; glorieta de la Puerta de los Carros; pinar entre calle del Mistral y calle del Monzón; rotonda y parterres en la calle de San Juan; parterres rectangulares entre la calle de San Juan y la calle Bolnuevo; zonas verdes en los laterales de la calle Arroyo de la Tía Martina; zonas verdes al sureste de las calles Mistral y calle Playa de Barlovento y zonas verdes al norte de calle Bolnuevo.

Todas estas zonas suman un total de 45.000 metros cuadrados y presentan cierto deterioro y mal estado de las especies arbustivas y arbóreas. Hay mucha variedad de uso, desde zonas propiamente forestales hasta otras acondicionadas como espacios de paseo o parque.

Para su mejora, se dotará a las zonas verdes de una imagen unificada y atractiva, a la vez que se aportará identidad y personalidad propias que eviten la monotonía y las conviertan en destinos diferentes. Se creará una continuidad visual basada en la repetición de formas o en una composición cromática armónica y se elegirán especies que aporten variedad de aromas, sonidos, texturas y colores.

Para el diseño de la jardinería se han elegido especies vegetales de bajo coste de mantenimiento y mínimo consumo de agua y se han seguido los siguientes criterios: elección de especies adaptadas al entorno, plantación de árboles que filtran la contaminación y creación de macizos arbustivos con diversidad cromática para crear barreras vegetales en los viales colindantes.

Más bancos y papeleras

En la actualidad existen zonas con escasez de mobiliario urbano. Esta deficiencia se compensará con la colocación de cinco bancos de madera, diez papeleras metálicas basculantes y cuatro fuentes de agua potable de modelo antivandálico. Se instalarán 61 metros lineales de barandilla metálica, de doble pasamano sobre un talud, para dar mayor seguridad en un camino accesible de nueva creación y 131 metros lineales de valla metálica para proteger los parterres.

Nuevos caminos en los atajos creados por el vecindario

Existen cinco sendas consolidadas utilizadas como atajos por el vecindario. En la remodelación se contempla convertirlas en caminos de zahorra con bordillo prefabricado de hormigón para hacerlos accesibles a todos los usuarios. Con estos equipamientos habrá más seguridad y los jardines lucirán un mejor aspecto. En la zona verde ubicada en las calles Mistral y Playa de Barlovento se va a construir un camino en rampa para adaptarlo a la normativa de accesibilidad, con su correspondiente barandilla de seguridad. /