logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Nuevo golpe para los padres de Julen: pierden al bebé que esperaban

La familia de Julen, el pequeño de dos años que murió hace un año tras caer a un pozo de Totalán (Málaga), vuelve a encontrarse con la tragedia. Vicky, la madre del menor fallecido, habría perdido al bebé que esperaban, según ha confirmado Toñi Portillo en el programa «Espejo Público», de Antena 3. «Hace unos meses Vicky nos comentó que estaba embarazada, pero ya no es así», afirmó la periodista.

Los padres de Julen habían manifestado sus ganas de «darle un hermanito» y la ilusión que les hacía este embarazo, que suponía una oportunidad para recuperar parte de la esperanza en su día a día. Sin embargo, el estado anímico de Vicky, quien aparte de la muerte de Julen ya había sufrido con anterioridad al suceso el fallecimiento de otro hijo, habría afectado a su salud y la del bebé en camino. De hecho, era el padre, José, quien se ha comunicado con los medios durante estos meses, ya que su esposa, aunque presente en las principales apariciones públicas, no se encontraba con fuerzas.

Se da el caso de que esta misma semana la familia del pequeño llegaba a un acuerdo con el dueño de la finca, David Serrano, con el objetivo de evitar que celebrase el juicio. Así, Serrano ha aceptado un año de prisión y una multa de 180.000 euros que tendrá que abonar a la pareja, además de hacerse cargo de los costes de la cara operación que se llevó a cabo en el paraje de Totalán. El total asciende a unos 664.000 euros que tendrán que ser abonados a la Junta. Para firmar el pacto, Serrano se ha comprometido a entregar 25.000 euros como primer pago, a pesar de que se ha declarado insolvente y en concurso de acreedores. Los padres de Julen firmaban este acuerdo con la intención de no revivir uno de los capítulos más tristes de su vida.

Serrano hasta ahora siempre se había declarado inocente y desde el primer momento intentó desviar su responsabilidad acusando al principio al empresario que hizo la prospecciones y, al equipo de rescate, del que afirmó que pudo causar lesiones a Julen. Después señaló a José Roselló, asegurando que no decía la verdad, ya que mantenía que lo avisó del peligro.

El 13 de enero del 2018, el acusado acudió en compañía de su pareja y su hija menor así como los padres de Julen y el pequeño a dicha parcela con la intención de hacer un arroz y pasar el día en el campo. Ese día, el pequeño Julen cayó accidentalmente en el pozo abierto, momento en el que empezó el calvario público de la pareja.

Themes
ICO