Spain

No ahogan a España pero la ponen en su sitio

Alemania y Francia juegan el papel de polis buenos pero dejan que Holanda le apriete las tuercas a Sánchez. Los halcones marginaron a Calviño en el Eurogrupo y ahora ajustan las cuentas de las ayudas.

Llegó julio, con él la presidencia semestral alemana de la Unión Europea, y si todo va como prevé la canciller Angela Merkel, en la segunda quincena debería aprobarse el plan de 750.000 millones de euros, concebido para recuperar la economía europea de los efectos de la pandemia del coronavirus Covid-19.

España puede captar hasta 140.000 millones de euros del nuevo fondo y 180.000 millones de todo el plan europeo anticovid-19. Por un lado, opta a 77.000 millones en transferencias, 63.000 millones en créditos y 15.000 millones del Sure, el fondo para cofinanciar los ERTEs españoles y mecanismos similares que hay en otros países europeos. Si todo sale bien, España será beneficiaria del 18% del fondo europeo y esos recursos –unos muy condicionados, otros no tanto– equivaldrían al 11 % del Producto Interior Bruto. De alguna manera vendrían a compensar la caída del PIB en 2020 y a favorecer su recuperación en 2021 y 2022.

El encaje definitivo de estos fondos, en su mayoría transferencias de ayudas directas, sigue pendiente del visto bueno de una serie de países del norte, encabezados por Holanda, que son reacios a aprobar el propio fondo de recuperación si no se aceptan una serie de condiciones. Alemania y Francia están a favor de Italia y España pero no acaban de presionar lo suficiente a Holanda para que dé su brazo a torcer. Ni siquiera lo hicieron para favorecer la candidatura de la ministra española de Economía a la presidencia del Eurogrupo, Nadia Calviño, que fue derrotada por el ministro del ramo irlandés, Paschal Donohoe, apoyado por los Países Bajos.

En el Eurogrupo se justificó una derrota que también fue de Alemania y Francia debido a que cada país tiene un voto, y para elegir al presidente vale lo mismo lo que digan Alemania y Letonia. Es evidente que la diplomacia española se estrelló de nuevo en Europa y que Berlín y París no presionaron lo suficiente a favor de Nadia Calviño, pero como agua pasada no mueve molino, la atención se centra ahora en el fondo de recuperación. En este caso prevalece la mayoría cualificada, redefinida desde la cumbre de Lisboa como una doble mayoría reforzada de Estados y población, pero el eje franco-alemán busca el consenso, lo que obliga al presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, a ofrecer concesiones a los países que apoyan las tesis cicateras de Holanda.

De entrada, Charles Michel propone una rebaja en el proyecto de presupuestos de la UE y un endurecimiento en el control de las ayudas que llegarán a países tan necesitados como Italia y España. La ministra Nadia Calviño, que lamentó su derrota al perder la presidencia del Eurogrupo –“teníamos comprometidos diez votos, pero alguien no ha hecho lo que dijo que iba a hacer”–, sostiene ahora que la posición negociadora de España por el fondo de recuperación sigue fuerte, pero qué otra cosa podría decir.

Parece evidente que, en el fondo, Alemania está dispuesta a suavizar sus posiciones de inicio, de modo que se diluya la rebelión de los pequeños países ricos del norte de Europa, a los que también intenta convencer Pedro Sánchez. Holanda conseguirá probablemente para sus aliados unas menores contribuciones a la cesta común y que se les aprieten un poco más las tuercas a italianos y españoles. Charles Michel intentará hacerle ese trabajo a Angela Merkel, que evitará así tener que bajar al ruedo. 

Al alza | Irlanda

Paschal Donohoe, un ex jefe de ventas y marketing de Procter & Gamble –la multinacional del Fairy y el Ariel–, ahora ministro de un pequeño país como Irlanda, es el presidente del Eurogrupo, donde se dan cita los ministros de los 19 Estados miembros de la zona euro. Bastó el apoyo de unos cuantos pequeños países para anteponer a este conservador irlandés a la progresista Nadia Calviño, una refinada eurofuncionaria, en la actualidad vicepresidenta de la cuarta economía de la eurozona.

A la baja | España

Los franceses tienen una diplomacia comercial acostumbrada a bajar a la arena. Los alemanes, conscientes de su poderío económico, sitúan a sus diplomáticos del brazo de grandes multinacionales. Los españoles tienen unos diplomáticos que no se sabe muy bien lo que hacen: se dejaron torear por los independentistas catalanes, que se hicieron notar en el mundo con muchos menos recursos, y han visto caer a Nadia Calviño sin decir una palabra. De su jefa, la ministra, mejor no hablar.

Protagonistas

Angela Merkel, canciller de Alemania | Nadie duda que, si bien comprometió en público su apoyo a Nadia Calviño para la presidencia del Eurogrupo, no movió un dedo para sumar a algunos pequeños países con gobiernos conservadores. Prevalecieron los equilibrios de partido.

Charles Michel, presidente del Consejo Europeo | Para contentar a los halcones del euro que encabeza Holanda no se le ha ocurrido mejor cosa que reducir el presupuesto de la UE, manteniendo el tamaño del plan anticrisis de la Comisión Europea, con unos criterios de acceso más duros.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno | Los juegos que se trae con Pablo Iglesias para frenar a Nadia Calviño en el seno del Gobierno no parece que sumasen al crédito de Calviño en Europa. Pero si ahora mantiene esa estrategia tampoco sumará para negociar las ayudas europeas.

Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno | Se da por seguro que llegó a la votación para elegir presidente del Eurogrupo con siete votos: Alemania, Francia, Italia, Portugal, Grecia y Finlandia, además de España. Malta y Chipre también se dieron por seguros. ¿Falló Lituania?

Football news:

Entrenador de Brentford: hemos pasado del medio al tercer equipo de la temporada. Es un logro increíble
Burnley no va a vender Tarkowski por menos de 50 millones de libras
El Leicester quiere alquilar el Trincau al Barça con un compromiso de compra de 50 millones de libras
Scott Parker: Fulham tiene mucho que progresar. Y eso me hace feliz
El Manchester United amenaza con salir de las negociaciones sobre Sancho si el Borussia no baja el precio de los 120 millones de euros
Cesc sobre Casillas: Eres un espejo para mirar
Las mascotas solitarias son otro símbolo del año