Spain

Muere Miguel Jones, el guineano 'vasco' que se consagró en el Metropolitano

La muerte está afectando en los últimos días a leyendas del Atlético de Madrid. Tras Peiró, Capón y Antic, ha sido Miguel Jones quien nos ha dejado. Jones era casi una figura exótica. Un futbolista negro en el fútbol español de finales de los años 50 y casi toda la década de los 60. Un "vasco" africano en Madrid, en el Atleti, donde conoció sus mejores momentos.

Había nacido en el África colonial de Guinea Ecuatorial. En Santa Isabel de Fernando Poo (hoy Malabo) el 27 de octubre de 1938. Se trasladó en 1943 a España con sus padres (Wilwardo, que había estudiado en Deusto, y su madre, Susana) y sus seis hermanos. Estudió interno con los capuchinos en el colegio Lekaroz, en el navarro valle del Baztán. Y acudía los domingos con su padre a San Mamés.

Rápido y coordinado, poseía innatas cualidades para el deporte. Para el fútbol. Y el atletismo. En pruebas de velocidad y en salto de altura consiguió títulos escolares. El fútbol lo reclamó desde el equipo de la Facultad de Económicas de la calle Elcano de Bilbao. Llamó la atención de Fernando Daucik, que convenció a unos padres renuentes a que el chico descuidara los libros a que, al menos, le permitieran entrenar con el Athletic, con cuyo uniforme llegó a jugar un amistoso. Pero no se quedó en el club.

Se habló bastante entonces de racismo para explicar que aquel muchacho veloz y hábil, goleador, antecedente en cierto modo de Iñaki Williams, no pisase de pleno derecho el sagrado césped bilbaíno. Él siempre lo negó. "Yo no era vizcaíno. Eso fue todo". Williams, en cambio, nació en Bilbao y, además, son otros tiempos.

Daucik

Jones, en 1957, se marchó al Barakaldo, en Segunda. Cuando acabó la temporada, fichó por el Indauxu. En 1959, Daucik, que no lo había olvidado, se lo trajo al Atlético de Madrid. La plantilla de delanteros era formidable: Miguel, Adelardo, Vavá, Mendoza, Peiró, Collar... Con Vavá en el eje del ataque, el puesto preferido de un polivalente (extremo, centrocampista) Jones, el recién llegado no jugó mucho en la Liga. Pero sí, y muy bien, en la Copa, una competición sólo para españoles. El Atleti alzó el título frente al Madrid. Volvería a hacerlo con Jones dos veces más (1961 y 1965). Y también con él obtendrá una Liga (65-66) y una Recopa europea (1962), el primer título europeo de los rojiblancos.

Empezando por un veterano Di Stéfano y acabando por un joven Marcelino, había mucha competencia para el puesto de delantero centro de la selección nacional por aquellos años. Jones llegó a ser preseleccionado dos veces por José Villalonga en la trayectoria triunfal de la Eurocopa de 1964 (y para un amistoso). Pero no debutó. Abandonó el Atleti en 1967 tras 129 partidos y 51 goles. Se marchó un año al Osasuna y colgó las botas en 1968.

Regresó a Madrid, se sacó el título de entrenador y llegó a ocupar el banquillo del Atleti regional. La muerte de su padre lo devolvió a Bilbao, donde ejerció de agente comercial en la zona norte de una empresa madrileña. Luego de su jubilación, regresó al Indautxu para ocupar durante 15 años un puesto en la directiva.

Era guineano y no se quedó en San Mamés. Era guineano y se consagró para siempre en el Metropolitano.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

La esposa del futbolista Ucraniano Morozyuk: Mentiras que los hombres son polígamos y las mujeres no. Es la sociedad la que impone
Kylian Mbappé: Ganar la liga de Campeones con el PSG es algo especial. Las recompensas personales serán una bonificación
Lothar Matthäus: Flick es un poco como Heinkes y Hitzfeld. Sabe trabajar con las estrellas
El presidente Rennes espera que Kamavinga no se vaya en verano. El Sevilla quiere comprar al Real Madrid
Agente Musacchio: Mateo está feliz en Milán. Queremos una nueva oferta de contrato
Los atletas están indignados por la muerte del afroamericano George Floyd
El Valencia podría sustituir a Ferran torres por el Oporto De Otavio