El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), anunció este martes que el próximo presupuesto recogerá una partida para derribar el hotel el Algarrobico, una mole en una playa de Carboneras (Almería), símbolo del urbanismo salvaje, cuya construcción fue paralizada por la justicia. El Gobierno de Manuel Chaves (PSOE) ya trató en su momento de derribarlo, sin éxito. 

Moreno manifestó que el Algarrobico es "un atentado que jamás se tuvo que producir en Andalucía y que en épocas anteriores se autorizó". "Vamos a empezar a recuperar ambientalmente una herida que lleva demasiado tiempo no sólo en el corazón de la provincia de Almería, sino de todos los andaluces", añadió.

Moreno, que se define a sí mismo como un presidente de sensibilidad ecologista que apuesta por lo que llama una revolución verde en Andalucía, a la que volvió a referirse este martes, sabe que uno de los puntos débiles de su Gobierno es precisamente este, el de la ecología.

Así, el presidente manifestó que destinar fondos para demoler el Algarrobico supone "un paso adelante para la conservación de nuestro patrimonio natural y la demostración palpable" de que se está produciendo "un cambio real en el modelo de política medioambiental en Andalucía".

Sin embargo, a pesar de las proclamas presidenciales, Ecologistas en Acción ya le ha entregado el premio Atila, que reserva para aquellos que se "distinguen por su contribución a la destrucción del medio ambiente", y además, su discurso, hasta ahora, no casa con sus actos en este terreno.

Por el momento, además de otros proyectos, un hotel planificado en pleno paraje virgen en el Cabo de Gata, autorizado preliminarmente por la Junta; la modificación por la puerta de atrás –escondidas en un decreto covid, lanzado en plena pandemia– de las normas urbanísticas para favorecer la construcción, y el impulso de una nueva Ley del Suelo que abre la puerta a un urbanismo a la carta, ponen en cuestión su planteamiento. Moreno defendió estas modificaciones con esta frase: "Es necesario un cambio normativo para agilizar los procedimientos, una auténtica revolución en la ordenación del territorio".

Apuesta por las renovables

Moreno, en su discurso, defendió que "sólo Andalucía tiene capacidad para alcanzar casi la mitad (el 45%) de los objetivos de generación eléctrica con renovables que se han marcado para España hasta 2030" y que la Comunidad es la tercera con más potencia renovable instalada y la primea en potencia fotovoltaica. La proyección de Andalucía en este sector "abre unas posibilidades de futuro para nuestra economía por las que este Gobierno está apostando fuerte", añadió.

El presidente concretó que hay 780 proyectos de renovables en distintas fases de tramitación administrativa, que suman un cerca de 26.000 MW de potencia que, en su conjunto, "llevarían aparejada una inversión estimada de 17.000 millones de euros". Y puso como ejemplo de su apuesta la inversión de Iberdrola, que recientemente anunció un gasto de 1.500 millones en renovables en Andalucía.