Spain

«Mi madre no tiene tanto miedo; nosotros huimos de la muerte, pero los abuelos son más valientes»

«Me siento como en Masterchef y la Guerra de las Galaxias», contaba a ABC, Alberto Muro, un vasco del municipio costero de Guecho que llevaba meses sin ver a su madre, Elena Arriola, de 76 años, que vive en la residencia Olimpia, ubicada en Bilbao. Para entrar tuvo que ponerse una pantalla, una mascarilla, un delantal y manguitos. «Al principio no me reconoció pero hasta que me miró a los ojos», relataba Muro. El aislamiento total que sufrieron los mayores en las residencias hizo que fuera Alberto el que llevara la voz cantante en la conversación con las novedades. Lamentó verla sola media hora pero parecía satisfecho por haberla visto bien.

«Le pudimos dar hasta un cigarrito, es el único vicio que tiene», jutificaba. Muro confiesa que pasó miedo pensando que su madre cogería el virus, algo que no le pasó a ella. «No tiene tanto miedo como nosotros y eso que tiene el virus muy encima; así como nosotros huimos de la muerte, aquí la tienen muy presente, han visto a mucha gente irse también», lamenta. Admite que le hubiera gustado abrazarla pero lo entendió rápidamente. «Tenemos que protegerlos, y si esta es la forma, hay que asumirlo».

A diferencia de otras comunidades, País Vasco sí abrió sus residencias a los familiares. De hecho, Guipúzcoa o Viscaya contaban con la ventaja de que en casos muy excepcionales se permitieron en plena pandemia. «Por ejemplo, para cuidados al final de la vida, es decir, cuando el fallecimiento era inminente; alteración del estado cognitivo del residente que le hace difícil comprender la situación y la visita puede tranquilizar o en casos de problemas psicoemocionales, por ejemplo, si el paciente tiene depresión», explica a ABC, Iratxe Landeta, directora de la residencia Olimpia, ubicada en Bilbao.

María Ángeles Conde, de 63 años, también pudo encontrarse ayer con su madre, Teodora García, de 91. Al teléfono se la notaba animada aunque se le entrecortaba la voz cuando relataba que le quedó pendiente el abrazo. «No poder abarazarla es duro, ella tampoco lo entiende. De hecho, lo primero que ha hecho es besarme y le dije: "no mama que tenemos que estar separadas"», relataba esta mujer que reconocía haber notado a su madre «muy despistada». Pese a ello, le preguntaba una y otra vez: «Mama, ¿me quieres?, ¿me has echado de menos?». Y su madre, más consciente que nunca le decía: «Cómo no iba a echarte de menos».

Football news:

Zinedine Zidane: Si el árbitro pone un penalti, entonces es un penalti
Varane sobre las críticas del VAR: EN el Real Madrid no prestan atención a las conversaciones fuera del equipo
El Real Madrid necesita anotar 5 puntos en 3 rondas para ganar la liga
Gasperini gana la final de la Champions League: el Partido ante la Juventus es una imitación de los juegos ante el PSG
Courtois jugó 18 partidos en la temporada De la liga. Hasta el récord del Real Madrid, un juego
El Real Madrid consiguió su 8ª victoria consecutiva y no pierde 5 partidos
Apenas había contacto, e incluso fuera del área. Exmiembro de la Junta directiva del Barça sobre el penalti del Real Madrid