Spain

Meghan y Harry responden a la prohibición de usar su marca, Sussex Royal

«Aunque no hay ninguna jurisdicción por parte de la Monarquía o el Gobierno sobre el uso de la palabra 'royal' en ultramar, el Duque y la Duquesa de Sussex no tienen intención de utilizar 'Sussex Royal' o cualquier variante de la palabra 'royal' en ningún territorio (ni de Reino Unido ni fuera) cuando finalice el periodo de transición en la primavera de 2020», afirma en un comunicado el representante de la pareja. Y es que durante los últimos días salió a la luz que la Reina Isabel II está en proceso de prohibir al matrimonio su utilización, ya que tras el Megxit no ejercerán más como representantes de la realeza. Tanto su página web como su cuenta de Instagram mantienen por el momento el nombre, pero se espera que en los próximos días eso cambie.

Antes de su «retirada», Meghan y Harry registraron el nombre en Reino Unido, pero tras los últimos acontecimientos otros empresarios particulares aprovecharon e hicieron lo propio en Estados Unidos, Canadá y en la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea. Un «descuido» o «error» por parte de la pareja, que no fue consciente del tirón de su nombre, y que puso poner en peligro la prosperidad de un negocio millonario. Fue en junio de 2019 cuando los Sussex hicieron el registro pertinente de la marca y, a partir de entonces, contaban con seis meses para ampliarlo a otros países, pero en aquel momento parecieron pasarlo por alto.

En cualquier caso, tal y como sostiene «The Guardian», se estima que el valor de la marca de los duques alcanzaría los 400 millones de euros. Un negocio que seguro buscaban explotar en su nueva etapa pero que abrió la puerta a una batalla legal hace apenas unas semanas al ser registrado por otras personas y entidades. Además, todo apunta a que la marca, tal y como se conoce, terminará por desaparecer tras la prohibición de la monarca.

Los todavía Duques de Sussex también se han pronunciado sobre los rumores de creación de una fundación bajo el nombre Sussex Royal Foundation. Mantienen que no planean «poner en marcha una fundación», sino otro tipo de organización para tratar de «desarrollar una nueva manera de hacer efectivos y complementar los esfuerzos de tantas excelentes fundaciones» alrededor de todo el mundo.