La campaña electoral para las elecciones a la Presidencia de la Comunidad de Madrid da el pistoletazo de salida este domingo, aunque para Más Madrid habrá poca diferencia con el trabajo realizado durante la precampaña. Desde que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid avalara el adelanto electoral, el partido liderado por Mónica García se puso manos a la obra ante el gran reto de disputar la hegemonía al PP de Isabel Díaz Ayuso e impedir la entrada de la extrema derecha en el próximo gobierno autonómico.

Las reuniones con las diferentes organizaciones de la sociedad civil, los encuentros con los vecinos de los barrios populares, así como las visitas a los trabajadores de los sectores más afectados por la pandemia copan la agenda diaria de la formación desde hace un mes. El objetivo principal es desbancar a la presidenta del PP de la Puerta del Sol. Para ello, Más Madrid, Unidas Podemos y PSOE tienen que sumar para revertir la situación actual (Ayuso ganaría las elecciones, pero necesitaría a Vox para seguir gobernando). En este sentido, su estrategia pasa por volcarse en los barrios y municipios del sur para movilizar al electorado tradicionalmente abstencionista, generalmente de izquierdas

Más Madrid comenzó la precampaña en el madrileño barrio de Orcasitas y, durante las últimas semanas, sus candidatos han visitado Fuenlabrada, Móstoles, Leganés y Getafe, entre otros municipios y distritos obreros de la capital. Para el arranque de campaña, el partido ha elegido Vallecas, feudo histórico de la izquierda en el que la derecha nunca ha ganado, en aras de apuntalar el objetivo común tan buscado por los partidos progresistas: combatir la desmovilización del electorado de izquierdas. "Si el sur falla, no nos va bien", apuntan fuentes del partido.

Más Madrid ha llamado también (aunque en menor medida) al voto de los afines de Ciudadanos ante la posibilidad de que la formación naranja se quede fuera de la Asamblea de Madrid. "Invitamos a los votantes que quieran un gobierno decente, que no quieran dar oxígeno a la ultraderecha ni a la corrupción, a que vengan a Más Madrid, donde tienen un refugio. Somos la vacuna contra la corrupción y contra la ultraderecha", aseguró el pasado domingo Mónica García en unas declaraciones recogidas por Europa Press. Si bien, con las encuestas en la mano, el bloque de izquierdas no logra beneficiarse del desplome de Ciudadanos, una posibilidad que Más Madrid también asume.

Mónica García, líder indiscutible del partido

Antes de que la militancia de Más Madrid ratificara la candidatura encabezada por Mónica García, la política madrileña ya estaba destinada a ser la líder del partido por la lógica de los acontecimientos: ha sido el principal azote contra el "desgobierno" de Ayuso en la oposición. No obstante, según el último barómetro del CIS, García era la candidata menos conocida, una tendencia que, según apuntan fuentes del partido, se está revirtiendo. 

Este ascenso va en consonancia con los resultados que arrojan las últimas encuestas, situando a Más Madrid como tercera fuerza (fue la cuarta en los anteriores comicios, con 20 escaños). El partido defiende que su marca, pese a que es reciente (tiene dos años de vida), está "consolidada". Asimismo, considera que pisa sobre un "suelo sólido", lo que conlleva a un "crecimiento exponencial que todavía no ha tocado techo".

Más Madrid alude a su carácter "transversal" y "regionalista". Asimismo, apuesta por el "feminismo y el liderazgo feminista que encarna Mónica García". La formación cree que sus 47 años le permiten ser bisagra para rascar votos de la población más joven, pero también de la más adulta. La candidata a la presidencia compagina la vida política con su profesión como anestesista en el Hospital 12 de Octubre. Asimismo, lleva grabado a fuego la necesidad de conciliar, por lo que se reserva todos los días tiempo para disfrutar y atender a sus hijos.

Y es que su partido se proyecta hacia un modelo de sociedad "basado en los cuidados", de ahí su férrea defensa de la salud mental, la reducción de las listas de espera en los hospitales y centros de Atención Primaria, la campaña de vacunación o el medio ambiente. "La utilidad en política es revolucionaria. Mucha gente ha perdido la ilusión y Mónica García puede hacer que la recupere", apostillan fuentes de la organización.

Encuentros con los ciudadanos y cinco actos en la calle

"El ruido no puede secuestrar la conversación de la gente de a pie, tapar la realidad del día a día y hacer desaparecer lo que preocupa a los madrileños y madrileñas", afirma Mónica García en un vídeo de campaña. "Escuchar, proponer, solucionar los problemas reales. Lo que de verdad importa no hace ruido, pero suena tan alto y claro como la vida misma", zanja la candidata.

La pandemia sanitaria provocada por el coronavirus, así como la gestión que el Gobierno de Ayuso ha hecho sobre ella hacen que estas elecciones sean "especiales" para el partido. Lejos de los grandes actos que los candidatos acostumbraban a organizar antes de la pandemia, la formación opta ahora por seguir manteniendo encuentros a pie de calle y con la sociedad civil, y las bicicletadas para promover la movilidad sostenible. Asimismo, celebrará cinco mítines al aire libre. Y todo ello, aseguran, teniendo en cuenta todas las medidas de protección frente a la covid-19.

El partido sostiene que ha diseñado una campaña cercana, "de piel", para conectar con gente y "hacerse valer". "Queremos ir a por propuestas concretas más allá de los corpus ideológicos", adelantan estas fuentes. Prueba de ello, apostillan, es el "numeroso y marcado músculo social" entre sus candidatos. "Más allá de la cercanía de Mónica García, tenemos a militantes y activistas integrados en asociaciones, en las despensas populares y en la sociedad civil en general", explican. En este sentido, el partido se ha reforzado con la incorporación de Manuela Bergerot, responsable de comunicación y relaciones institucionales en la Querella Argentina contra los Crímenes del Franquismo, como número tres. La lista la cierra el histórico activista vecinal español Félix López Rey.