Spain

Marlaska se compromete con las víctimas a no acercar "en bloque" a los presos de ETA al País Vasco

El ministro mantiene un encuentro con todas las asociaciones de víctimas y admite "errores" en algunas de las decisiones con los terroristas

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, sube a una...
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, sube a una embarcación de la Guardia Civil en Cádiz. EFE

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se ha comprometido con las víctimas del terrorismo a no acercar «en bloque» a los presos de ETA al País Vasco. Grande-Marlaska insistió en que se mantendrá el mismo criterio que hasta ahora: estudio individualizado, caso por caso.

Las víctimas volvieron a reclamar que, para que haya beneficios, el Estado debe exigir a los terroristas cooperación con la Justicia y una petición de perdón clara. El ministro mantuvo un encuentro hoy con todas las víctimas en el que tuvo que escuchar reproches por parte de algunos de sus representantes por la manera en que se han afrontado los movimientos con los presos terroristas por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Daniel Portero y Teresa Jiménez-Becerril fueron los más beligerantes con la gestión del Gobierno en política penitenciaria.

Así, el ministro, según explicaron representantes de víctimas que asistieron al encuentro, tuvo que admitir que se han producido «errores» a la hora de llevar a cabo los acercamientos. Porque uno de los compromisos adquiridos del propio ministro en su primera reunión con las víctimas fue que no se iban a producir beneficios penitenciarios a aquellos presos con delitos de sangre.

Pero, como se han encargado de recordarle en el encuentro de hoy las víctimas, de la treintena de acercamientos, dos de ellos han beneficiado a presos con delitos de sangre: Sergio Polo y José María Arregi Erostarbe, Fiti. La Audiencia Nacional condenó en 2002 a Fiti, considerado experto en explosivos de ETA, y al jefe etarra Francisco Mujika, Pakito, a 743 años de cárcel cada uno como cooperadores necesarios en el atentado contra un autobús militar en Zaragoza en 1987, en el que hubo dos muertos y 28 heridos. Sergio Polo fue condenado a 110 años de prisión por el asesinato en 1995 del militar Luciano Cortizo.

Las víctimas reclamaron también al ministro un esfuerzo mayor a la hora de hacer frente a los más de 300 crímenes de ETA aún pendientes de resolver. Ante esta petición, obtuvieron el silencio por parte del ministro, que sí tomó nota de las peticiones de las víctimas y se remitió a próximos encuentros que mantendrá con cada una de las asociaciones y fundaciones. Pidieron al ministro que los etarras colaboren con la Justicia para resolver los casos pendientes; una exigencia previa a recibir beneficios.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más