Spain

Luis Suárez, la solución de Simeone para los problemas del Atlético ante el gol

Hace poco más de un mes, en la planta reservada de la Cervecería Ramiro de Lisboa, la cúpula del Atlético pasaba a limpio las cuentas de la temporada y garabateaba los principales cimientos de la siguiente temporada, que ya empezaba a asomar antes de que hubiera concluido el extraño curso 19/20. El inesperado batacazo ante el Leipzig, en los cuartos de final de la Champions, hizo bailar algún que otro número de un presupuesto apretado hasta la asfixia por la crisis del coronavirus. Pero en ese proyecto había una idea en la que todos coincidían: hacía falta un goleador. Lo había recalcado Diego Simeone, después de que su equipo completara el peor registro anotador desde su llegada: 51 goles en LaLiga. Pero, más allá de la complejidad de encontrar de una vez un ariete determinante, ocurría que había que lograrlo en el mercado más inverosímil de la historia reciente del fútbol.

Así que, la única fórmula posible para ejecutar una operación así era, en primer lugar, abrir la puerta a alguno de los futbolistas con más pedigrí (y mayor nómina) y, sobre todo, aguardar a que, con el paso de los días, el mercado dejase al descubierto alguna buena oportunidad. Y ayer, seis días antes de que el Atlético dé su primer paso en LaLiga -el domingo (16:00), frente al Granada-, se abrieron dos ventanas casi al mismo tiempo. Álvaro Morata (27 años), el máximo goleador del curso anterior, con 16 tantos, pidió marcharse a la Juventus, donde Andrea Pirlo, su ex compañero y ahora entrenador, le ha susurrado que volvería a ser importante junto a los Alpes, como ya lo fue entre 2014 y 2016.

Allí conoció a su mujer, la modelo Alice Campello y madre de sus tres hijos, y allí empezó a ser importante en Europa. Sin la titularidad asegurada junto a Simeone, que le reclamó ya en 2016, y con el escozor de su suplencia en el partido más importante del año, frente al Leipzig, donde sólo jugó los últimos 18 minutos, Morata cree que allí, al lado de Cristiano Ronaldo, podrá seguir creciendo. Ayer ni siquiera se entrenó.

Tope salarial

Sin embargo, para que Morata acabe cedido en Turín, y para que la Juventus disponga de una opción de compra, lo primero es lo primero. «Si se consigue cerrar un 9 de garantías, saldrá cedido. Si no, no», transmitían ayer desde las oficinas del club rojiblanco. Sólo tres meses antes habían pagado 55 millones al Chelsea para completar un fichaje que arrancó en forma de cesión en enero de 2019 y se concretó un año y medio después.

Y en esas, ocurrió que Luis Suárez, que estuvo a un palmo de la Juve, se desvinculó finalmente del Barça. Según RAC1, tras perdonar parte de su ficha y lograr la carta de libertad. Un requisito indispensable para que el Atlético pueda acometer una operación que parecía bien cocinada por el cuadro turinés. El punta conoce de boca de Diego Godín, Diego Forlán o José María Giménez muchos de los secretos rojiblancos. Incluso Simeone fantaseó con él cuando deslumbraba en el Liverpool.

Aquella operación, previa a su fichaje por el Barcelona, acabó siendo un sueño imposible por las exigencias económicas y el maltrecho bolsillo que entonces tenía el Atlético. El técnico argentino siempre ha mirado con buenos ojos al uruguayo, que reúne muchas de las cualidades que lleva anhelando en sus delanteros. La fundamental, más allá del espíritu guerrero, es la puntería. Sólo aquel Diego Costa de la temporada 13/14 (27 goles en LaLiga), Radamel Falcao (28 tantos en la 12/13 y 24 en la 11/12) y Antoine Griezmann (llegó a 22 en la 15/16) han cumplido esas expectativas anotadoras junto al técnico argentino, que anhela contar con un 9 letal.

Suárez, en la grada del Camp Nou durante el Trofeo Joan Gamper.
Suárez, en la grada del Camp Nou durante el Trofeo Joan Gamper.EFE

De concretarse su fichaje, lo haría con una de las fichas más altas de la plantilla junto con Jan Oblak y, de cumplir la temporada que le queda de contrato, Diego Costa. Ahora el mismo el tope salarial lo marcan los 10 millones netos de ambos futbolistas. El mensaje de ayer desde el Atlético es que había varias opciones en las que se estaba trabajando. Y, por supuesto, la de Luis Suárez era una de ellas. A pesar de los dos meses que estuvo sin competir (la pandemia le permitió llegar a tiempo al final de la temporada), firmó 21 goles. Esto es, los mismos que sumaron entre Morata y Costa.

34 años en enero

La operación recuerda en parte a la de David Villa, en aquel verano de 2013. El asturiano, de 31 años, llegó desde Barcelona como recambio de Falcao, pagando dos millones por temporada al club azulgrana. Villa sólo jugó una temporada, pero su rendimiento fue decisivo para que, junto a Costa, los rojiblancos levantasen LaLiga y alcanzasen la final de la Champions.

Hasta el día 5 de octubre, cuando se cierra este atípico mercado de fichajes, puede haber movimientos en este Atlético que, como el resto de los equipos, se mueve en medio de esa economía de guerra que ha marcado la crisis. Ni siquiera es seguro que, de aterrizar en el Metropolitano, Luis Suárez vaya a tener a Costa como compañero. Ni que allí vayan a estar Thomas Lemar, el que fuera el fichaje más caro en la historia del club, o el defensa Mario Hermoso. Lo que es seguro es que Morata quiere volver a Italia y que, para eso, tiene que llegar un delantero de garantías. Y que el ariete charrúa, a pesar de sus 33 años (34 en enero), sigue siendo una de las mejores garantías ante el gol de este mercado. Por eso Simeone quiere tenerle a su lado.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

El Real Madrid superó al Barcelona en victorias en partidos oficiales presenciales - 97 vs 96
Lampard sobre el episodio De Maguire y Aspilicueta: penalti Limpio a favor del Chelsea
Sulscher sobre el empate con Chelsea: juego Igual. Pero sentí que si había un ganador, entonces Manchester United
Hans-Dieter Flick: el Bayern jugó muy bien en la defensa y le dio poco a Eintracht
Ajax venció por 13:0 a Venlo. Esta es la mayor victoria en la historia de Eredivisie
Messi no anota ante el Real Madrid tras la salida de Ronaldo en la Juve. En el último clásico antes de la transferencia anotaron ambos
Sergio Ramos: penalti Limpio, me agarraron. No es justo condenar al árbitro