Spain

Los secretos de la montaña virgen más alta del mundo: "Es muy peligrosa"

El Muchu Chhish, en Pakistán, de 7.453 metros, sigue inexplorado aunque varias expediciones, dos de ellas españolas, han intentado alcanzar su cima en los últimos años

Jordi Tosas, en pleno ascenso del Muchu Chhish.
Jordi Tosas, en pleno ascenso del Muchu Chhish. J.T.

Alrededor no hay aglomeraciones, ni sherpas que te lleven la mochila, ni infinidad de cuerdas fijas, ni basura amontonada en los campos. El Himalaya está cerca, pero al mismo tiempo, muy lejos. Entre Pakistán, India y China, la cordillera del Karakórum resguarda las mayores montañas vírgenes del mundo. Nadie ascendió al Apsarasas Kangri, al Summa Ri o al Kunyang Chhish oeste, todas por encima de los 7.000 metros, pero sobre todo nadie ascendió al pakistaní Muchu Chhish, el techo del mund

o explorable con sus 7.453 metros. Por encima queda el Gangkhar Puensum, pero el Gobierno de Bután prohíbe subir por cuestiones políticas y religiosas. En los últimos años, alpinistas veteranos, entre ellos varios españoles, se han acercado al Muchu Chhish para descubrir qué se esconde en lo alto, pero ninguno lo ha hollado. ¿Por qué? No hay una única respuesta. «El Muchu Chhish aún es virgen por varios motivos. El primero porque llegar a sus pies es más difícil que llegar a los pies del Everest. Desde Islamabad hay unas 20 horas de coche hasta el valle de Hunza y luego hay que cruzar glaciares enormes. No es una gran exploración, pero alcanzar el campo base ya exige dos o tres días incómodos», analiza

Jordi Tosas

que volvió de Pakistán a principios de octubre. Guía de

Kilian Jornet

en su expedición al Everest, Tosas intentó ascender junto al austríaco

Philipp Brugger

, pero pronto se quedó solo y a falta de 500 metros el cansancio le obligó a dar la vuelta. Pudo darse el gustazo, eso sí, de hacerlo esquiando. «Luego la gran dificultad de la ascensión es que es muy expuesta. La arista final es muy larga, muy empinada, y la montaña te obliga a ascenderla desde el cercano Batura IV, de lado. Suele haber mucho hielo y mucha nieve y el peligro de aludes es constante. Para llegar a la cima necesitas muy buenas condiciones meteorológicas, estar allí los días ideales», añade Tosas, de 52 años, con varios ochomiles a sus espaldas.

«La clave es que es muy delicada»

«El problema es ése, que es una montaña peligrosa. No es fácil llegar, pero no es excesivamente recóndita; no es fácil avanzar, pero no es excesivamente técnica: la clave es que es muy delicada. En cualquier momento puede haber un alud, aunque en unos años alguien lo conseguirá, estoy seguro. Hasta hace muy poco nadie conocía el Muchu Chhish, ir allí era una cosa de locos. Ahora se está poniendo algo de moda y algún grupo llegará a la cima», apunta

Luis Miguel Soriano

, que en 1999 viajó a la cima pakistaní junto a

Javier Selva, Manuel Martínez, Cristóbal Real, Iñaki Ruiz

y

David Cejudo

. Cámara de altura en las expediciones de

Carlos Soria

, Soriano alcanzó junto a sus compañeros los 6.650 metros, pero tuvo que renunciar por falta de tiempo. «Fuimos durante nuestras vacaciones del trabajo y se nos acabaron los días, pero fue una experiencia maravillosa. Esa sensación de estar en un lugar remoto, donde no hay más expediciones, donde hay muy poca información, es muy bonita», comenta el alpinista que en el Muchu Chhish marcó cierto hito. El grupo español de 1999 demostró que se podía llegar a la cima por la cara sur a través de un camino abierto por una expedición polaca en 1983 y luego todos los montañeros siguieron sus indicaciones. Aunque éstos fueron realmente pocos. Este año, sin ir más lejos, sólo se conocen las aproximaciones de Tosas y Brugger y el intento de un equipo checo que tuvo que descender por la meteorología adversa. Nada más. Mientras en el Himalaya ya se han reabierto las fronteras y se espera una nueva primavera de multitudes -de hecho hace días se registraron 10 casos de coronavirus a los pies del Everest-, el Karakórum sigue fuera de las rutas turísticas. Al menos, de momento. «Para mí el futuro del alpinismo está allí, en Pakistán. Son montañas con un desnivel brutal, muy verticales. En todo el valle en el que está el Muchu Chhish hay paredes que no sabes ni por dónde cogerlas, que no te dejan trazar una línea. Es una zona muy interesante», finaliza Tosas en una conclusión que comparte Soriano: «Hay muchas montañas increíbles, interesantísimas, a las que no va nadie y al mismo tiempo hay montañas saturadas. Pakistán ya tiene muchos menos visitantes que Nepal, pero además la mayoría de expediciones van a los ochomiles [K2, Nanga Parbat, Gasherbrum I y II y Broad Peak]. Esta zona del Muchu Chhish tiene mucho encanto».

Para seguir leyendo gratis

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Maradona fue enterrado cerca de buenos Aires junto a sus padres, el Ex futbolista y entrenador argentino Diego Maradona fue enterrado en un cementerio cercano a buenos Aires, informó la cadena TN
Mourinho sobre Maradona: podemos encontrar su fútbol en Google, pero no encontraremos a Diego allí. Lo extraño
Fabio Capello: contra un Real Madrid tan mediocre, el Inter podría haber jugado mejor
Ibrahimovic se reunió con el entrenador de la selección de Suecia en Milán
El zaguero del Tottenham WINKS anotó desde los 49 metros. Este es el 3er resultado en la Europa League, todo - en este sorteo
Este error dolerá a todos los hombres: el jugador de molde falló desde medio metro y entró en la barra
Mikel Arteta: Muy contento con el juego de Pepe contra molde. El Arsenal en general jugó bien