Spain

Los Reyes, ante el horror de Auschwitz

Los Reyes visitarán hoy por primera vez Auschwitz, el mayor campo de exterminio nazi, al cumplirse 75 años de su liberación. Don Felipe y Doña Letizia asistirán a un aniversario único, junto a más de 200 antiguos prisioneros, y que probablemente será una ceremonia irrepetible, dada la elevada edad de los supervivientes. Allí coincidirán con los representantes de medio centenar de países, como los Reyes de los Países Bajos y de Bélgica, el Gran Duque de Luxemburgo, la Princesa Victoria de Suecia, el Príncipe Haakon de Noruega, la Duquesa de Cornualles y los presidentes de Polonia –que ejercerá como anfitrión–, Alemania, Israel, Austria, Finlandia, Irlanda y Ucrania, entre otros.

«No podemos mirar para otro lado», afirmaba el Rey el pasado miércoles desde Jerusalén en alusión al genocidio. Y añadía que no se trata solo de mostrar «nuestro respeto a los supervivientes y nuestra repugnancia por lo que sucedió en Auschwitz y en muchos otros lugares», sino de mostrar también «nuestro compromiso» porque «no hay lugar para la indiferencia ante el racismo, la xenofobia, los discursos de odio y el antisemitismo». «El recuerdo no es suficiente», insistía, «la barbarie puede surgir cuando menos se espera».

Fábrica de muerte

Cuando un día como hoy de hace 75 años el ejército ruso liberó Auschwitz, el mundo empezó a descubrir los horrores que se habían vivido dentro. Auschwitz era, en realidad, una fábrica de tortura y muerte con la tecnología punta de su época para el asesinato masivo de prisioneros y la desaparición de sus restos. Pero allí no solo se moría en las cámaras de gas, a las que las víctimas llegaban desnudas con una toalla y un jabón, engañadas para que creyeran que iban a recibir una ducha. En Auschwitz también se moría de desnutrición, de malos tratos, de extenuación por el trabajo forzado, de enfermedades, y se moría víctima de experimentos médicos. Paradójicamente, era muy fácil morir en este campo de concentración, pero hasta los intentos de suicidio se castigaban duramente. Solo los nazis podían elegir el momento y la forma de matar al prisionero.

Hoy hace 75 años el espanto se apoderó de los primeros militares que entraron en Auschwitz y descubrieron el horror, pero el mundo necesitó décadas para creer lo que les contaban. En septiembre de 1945, el mismo año de la liberación, ABC publicó los testimonios de la doctora Ada Bimko, superviviente de Auschwitz, que relataba los crímenes nazis, las torturas, las palizas, los ataques con mastines entrenados, las cámaras de gas, los hornos crematorios, los experimentos médicos, la desnutrición… Pero tuvieron que pasar muchos años para que se admitiera de forma generalizada esta página negra de la historia.

Don Felipe y Doña Letizia acudirán a Auschwitz 31 años después de que lo hicieran Don Juan Carlos y Doña Sofía, quienes el 5 de octubre de 1989 colocaron una corona de flores ante el Muro de la Muerte, donde eran fusilados los prisioneros. A la salida, Don Juan Carlos comentó: «Estoy muy conmovido e impresionado. Aunque he visto películas, como todo el mundo, al llegar aquí, me he dado cuenta de que es aún mucho más horrible. Esto es una enseñanza para que el mundo se dé cuenta de lo que nunca tiene que volver a ocurrir».

Hoy Don Felipe y Doña Letizia también rendirán homenaje a las víctimas, encenderán una vela en su recuerdo y, con su presencia, transmitirán el mismo mensaje al mundo: «El olvido sería extremadamente peligroso».