logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Los republicanos buscan un impeachment exprés que podría acabar en días

La tónica del impeachment o juicio político a Donald Trump quedó patente este sábado, tras la primera intervención del equipo legal del presidente de EE.UU. Después de tres días de presentación de argumentos de la acusación por parte de siete diputados demócratas de la Cámara de Representantes, un total de 24 horas de disección de una avalancha de pruebas contra el presidente, a los abogados de Trump les bastaron dos horas de argumentos preliminares para que muchos senadores republicanos salieran a la palestra para insistir en una posición adoptada antes del inicio del juicio: no hay caso. Los abogados del presidente «han hecho trizas en dos horas» los argumentos demócratas, reaccionaron muchos de ellos, en una muestra más de que las posibilidades de que el impeachmenten el Senado, de mayoría republicana, acabe con la salida de Trump de la Casa Blanca son virtualmente nulas.

Este ambiente podría conducir a un juicio expedito, en el que la victoria de Trump podría decidirse en cuestión de días. Algunos, como el senador republicano John Barrasso, apuntó a que se le podría dar carpetazo este mismo viernes. «La cuestión va a ser “¿Habéis escuchado suficiente para tomar una decisión o necesitáis testigos?”. Si la gente dice “Estamos listos para votar”, entonces votaremos», aseguró este fin de semana a «Politico».

Testigos clave

La cuestión clave es si la acusación demócrata encuentra apoyos suficientes entre los senadores republicanos moderados para desarrollar lo que ellos consideran un «juicio justo», es decir, con la intervención de testigos clave, con conocimiento directo de los hechos por los que se juzga a Trump: la congelación de ayuda militar a Ucrania para conseguir que su Gobierno investigara a un rival político del presidente –Joe Biden, el candidato demócrata favorito para oponerse a su reelección el próximo otoño– y la obstrucción a las investigaciones del Congreso sobre estos hechos. Los demócratas quieren que figuras como John Bolton –entonces asesor de seguridad nacional– y Mick Mulvaney –jefe de Gabinete interino de Trump– comparezcan en el juicio.

Moderados republicanos como Susan Collins o Rob Portman han mostrado su incomodidad con la posibilidad de un juicio con prisas, como favorecen muchos de sus compañeros de bancada, incluido el líder de la mayoría, Mitch McConnell. Si se suman un total de cuatro defecciones de moderados, los demócratas conseguirían forzar la comparecencia de testigos, ya que para las decisiones de procedimiento solo es necesaria una mayoría de 51 votos y los republicanos tienen 53 de los 100 senadores.

El ambiente entre los demócratas no es muy optimista al respecto. «Nuestro equipo tiene la sensación de que hemos hecho todo lo posible y vamos a perder en cualquier caso», aseguró a «Axios» una fuente demócrata. «Podría ser que consiguiéramos un testigo, pero es más posible que no. E incluso si lo hacemos, dará igual», añadió.

La agenda de hoy

Está previsto que hoy la defensa de Trump prosiga con la presentación de argumentos iniciales, lo que podría alargarse hasta mañana. Después, los senadores de ambos partidos podrán presentar preguntas a la acusación demócrata y al equipo legal de Trump, en un proceso que está marcado con un máximo de 16 horas y que McConnell podría dejar en una sola jornada maratoniana. Después, llegarán las votaciones sobre si permitir la presencia de nuevos testigos y pruebas. Si la decisión es contraria a las exigencias demócratas, el resultado para Trump será inmejorable: un impeachment rápido, sin el espectáculo de que testifiquen sus altos cargos y sin grietas en la bancada republicana. Una nueva victoria tras la desestimación de su responsabilidad en la trama rusa y que solo mejoraría sus posibilidades de reelección en noviembre.

Exembajadora de Ucrania, Marie Yovanovitch
Exembajadora de Ucrania, Marie Yovanovitch - EFE

Una nueva grabación

La contradicción en el impeachment es que, mientras crecen las posibilidades de que Trump salga indemne, aparecen nuevos documentos que vinculan a Trump con personajes clave en las presiones a Ucrania. Una grabación revelada este fin de semana recoge a Trump en una cena con donantes del partido republicano exigiendo la salida de la entonces embajadora en Ucrania, Marie Yovanovitch. Es un vídeo con audio –aunque durante buena parte de él no se ve más que la cámara apuntando al techo– difundido por el abogado de Lev Parnas, un socio de Rudy Giuliani –abogado personal de Trump– que estaba en la primera línea de las presiones a Ucrania para que se investigara a Biden y a su hijo, Hunter.

El vídeo se grabó con el teléfono de Igor Fruman -otro socio de Giuliani envuelto en el asunto- durante una cena con financiados del partido en abril de 2018. En ella se escucha a Parnas protestar por la labor de Yovanovitch, a la que acusa de ser contraria a Trump y de decir que acabará en un impeachment por su conducta. «Echadla», se escucha a Trump decir varias veces, dirigiéndose a uno de sus asistentes.

Trump ha negado en varias ocasiones conocer a Fruman y a Parnas –imputados por la justicia de EE.UU. por un caso de financiación electoral con fondos extranjeros–, y este último se ha dedicado en los últimos días a verter información contra Trump para conseguir que el Senado acepte la comparecencia de nuevos testigos en el juicio al presidente.

Themes
ICO