Spain

Llega la hora de la verdad para el Cádiz CF

La trascendencia de cada encuentro va en aumento a medida que se aproxima el final de una temporada que promete emociones fuertes en el tramo definitivo, con el Cádiz Club de Fútbol metido de lleno en la contienda por el ascenso a Primera División.

El conjunto amarillo ya no domina la Liga con la abultada diferencia que llegó a mantener en su día, pero todavía aguanta en el liderato mientras busca la regularidad extraviada en las últimas semanas para poder disponer de opciones de éxito en su tentativa de volver a la élite 15 años después de su última estancia allá en la campaña 2005/06.

Los partidos pasan de poseer el cartel de importantes a ser catalogado de finales. Así, sin rodeos. Sube el listón cuando se acaba el margen de error. El propio Juan Cala, nada más terminar el duelo contra el Sporting de Gijón en El Molinón, que derivó en la segunda derrota consecutiva del Cádiz por primera vez en el actual campeonato, calificaba de final en casa el duelo contra el Almería que se disputa en el estadio Carranza el próximo sábado, día 29, a partir de las seis y cuarto de la tarde. Un choque puede marcar el devenir de uno y otro en el torneo.

Llegados a este momento de la temporada, con dos tercios ya tachados del calendario y 13 jornadas por delante hasta la línea de meta de 42, los equipos de la zona alta de la clasificación que sean capaces de agarrar una buena racha serán los que disfruten de la suculenta recompensa del ascenso.

Si Cala, con sobrada experiencia futbolística, describe como final el compromiso frente al Almería es por la oportunidad que tiene el Cádiz de dejar atrás a un rival directo en la batalla que se libra en la zona noble, aunque un revés puede complicar la vida en pleno esprint final.

El equipo gaditano acredita 52 puntos frente a los 47 del cuadro mediterráneo. Ganar significaría alargar la distancia hasta los ocho y por tanto dejar muy atrás a uno de los favoritos. Perder supondría el peligroso acercamiento de un adversario que se quedaría a sólo dos puntos. Y además podría ceder el liderato al pujante Zaragoza, que va como un cohete en la segunda vuelta.

La derrota dejaría muy tocado a los de Cervera, que sumarían su tercer revés seguido antes de afrontar la salida al terreno de Lugo. Si los inquilinos del Carranza no se hacen fuertes en su terreno, tendrán muy difícil resistir en las plazas de ascenso directo.

Ni el Cádiz ni el Almería encaran el partido en su mejor situación. Los dos comparten dudas. Los amarillos caminan sin paso firme en una segunda vuelta en la que sólo suman nueve puntos de 24. El conjunto mediterráneo, que no se plantea otra cuestión que no pase por el ascenso, encadena cinco encuentros seguidos sin vencer, con un balance de tres derrotas y un par de empates que no hacen sino incrementar la presión, ese elemento inherente a todo objetivo.

Cala reconocía tras la derrota en Asturias que la presión "bien llevada es positiva para el vestuario y estamos preparados".

El duelo ante el cuadro rojiblanco es de una de las 13 finales que le esperan al líder. Todas las citas son de máxima relevancia, pero en el calendario sobresalen dos visitas que pueden llegar a ser definitivas en la resolución de la Liga.

El Cádiz se enfrentará al Huesca en El Alcoraz el primer fin de semana del mes de abril (en la 35ª jornada) y comparecerá en Montilivi para medirse al Girona a mediados de mayo en el penúltimo capítulo antes de terminar en casa frente al Albacete.